Un viejo encima

Un viejo encima

28
4
Compartir


11/11 – 08:30 – El día después de la última sesión de la Cámara de Diputados de la provincia, el colega Héctor Barabino dibujó en palabras una postal de lo sucedido allí, del sentimiento que anida en quien mira desde un ángulo crítico la actitud de los diputados, la escasa templanza del gobierno al momento de dar respuestas y la soberbia que, a pesar de todo, no ha perdido el oficialismo.

Bastaban cinco minutos de tolerancia para escuchar a la vocera de los jubilados y la sesión en Diputados iba a desarrollarse sin más trámite.

Lamentablemente imperó una vez más la actitud obcecada, negadora, e indolente, de un oficialismo soberbio.

De una soberbia que surge no tanto de la presuntuosidad del que sabe de que se trata, de aquel que maneja la situación, del que tiene en claro las cosas, para bien o para mal, sino la soberbia que enmascara el temor reverencial al poder, o peor aún, la inconciencia de no haber tomado cuenta de que en Santa Cruz cambiaron algunas cosas y precisamente por actitudes como las que exhibieron ayer los legisladores del gobierno.
Los diputados del Frente para la Victoria no podían entender lo que les estaba pasando. “Porque a mí…? Se preguntaban.

¿Un centenar de indefensos jubilados y 3 legisladores opositores hicieron entrar en pánico a un poderoso bloque de 20 legisladores kirchneristas?

“No hay plata en la provincia” “la iniciativa es irresponsable” “es oportunista” argumentaban ayer desde la adustez de sus investiduras y la comodidad de sus sillones.

¿Cual es el sentido de la oportunidad que tiene el oficialismo?

Justo ellos que aprobaron el acuerdo con la PAE con la velocidad de un rayo, cediendo la explotación del principal recurso de la provincia por los próximos cuarenta años.

“Si hubieran peleado apenas un punto mas de regalías hoy tendrían dinero para pagar lo que nos deben” se alzaba razonablemente una voz que partía de las gradas del recinto.

Peralta les dijo a los jubilados “yo se los reconozco, pero no se los puedo pagar hasta que los diputados no me destraben la ley” pero el mensaje, o no les llegó a los legisladores, o no le hacen caso.

Mientras el Ministro Carlos Barreto –El funcionario mas fiel del gobernador- recibía a una representación de los jubilados, en la Legislatura, el Secretario General Daniel Notaro quien le manejó la sesión a Anibal Billóni, “con todo éxito” volvía por más y provocaba una discusión innecesaria con la jubilada Silvia Suarez, quien desde su indignación y presión alta respondía al provocador mientras éste engullía las empanadas que había tomado sin permiso de la vianda que los manifestantes se habían procurado para enfrentar una eventual larga noche, y el comisario de la Cámara apagaba la luz del recinto y trancaba la puerta.
El gobernador fue diputado provincial y dirigente gremial, de allí su reconocida cintura para el dialogo, y sobretodo conoce los códigos universales de toda negociación.

¿Una vez más el gobernador no sabe lo que hacen sus funcionarios, compañeros diputados, o dependientes políticos?

El beneficio que con el tiempo se dio en llamar “reintegro por pasaje”
Comenzó a pagarse a comienzo de los años ochenta, hasta que en 2002, el el gobierno provincial lo suspendió “hasta que la Caja de Previsión equilibre su esquema de ingresos/egresos, un criterio definitivamente desalentador en una provincia que ni siquiera conoce los balances del organismo que administra su sistema provisional.

Desde entonces los jubilados reclaman por este derecho adquirido que cobraban en forma regular y permanente y consideraban parte del salario y de sus expectativas.

Hoy significan entre 5 y 6 millones de pesos por año aproximadamente, según la tarifa de referencia del costo de un pasaje aéreo.

Lo cierto es que cuando se recuerde la sesión de ayer se va a hablar no solo del día en que los diputados del Frente para la Victoria se cargaron a los viejos, que estaban pidiendo lo mismo que ellos firmaron cuando intentaron actualizar el valor de sus pasajes y viáticos, con el criterio de la intangibilidad de sus dietas, y la necesidad de correr tras la inflación, y con la convicción de quien usufructúa un derecho adquirido, sino del día en que inéditamente una mayoría legislativa abandonó el recinto dejando colgada una sesión sin mas argumento ni resolución que el miedo escénico y la falta de compromiso para con los viejos.

¿Será que muchos de los diputados que ayer se mofaron de los jubilados no quieren asumir que todos llevamos un viejo encima, y que la vejez es el balance perfecto de nuestra vida y obra, y de ella depende que la transitemos en paz y felicidad? (Hëctor Barabino/OPI Santa Cruz)

4 Comentarios

  1. EXCELENTE ARTICULO BARABINO !!!! GRACIAS LOS JUBILADOS NECESITAMOS MIRADAS CLARAS A NUESTROS RECLAMOS Y QUE NO NOS METAN EN EL MEDIO DE LOS SANDWICHS DE LAS INTERNAS GREMIALES,PARTIDARIAS DEL FVS

  2. Exelente Hector, bien OPI por el buen laburo q hacen para mostrar a esta lacra oficialista tal como son….sin HUEVOS Y sin ESTÓMAGO!

  3. Estos politicos son unos cara dura, como ellos tienen su futuro asegurado no les importa darles una mejor calidad de vida a nuestros abuelos,solo estan en politica para robar, no para dar soluciones.Los diputados tienen una materia pendiente con los jubilados, pero ellos si saben darce el aumento de sueldo. Saludos!!

  4. Yo me pregunto… cagan a los docentes, los atropellan etc etc , le pegan a los piqueteros, a los empleados de la salud los cagan, gotti de paro austral con quilombo , ahora los jubilados y asi y todo siguen ganando……..QUIEN LOS VOTA?

Dejar una respuesta