Publicado el: 6, Ago, 2008

Por culpa de la vaca



06/08 – 13:00 – Una mirada crítica sobre toda una forma de hacer política. La forma de cómo el kirchnerismo saca fuera de su área de responsabilidad la culpa de que indefectiblemente la tienen los otros, es decir quienes se les enfrentan en el campo político. La metodología utilizada hoy a nivel nacional fue la misma que se aplicó todos estos años en Santa Cruz, siempre: la culpa está afuera, no hay autocrítica. (Por Héctor Barabino)

Con la excusa de respetar el derecho de los que reclaman incluso de los mas virulentos que cortan rutas, el gobierno deja que los conflictos fluyan hasta su máxima tensión ocultando de este modo su incapacidad para resolverlos, por lo menos con las herramientas que le proveen las instituciones. En Santa Cruz siempre lo hizo a fuerza de provocaciones, palos y contramarchas. En la Nación imperaron los métodos políticamente correctos, por lo menos hasta que el campo sacó de quicio a los Kirchner.
Mientras tanto la culpa, siempre, está afuera.

Contrariando no solo la historia del peronismo al que dice representar sino su propio discurso progresista, revolucionario, y fundacional, a la hora de explicar las fallas de gestión el gobierno del Frente para la Victoria apela a la mas rancia liturgia neoliberal al sostener que la culpa de todo los males de este mundo la tienen los que reclaman.

Los que defienden sus intereses económicos “porque solo buscan conservar sus privilegios”.

Si los que reclaman son trabajadores, “están respondiendo a intereses políticos” y “haciéndole el juego a la derecha”.

En todos los casos las consecuencias, los platos rotos, corren por cuenta de los quejosos.

Un rápido recorrido por los conflictos sociales de los últimos meses tanto a nivel nacional como provincial –en ambos casos bajo la advocación del espíritu K – da cuenta de la extraordinaria capacidad de transferencia que posee el gobierno para protegerse, autoconvencerse, y exculparse.

Culpables los docentes

Según el gobierno, el reclamo de los docentes provinciales que durante el año pasado insumió más de seis meses de paros y movilizaciones, es la causa original del germen de la mala educación en Santa Cruz.

Para quienes gestionaron la provincia durante dos décadas, la aplicación de la fracasada Ley Federal que con tanto entusiasmo acompañó; ni el coercitivo presentismo docente, ni la eliminación de los jardines para chicos de 3 años, o el desmantelamiento de los gabinetes pedagógicos, y la falta de un proyecto educativo que vaya más allá de la vistosa y costosa obra pública, tienen algo que ver con el actual deterioro de la educación.

Culpables los petroleros

Como consecuencia del paro de los petroleros mermó la producción y por lo tanto las regalías. La provincia tuvo que diferir el pago del aguinaldo porque no ingresaron a las arcas 200 millones de pesos, casi una remesa mensual de salarios estatales.

No se quiere reconocer que el estado provincial recién se acordó después de dos años de exigir la actualización de las regalías actualmente liquidadas a un tercio de su valor real.

Por esta concesión Santa Cruz lleva perdidos más de 2 mil millones de pesos.

Culpables los trabajadores de la pesca

En razón de un violento paro que concluyó con varias pesqueras incendiadas, la parálisis de la actividad derivó en una crisis del sector que a la fecha aún no se repone de las millonarias pérdidas denunciadas por las empresas.

Sin embargo el estado no generó en todos estos años, una sola medida tendiente a controlar la producción, la renta, la depredación, ni siquiera supo darse una buena política fiscal y de seguimiento y sanción a las reiteradas infracciones cometidas por los buques pesqueros, concientes del negocio de las práctica ilegal de la pesca dados los irrisorios montos de las multas.

Culpables los trabajadores de servicios públicos

El conflicto de los operarios de Servicios Públicos en Caleta Olivia provocó la contaminación ambiental de la segunda ciudad en importancia de Santa Cruz. Después de cuarenta días llegó la solución cuando el gobierno finalmente se avino a reconocer el reclamo de los trabajadores.
En el medio se supo que la norteña localidad había recibido de parte de la administración central, en lo que va del ejercicio, más de 80 millones de pesos para atender obras de infraestructura que adecuen su capacidad de servicios al alto crecimiento poblacional. El dinero no está y los residuos pestilentes se florean por las calles de la ciudad del Gorosito.

Culpable la vaca

El reciente conflicto con el campo por las retenciones trajo desabastecimiento de combustibles y alimentos, encarecimiento de la leche y el pan, mermó la recaudación y con ello la distribución (¿) …está convencido el gobierno.

Cuando finalmente se decidió a enviar la iniciativa al congreso, las retenciones fueron rechazadas dramáticamente obligando al Ejecutivo a cambiar el esquema original por uno mas racional que incentive la producción relegada por el impulso sojero. A todo esto se perdieron 4 meses, el campo no produjo y la Nación no recaudó.

Como se ve, la administración K – aunque sin éxito -respeta su estilo clásico a la hora de afrontar los planteos.

