Publicado el: 25, Mar, 2008

Podrían aplicar la ley de abastecimiento


La protesta del campo
25/03 – 11:15 – Es una normativa del año 74. Permite decomisar alimentos y detener a los ruralistas en conflicto. Hubo contactos con los gobernadores. Actuarían las policías provinciales y Federal, según lo informa Crítica Digital hoy.

El Poder Ejecutivo está decidido a levantar la apuesta y aplicar la Ley de Abastecimiento, que le permitiría decomisar alimentos e, incluso, detener a los principales dirigentes de la revuelta rural. La medida se adoptará en las próximas 48 o 72 horas, cuando, se calcula, la situación haya llegado a su punto máximo de deterioro y el faltante en las góndolas invierta el curso de la corriente de comprensión que la población parece demostrar por la protesta de los productores agropecuarios.

Ayer, mientras la presidenta Cristina Fernández y su esposo optaban por continuar en silencio y a distancia del conflicto, la represión desatada por la gendarmería sobre los ruralistas que intentaban cortar el acceso al túnel subfluvial dejó a las claras que en el escenario oficial no figura la posibilidad de un acuerdo que eche sombras sobre su poder hegemónico.

En esa línea, los principales operadores del Gobierno discutieron cómo se intrumentará la desempolvada ley 20.680 y si, en los procedimientos a que dará lugar, tendrán intervención las policías provinciales junto a la Policía Federal. Para diagramar el dispositivo de emergencia, se intensificaron los contactos con los gobernadores, a quienes se les solicitó que definieran con exactitud hasta dónde están dispuestos a acompañar.

El empleo de las policías para incautar mercaderías de primera necesidad no fue la única variante que se barajó. Uno de los intervinientes en el brain storming de rango ministerial arriesgó una variante: la utilización del Ejército.

La mención de una eventual intervención castrense en el problema heló la sangre de los presentes. “Una locura”, dijeron. Sin embargo, recordaron, el asunto tiene antecedentes. El Ejército, comandado por el general Alberto Numa Laplane, actuó en ese rol durante el gobierno de Isabel Perón en la provincia de Buenos Aires, una etapa en la que escaseaban alimentos de primera necesidad, medicamentos y hasta elementos de limpieza y papel higiénico. También Carlos Menem, en los albores de su gestión estuvo a punto de valerse de la ley para evitar el desabastecimiento petrolero. La mediación del dirigente del SUPE, Diego Ibáñez –mentor de Néstor Kirchner, por cierto– impidió que la sangre llegara al río.

La Ley de Abastecimiento fue promulgada en junio de 1974 y faculta a fijar precios mínimos de sostén y máximos de comercialización. En cuanto a las exportaciones, permite acordar subsidios, reducir aranceles y prohibir o limitar la exportación si las circunstancias lo hicieran necesario. Las penalizaciones –actualizadas en 2002– iban de los 500 pesos al millón; incluyen el arresto por períodos que van de 48 horas a 90 días y, de acuerdo con la gravedad de los hechos, prisión de entre seis meses y cuatro años.

La espada de Damocles.

Si bien sería la primera vez que Cristina Kirchner pone en juego la ley 20.680 para domar a los protagonistas del boom de una economía cuyo control está empezando a írsele de las manos, la norma fue utilizada como elemento disuasorio por su esposo, el ex presidente, cada vez que las cosas se complicaron.

Así, funcionó en abril de 2006, para frenar los aumentos de los precios de la carne y a mediados del mismo año volvió a sacarla a relucir para que refinadoras y expendedores mayoristas y minoristas garantizaran el abastecimiento de gasoil. En diciembre de 2006, la Shell fue sancionada con una multa multimillonaria al amparo de las disposiciones de la 20.686. En todos los casos, el encargado de esgrimirla como herramienta disciplinadora fue el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno.

Los ministros Aníbal y Alberto Fernández están preocupados por el desarrollo de un conflicto –el mayor de la era K, en sus dos versiones– que no permite imaginar una salida que no implique el descabalgamiento de uno de los dos contendientes y al que, contra lo que se especula, la irrupción de los camioneros y la entrada en acción de los grupos de choque sindicales y piqueteros le restan respaldos en las clases medias.

El jefe de Gabinete sigue con atención las voces de apoyo a los ruralistas que, desde el clero y a la sordina, empiezan a hacerse oír en algunas provincias. Un aval institucional de la Iglesia a las reivindicaciones de los productores les daría a éstos una carta formidable. De momento, el Gobierno cree que eso no ocurrirá. A monseñor Jorge Bergoglio “lo tenemos jaqueado”, afirman sin especificar de qué manera.

Gendarmería reprimió en el túnel subfluvial

Finalmente, el enfrentamiento no fue con los camioneros, sino con la Gendarmería nacional que se convirtió ayer en la gran protagonista del décimo segundo día del paro dispuesto por las entidades del campo en rechazo a las retenciones del Gobierno.

A mitad de mañana, los productores rurales de Entre Ríos denunciaron que fueron “golpeados y lastimados” cuando intentaron cortar el túnel subfluvial que une la ciudad de Paraná con Santa Fe.

