Publicado el: 10, Jul, 2008

Una verdadera lección de honor



10/07 – 16:00 – El presidente de Colombia Álvaro Uribe, en silencio y en colaboración con el presidente de Francia, logró la liberación de Ingrid Betancourt de una forma magistral, incruenta y que será puesto en los manuales de la lucha antiguerrillera de muchas academias militares del mundo, más allá cuando se enciendan suspicacias sobre la existencia de una historia oculta en el proceso de liberación.

Personalmente debo decir que me alegra no solo por los 14 rehenes liberados, sino porque la victoria ha sido de quienes debían ser, es decir del pueblo colombiano y no de aquellos terceros que en algún momento buscaron en este delicado tema de los secuestrados por la FARC, un filón político que para satisfacción de muchos que criticamos la demagogia, fracasó.

Me refiero puntual y exclusivamente a la payasesca intromisión en los asuntos internos de Colombia que hace unos meses atrás hicieron tanto Hugo Chávez como Néstor Kirchner, quienes en realidad debieran estar realmente preocupados por aclarar sus responsabilidades en el valijagate de Wilson, ahora que el FBI encontró responsabilidad directa del venezolano en el contrabando de los 800 mil dólares.

Los entrometidos

En aquella oportunidad tanto uno como otro buscaron trascender movidos por sus excesivos populismos y una necesidad de figurar en los libros de historia como los presidentes latinoamericanos que habían logrado doblarle el brazo a las FARC; y la guerrilla no solo se les rió, sino que además se nutrió de los más de 300 millones que puso el dolarizado venezolano para sustentar la causa de las FARC, que le sirviera para aparecer como salvador a los ojos del mundo.

Personalmente me siento muy feliz que ninguno de estos dos grandilocuentes y vacíos personajes del mas bizarro populismo sudamericano, hayan podido capitalizar ni siquiera un atisbo de la victoria política que conlleva la liberación de Ingrid Betancourt y que por el contrario haya sido el propio presidente de Colombia quien lograra tener éxito en una empresa que naturalmente le correspondía y que el mismo Chávez trató de sabotear en más de una oportunidad.

Chávez y Kirchner se quedaron sin gloria. Después de la parodia aquella donde las fotos de oportunidad los mostraban en medio de la selva, escenario exótico si se quiere (especialmente para Kirchner) dándose con las narices contra el piso cuando las FARC les hicieron un virtual corte de mangas; la operación “Jaque” viene a ser el broche de oro que merecía esta historia, dejando afuera el oportunismo y la demagogia de estas dos almas gemelas que no entendieron aún que la realidad de la gente pasa por otro lado y no por el mundo de fantasía que pintan en sus discursos maniqueos. (Rubén Lasagno/OPI Santa Cruz)

Dejar un comentario



Mostrando 1 Comentario
Publica tu comentario
  1. mirinda dice:

    OPI excelente articulo!!!! Felicitaciones a Uribe que con humildad demostro que puede hacer las cosas bien, en un tema tan delicado como éste. Los otros dos son unos enfermos mentales que requieren tratamiento urgente, antes de que sea muy tarde

Publicidad

OPI Video