La más insignificante demanda social lo perturba, lo hace ver fantasmas, lo coloca en estado de trance. Su primera reacción es la de despotricar en contra de los que protestan, e intentar convencer al resto de la sociedad de la injusticia del reclamo.

Luego se sienta cómodamente en su mecedora, a ver pasar los sucesos como en una sala de cine, desde donde reparte críticas, juzga y sentencia, y advierte, todo el tiempo advierte, que las cosas van a empeorar si los díscolos no deponen la actitud.

El gobierno tiene tanta facilidad para hallar culpables como dificultades para reconocer sus errores.

Quizás por eso durante la Conferencia de Prensa que brindó Cristina Fernandez la única autocrítica fue: “Si algún error cometí fue el de haber sido ingenua” en referencia a las retenciones al campo.

Ya lo había hecho en otras oportunidades cuando dijo “sentirse avergonzada” por la justicia menemista, negando que en Santa Cruz el kirchnerismo diseñó el mismo esquema de justicia adicta y encubridora.

O cuando pidió perdón en Francia porque la Argentina –antes de K- no supo darse una efectiva política de estado en materia de Derechos Humanos.

“Porqué se insiste con la construcción del tren Bala mientras los argentinos viajan como vacas en el ferrocarril Roca presidenta? Fue una de las preguntas más insidiosas que escuchó Cristina en su debut en el rol de ser interpelada por la prensa.

“Hoy podemos decirle al mundo que gracias a nuestro envidiable estado de bienestar en Argentina hasta las vacas viajan en tren” fue la respuesta que sobrevoló el pulcro ámbito de Olivos ante los ojos impávidos de la prensa internacional.

Aunque nadie pueda asegurar con certeza de donde surgió tan imaginativa y a la vez preocupante conclusión, lo cierto es que otra vez las vacas son las culpables. (Agencia OPI Santa Cruz)

Dejar un comentario



Mostrando 7 Comentarios
Publica tu comentario
  1. desdeelinta dice:

    si el señor que escribe fuera autocritico o hubiera elogiado lo bueno que se hizo, quizas, solo quizas, seria un poquito mas creible.

  2. Ramiro C dice:

    MUy buena nota Cacho, toda la razón y la visión clara como siempre. Vos Inta debés ser lupinero, no hay otra.

  3. Alicia dice:

    -El día que las vacas vuelen no necesitarán viajar en trenes argentinos-. Es cierto que buscan culpables permanentemente. Es cierto que va bajando el tono de ira presidencial (dirán que hay motivos, es cierto). Es cierto, también, que quiero y necesito creer que no es necesario pedir perdón con palabras sino “cambiar de hecho”. “Estoy persuadida” que nunca vamos a escuchar “perdón por estos últimos actos de gobierno” pero quiero ver esta “argentina destinada al éxito” , que sea una realidad. Pibes con la panza llena, felices, estudiando,sintiendo que la vida es linda y vale la pena, volviendo a casa y encontrando, madres y padres agotados del día de laburo que leen un diario o toman mate con torta fritas, y todavía tienen ganas de sonreír. Yo también soy culpable. SIGO PENSANDO QUE ES POSIBLE.

  4. sergio L dice:

    desdeelinta, no te das cuenta que quien escribe es fiel reflejo de lo que critica, VIVIMOS EN UN MUNDO IMPERFECTO, EN DONDE NADIE ES CAPAZ DE HACER TODO BIEN O TODO MAL, excepto el señor BARABINO, (QUE QUEDO AFUERA DE LA TRANSA OPORTUNAMENTE)

  5. VECINO dice:

    DEJENSE DE JODER CON ACOSTUMBRARSE A LAS TRANZAS O A LOS DICHOS SIMPLEMENTE, NO TIENEN HIJOS, GENTE DE MIERCOLES, CUANDO VAN A APRENDER A TRABAJAR DIGNAMENTE Y LLEVAR EL PAN A LA CASA COMO CUALQUIER HOMBRE DE BIEN, ANDA A CAGAR SERGIO L.-

  6. HUGO dice:

    ¿Está mal que Hector Barabino de su opinión contraria al gobierno?. Es su punto de vista, también escuchamos a quienes solo hablan bien del gobierno y no ven absolutamente nada que esté mal, esta es la regla de la democracia, cuando se ven las dos partes, el lector o ciudadano analiza, saca sus propias conclusiones, la verdad que son tan pocos los que se animan a ponerle rostro a la opinión crítica que en vez de pegarle a Barabino deberíamos felicitarlo por su valentía, muchos de nosotros por temor a que se tomen represalias con nuestros familiares, no queremos dar la cara, porque el miedo no es zonzo y sabemos la “mala suerte que te toca cuando te ponés abiertamente en contra del Lupo” (Te persiguen, no te sale el préstamo,se te pincha la goma mas seguido, tu hijo no consigue el laburo que estaba a punto de salir, etc.) Héctor, te felicito por tu valor, seguí dándonos tu opinión, elegiste esa función, no la abandones nunca. Además lo que más le molesta a muchos es que sos peronista, pero no de estos, los de tu viejo.

  7. tino dice:

    Bien Barabino muy bien.

Publicidad

OPI Video