El presidente de la Federación Agraria de Entre Ríos, Juan Echeverría, fue el más contundente: “Están reprimiendo. Los progres K nos están cagando a palos. Esto es alevoso. Y lo hacen hoy, en un 24 de marzo, un día emblemático del genocidio”, afirmó en declaraciones radiales.

El director de la Sociedad Rural, Luis Etchevehere, aseguró que mientras entregaban volantes, llegaron unos 400 gendarmes y comenzaron a golpear a los chacareros que, según dijo, no eran más de 250.

Mientras tanto, El Diario de Paraná, propiedad de Etchevehere, informó que 10 personas resultaron heridas al enfrentarse con Gendarmería.

Desde el Gobierno nacional, el ministro de Justicia, Aníbal Fernández, salió a desmentir la versión. “El personal no utilizó palos, gases, ni balas de goma en ningún momento. Sólo se le pidió a la gente que se corriera, pero no hay nadie detenido, ni nadie agredido”, afirmó el ministro.
Fernández afirmó que el despliegue de Gendarmería en la zona pretendía garantizar que el reclamo “funcionara de la forma que corresponde”, aunque no explicó a qué se refería.

Además, aseguró que el Gobierno intenta “garantizar y dar libertad a todos aquellos que quieren trabajar”. Después de los incidentes, los productores liberaron media calzada para dejar pasar a ómnibus y autos particulares, pero continuaron impidiendo el paso de camiones con alimentos y mercadería.

El resto de los chacareros entrerrianos se preocupó por evitar la confrontación. En la localidad de Victoria, decidieron obviar el piquete que habían programado en el cruce con Rosario. En cambio, marcharon hacia la ruta 26, entre Victoria y Nogoyá, y hacia la 11, que linda con Diamante. En los dos puntos, permitieron el paso de todos los vehículos.

En Ceibas, donde la tensión había llegado a su pico el domingo, el sindicato de camioneros que conduce Pablo Moyano supo ayer desde temprano que había logrado su objetivo. Los ruralistas que tenían previsto cortar las rutas 12 y 14 prefirieron mudar la protesta y repartirse entre Gualeguay y Gualeguychú, donde el dirigente de la Federación Agraria, Alfredo De Angeli, es uno de los promotores del rechazo a la instalación de las papeleras.

De cualquier manera, las huestes moyanistas anunciaron que anoche acamparían en el lugar por segundo día consecutivo. Por último, en la ruta nacional 8, a la altura de Río Cuarto, los camioneros que no pudieron atravesar el piquete instalado por productores rurales decidieron cruzar sus camiones en la carretera e interrumpir el paso a los colectivos y automóviles.(Crítica Digital/OPI Santa Cruz)

Dejar un comentario



Mostrando 4 Comentarios
Publica tu comentario
  1. osvaldo dice:

    El gobierno podria aplicar la Ley de Abastecimiento???. A quien ???.

    Lo que vemos y que se profundiza a cada momento es una desobediencia que, de hecho no acata ninguna Ley.
    Es como que se ha tocado duro. Aplicar la Ley de Abastecimiento, o cualquier otra que requiera aun menos compulsion, parace momento a momento mas dificil.

  2. lali dice:

    ¡¡¡ aplicar la ley de abastecimiento!!!!! ¡¡¡por favor!!!!!….. ¿cortar la exportación?. y ¿que de la exportación de nuestro oro y plata? bah…….del robo de nuestras riquezas del subsuelo por parte de las grandes empresas extranjeras, que ademas de ir mesclados con gravas y piedras para no pagar los impuestos, nuestro gobierno ademas les paga por usar nuestros puertos para sacar la riqueza de nuestro país. oro, plata, piedras semipreciosas, y tesoros arqueológicos. Los que trabajan el campo invierten y gastan en nuestro país.!!!!!!!!!:

  3. rosa dice:

    Sinceramente. es preocupante. la gente tiene que hacer algo. no podemos dejar que este gobierno haga lo que se le antoja. estan enfermos de poder. nosotros los conocemos largos años. sabemos que quieren . lo mismo que hicieron acá. robarse todo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  4. silvina dice:

    es una vergûenza !!!!! me da escalofrios la manera q tiene la presidenta de manejar nuestro patrimonio, ella es empleada nuestra, tiene q escuchar al pueblo, nosotros tenemos q saber decir BASTA, es necesario frenar al poder, no pueden hacer lo que les plazca, no son nada democraticos y hablo en plural porque “él” es un déspota! y lo dejan ver muy claro con todas las actitudes q están asumiendo como gobierno: los camioneros (q son unos arrastrados) la ley de abastecimiento, el ejército….a dónde quieren llegar???!!!!! estamos HARTOS comparto el paro, los cacerolazos (sería bueno dárselos por la cabeza a ver si se les acomodan las leyes y la constitución sobretodo!) SEAMOS FIRMES COMO PUEBLO YA HEMOS TENIDO BASTANTE CUANDO VAMOS A APRENDER????

Publicidad

OPI Video