En Santa Cruz, lo hizo

En Santa Cruz, lo hizo

25
2
Compartir

Censura en Santa Cruz
05/05 – 09:00 – A pesar de que la Libertad de Expresión fue consagrada universalmente como un derecho humano esencial, y del enorme avance, alcance, y accesibilidad que tienen los actuales medios tecnológicos que le permiten al ciudadano común, no solo recibir, sino también generar, y hasta difundir información, el gobierno insiste en sus pretensiones de manipular a la prensa, a fuerza de gritos y censura. Por Héctor Barabino

Por eso hay que decirlo con todas las letras, a los cuatro vientos, sin medias tintas: en Santa Cruz no existe Libertad de Expresión.

Así como tampoco hay justicia, transparencia, ni equilibrio de poderes.

A no ser que se piense que puede haber una justicia a medias, un funcionario un poco honesto, o un ciudadano más o menos libre.

Y en Santa Cruz no hay libre ejercicio del derecho a expresarse porque esa es la voluntad del gobierno.

No hay canales de televisión a lo largo y ancho de la provincia que reflejen lo que piensa y expresa una parte de la sociedad.

Otro tanto ocurre con la mayoría de los diarios y radios.

Todos coaccionados por la bendita pauta oficial.

El observatorio de medios en Santa Cruz es el mismo Poder ejecutivo. Aquí ni siquiera hizo falta la excusa de un montaje pretendidamente académico a través de una Universidad complaciente.

Así están dadas las cosas. Quizás por la herencia que aún no puede exorcizar el gobernador Daniel Peralta, pero es lo que hay.

Educación, Salud, Seguridad, son materias obligatorias para cualquier administración. Las políticas que se implementen en estas áreas, sus prioridades y aplazamientos, marcan el perfil de una gestión. La catadura de un estadista.

Impedir las voces críticas, y magnificar la propaganda desmedida de las acciones de gobierno, es una verdadera POLÍTICA DE ESTADO en la provincia de los Kirchner.

Solamente comparable a la devoción por el cemento de la obra pública, con sus correspondientes anuncios televisados, y la infaltable apertura de sobres.
*Este último sintagma, en cuanto a su significante, queda a la libre interpretación del lector. (El autor)

A la propaganda desaforada y la censura brutal hay que sumarle la jugosa renta que produce lo que alguna vez comenzó siendo un microemprendimiento familiar atendido por sus propios dueños, y hoy representa la verdadera y única industria sin chimeneas que prosperó en Santa Cruz: el tráfico de la Publicidad Oficial.

Millones de pesos dulces van a parar a manos de funcionarios o sus palos blancos.

De allí la obsesión por la prensa del matrimonio Kirchner.

Que los lleva incluso a perder las formas.

¿Que impresión provoca la imagen de un ex presidente dando brincos sobre una tarima partidaria sosteniendo carteles en contra de Clarín o TN?

Tan patético como incoherente.

Fue el propio Néstor Kirchner quien permitió no solo la concentración de Medios en pocas manos -entre otras las de Clarín- autorizando la fusión entre Multicanal y Cablevisión, sino también que muchos de los actuales dueños de licencias, como Daniel Hadad, se aseguren el negocio por 20 años más, a través del decreto 527 de prórroga anticipada de licencias de radiodifusión que el entonces presidente firmó cinco días antes de dejar el cargo.

Es así que resulte imperioso que Rudy siga comprando medios, aunque ni él mismo sepa que diablos hace en la oficina de Telefé ofertando los millones que no tiene para apropiarse del canal de las pelotitas, en lugar de estar reposando tranquilo en su exclusivo Country de Pilar, feliz y distendido por el deber cumplido y una vida recontra hecha.

Pero aún ante semejante panorama, y quizás por lo mismo, es necesario, en aras de la libertad de expresión, que reflexionemos sobre nuestra actitud ante los gobiernos intolerantes que avasallan los derechos mas elementales.

Asumimos que el que gobierna “maneja los medios”. Naturalizamos el “relato único”, como la verdad revelada.

La sociedad de estos tiempos, tras veinticinco años ininterrumpidos de ejercicio democrático se merece la calidad institucional que el gobierno recita de memoria, pero sin convicción.

Es derecho inalienable de todo individuo, opinar, criticar, contar cosas, es decir, pensar y poder expresarlo, sin sufrir sanciones a manos de gobiernos que atrasan el desarrollo individual y colectivo.

Tanto como que es obligación del estado además de permitir la expresión, facilitarla por todos los medios. Oficiales y privados.

El Día de la Libertad de Expresión es de todos. De el sujeto social, de los periodistas, las empresas, y también de los gobernantes.

Sin embargo parece que a estos últimos les duele, lo padecen.

Hace ya tiempo que la sociedad comenzó a abrir grietas en los muros del silencio erigidos a fuerza de intolerancia y censura.

Ojalá llegue cuanto antes el día en que celebremos todos la Libertad de expresión. (Héctor Barabino/Agencia OPI Santa Cruz)

2 Comentarios

  1. He seguido con atención durante todo el año pasado el conflicto docente a través de este sitio. Me llamó la atención primero cómo todos los sectores docentes se le “habían plantado” tanto al gobierno local como al nacional (que para el caso es lo mismo). Más me sorprendió cuando todo se arregló, al menos con mi visión a la distancia, de la manera en que se arregló. Reitero, desde aquí pareció más una “tranza”. Un arreglo “soto vocce”.
    También los dichos hacia el gobernador de aquel entonces, hacia el propio presidente de la Nación, y luego, la misma actitud… el silencio, que más sonó a “arreglo”.
    Ahora, el conflicto del campo. Por razones geográficas esto sí lo estoy siguiendo y viviendo más de cerca y paradójicamente, lo que me llama la atención, son las actitudes de unos y otros tan similares a las de los Santacruceños otrora.
    El gobierno vuelve a actuar apuntando al desgaste, a la separación, a la discordia, al malestar… Sé que mucho que ver con el tema de la nota no tiene el presente comentario, pero me llama la atención el título. Si “En Santa Cruz, lo hizo”… a nivel Nacional, ¿no estará pretendiendo hacer lo mismo?
    Y si así fuera… y si todos los argentinos que conocemos los ardides políticos de que se vale la gestión “K” hacemos como el pueblo de Santa Cruz, que a ojos vista reiteró sus errores… ¿qué nos queda como Nación?

    PD: un pueblo que reitera sus errores es un pueblo “confundido”. No es mi intención hacer cargos contra quienes, en el mejor de los casos y ante la intencionalidad de los manejos políticos, son “ininputables”.

  2. Señor Pipo Rossi, no entiendo cuando dice que el pueblo de Santa Cruz a ojos vista reiteró sus errores.. ¿Se refiere a que volvieron a votar al peronismo?. Porque una cosa fue la lucha parcial del gremio docente y otra cosa el voto popular de toda la provincia, que en alguna medida responde a que la oposición no respondió a las expectativas que se esperaban, (Se peleaban entre ellos) y el pueblo entre la opción de ponerse en contra de los Kirchner y comerse el garrón de que no le manden la plata ni para los sueldos, optó por el mensaje subliminal de ir a lo seguro y seguir dependiendo de la familia presidencial. Es mi opinión.

Dejar una respuesta