Publicado el: 26, May, 2008

Cómo hizo el gobierno para entregar casas a funcionarios y allegados al poder


Entrega de casas en Gral Roca (Foto: Diario Río Negro)
26/05 – 11:30 – El barrio fue inaugurado el 15 de julio del 2006. Algunos no tuvieron que esperar ni siquiera un año para tener la casa. Todo estuvo bien hasta que los vecinos comenzaron a conocerse y allí surgieron los problemas. Una historia que en Santa Cruz no es desconocida donde desde el poder se favorece a los amigos, auque estos sean sindicatos.

No hay noticia al afirmar que Río Negro tiene una deficitaria política de viviendas. Pero asombra la recurrencia con la que el gobierno muestra lo poco que le interesa jugar con
reglas claras ante cientos de familias que esperan ayuda para asegurarse un techo.

Así comienza redactando el diario Río Negro de hoy, una modalidad que se ha hecho costumbre entre los gobiernos y funcionarios de las provincias que se ven favorecidas por la adjudicación de planes de viviendas.

Lo expresado por el diario de la provincia patagónica deja claramente establecido que en cuanto al aprovechamiento de las prebendas y las facilidades que otorga el poder, no existen diferencias entre Radicales y Peronistas, y eso queda plenamente establecido en el siguiente artículo que tiene situaciones muy conocidas para los santacruceños cuando se trata de la adjudicación de viviendas construidas por el Estado.

El 15 de julio de 2006, cuando se cortaron las cintas de un flamante complejo habitacional de General Roca, ni siquiera los propios adjudicatarios del IPPV se conocían entre sí. Por eso pasó un tiempo hasta que se reveló un hilo conductor entre muchos de esos hombres y mujeres que empezaban a disfrutar de su nueva casa.

Hoy, casi dos años después, ese mismo barrio está a punto de quedar en la mira de la Justicia. Una denuncia anónima abrirá paso a una investigación y desde las próximas horas se buscará determinar cómo fue que un grupo de funcionarios y allegados al poder político consiguieron una casa mucho más rápido que otros que llevan años escuchando promesas.

Las tierras en cuestión están a pocos metros del centro roquense, entre las calles 25 de
Mayo e Yrigoyen, detrás de la escuela 95 y el local principal de Villanova Hogar. Una zona cotizada que seguramente en algunos años se apreciará más por su proximidad con el centro y con el barrio Parque San Juan.

Se trata de 20 viviendas, correspondientes al Plan Federal I, que se ejecutaron a partir de un convenio firmado entre el IPPV y el Sindicato de Trabajadores Viales. Según se informó cuando las inauguraron, construir el plan costó 1.223.875.77 pesos, es decir unos 61.000 pesos promedio por unidad. Si se tiene en cuenta el pago previsto en 300 cuotas de 290 pesos, los 6.000 pesos que costó cada terreno y la creciente inflación, no caben dudas de que era una oportunidad para no perder.

El barrio se hizo rápidamente. Algunos compraron la tierra a fines del 2005 y seis meses después disfrutaban de su casa. Un dato importante a tener en cuenta es que las tierras habían sido donadas por Vialidad provincial al sindicato que agrupa a los trabajadores de la empresa estatal.

Sin embargo, sólo seis casas quedaron en manos de afiliados y el gremio sacó a la venta el resto. De esta manera, la generosidad del sistema vigente -que transfiere responsabilidades estatales a entidades intermedias de toda índole- permitió que 14
personas que nada tienen que ver con la construcción y mantenimiento de caminos tuviesen una vivienda sin tener que ingresar en el incómodo sistema de demanda libre, donde seguramente muchos de ellos habrían quedado fuera de juego ante familias con más urgencias socioeconómicas. (Río Negro/OPI Santa Cruz)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video