Publicado el: 26, Mar, 2008

Adelantamos lo obvio


Con un gobierno previsible no es difícil ser adivino: ¿Cómo hará el matrimonio para aflojar en la pulseada sin quedar mal parados?. Simple: cargarán las culpas en Lousteau que tiene cara de ser… un buen chico, públicamente los sacrificarán, dirán que él tuvo la culpa y lo entregarán como trofeo. Paralelamente el gobierno saldrá haciéndose la víctima de un mal funcionario y a través de los de siempre, abrirá un diálogo (algo sordo) que sirva para descomprimir y no perder la dignidad en el intento. Lo advertimos: no sirve. Los productores no quieren ni les interesa Lousteau porque saben que es un muñequito de torta. La decisión fue, es y será del matrimonio gobernante y sólo ellos pagarán los costos políticos.

Dejar un comentario



Mostrando 1 Comentario
Publica tu comentario
  1. otra vez dice:

    pero el ministro no se fue, me parece que mas que adelantar lo obvio, lo de ustedes se trata de expresiones de deseo, en fin, a quedarse con las ganas.

Publicidad

OPI Video