Protestaron ante la casa de Kirchner en El Calafate, firmaron acuerdos y...

Protestaron ante la casa de Kirchner en El Calafate, firmaron acuerdos y se dividieron produciendo un gran altercado ayer a la tarde

26
1
Compartir

Familias frente a casa de Kirchner en Río Gallegos
Alrededor de 300 familias han usurpado tierras fiscales en Río Gallegos y se ha generado un gran problema social que complica la gestión tanto municipal como provincial. Los reclamantes de tierra han llegado a la casa de Kirchner en 25 de Mayo y Maipú y hasta “Los Sauces” en El Calafate. Una división interna de los que reclaman amenaza con generar un problema a largo plazo de difícil solución.

Desde el mes de diciembre de 2007 un grupo inicial de 10 familias ocupó unos terrenos fiscales ubicados en el predio de la Marina, lugar de donde debieron salir y se alojaron con viviendas precarias en otro predio municipal en el corazón del barrio “2 de Abril”. Posteriormente, durante el mes de enero se agregaron más familias y a los pocos días un contingente de alrededor de 80 grupos familiares más ocupó otros terrenos fiscales cercanos, en adyacencias del basural.

Sin solución

De a poco fueron proliferando los asentamientos precarios y a mediados de enero el número de familias superaban las 250. Demarcaron sus terrenos, construyeron casas de material ligero, ingresaron con chapas, madera y también material sólido.

A partir de allí se desató una polémica entre las autoridades municipales y estas familias que en su mayoría son gente que posee trabajo, alquilan o han solicitado un terreno hace varios años en la Intendencia y no han sido favorecidos.

Se armaron comisiones, hubo reuniones y nada prosperó hasta que los vecinos del asentamiento comenzaron a realizar marchas hacia el municipio de esta capital y la casa de gobierno solicitando atención a su problema.

Niños frente a la Municipalidad de R. GallegosTal vez lo más relevante fue haberse parado en dos oportunidades frente a la casa de la presidenta Cristina y el ex presidente Kirchner, lo cual generó molestias a nivel de gobierno y en la última estadía del presidente en su casa de 25 de mayo y Maipú recibió a uno de los ocupas comprometiéndose a hacer gestiones para que el gobierno les ayudara con materiales a construir sus viviendas reuniéndose bajo la forma de cooperativas, en tanto el Municipio se comprometía a ceder los terrenos en el Barrio San Benito de Río Gallegos. El compromiso exigido por el gobierno, era que una vez terminadas las casas las familias hagan abandono del lugar.

Vamos a El Calafate

Pasaron los días, y ante la falta de respuesta efectiva por parte del gobierno la gente que ocupa los terrenos se sintieron molestos y peor aún se sintieron cuando recibieron una intimación para desalojar el predio sin que allí mismo se hablara de solucionar la situación.

El 16 de febrero, en oportunidad de llevarse a cabo la “fiesta del lago” en El Calafate y aprovechando que la presidenta Cristina Fernández estaba allí, un grupo de 4 personas de la comisión de ocupas llegó a la villa turística y se manifestó frente a la residencia “Los Sauces” siendo “aconsejados” por la guardia de la casa de la presidenta a que se alejaran de allí o serían detenidos.

A trompadas limpias

Esta última semana se produjo una división entre los integrantes de las distintas familias del asentamiento frente al basural. De las 180, aproximadamente 90 sostienen que no se van a mover de allí porque las promesas del Estado son falsas y afirman que las 196 hectáreas que la Municipalidad les ha asignado no poseen servicios ni posibilidades ciertas de tenerlo en el corto tiempo.

El otro grupo liderados por el Sr Ricardo Cisternas sostiene que se debe acatar el acuerdo hecho con la provincia y el Municipio, a raíz de lo cual ayer lunes en el lugar se armó una gran pelea que involucró a una importante cantidad de las casi 300 familias que habitan la zona.

La pelea se generalizó y tuvo picos de mucha tensión cuando algunos quisieron quemar las casas precarias de otros vecinos hasta que a última hora de la tarde una fuerte presencia policial pudo mantener las cosas medianamente tranquilas.

En estos momentos se ha reforzado la presencia policial en el lugar y los vecinos del asentamiento están impedidos de ingresar material ligero o sólido para la construcción de nuevas casas o la terminación de las que están a medio construir. (Agencia OPI Santa Cruz)

1 Comentario

Dejar una respuesta