Justicia o venganza

Justicia o venganza

39
8
Compartir


26/12 – 14:00 – Una visión sobre el comportamiento de Varizat y los jueces del Tribunal Oral horas antes de que se conozca el fallo. A pesar de todas las pruebas en su contra y del expreso reconocimiento de los hechos, Varizat sigue sosteniendo que los agresores son los demás y no él que pasó a más de 20 por encima con su camioneta. Los jueces ¿Se verán obligados a absolver al ex Ministro, reencarnación de la política K; o podrán condenarlo?.Un interrogante que el 29 se devela y que analiza el periodista Héctor Barabino.

La carta de Varizat negando los hechos y acusando a los estatales de matones y violentos es la expresión de quien se siente impune y protegido por el máximo poder político del país, pero además no es capaz de mostrar el más mínimo sentimiento de arrepentimiento por sus actos conscientes o inconscientes.

Los testimonios de las víctimas, las pericias al vehículo, las pericias psicológicas, los videos de OPI, y hasta los testimonios temerosos, prepotentes, y por momentos absurdos, de quienes lo acompañaban en la 4×4, lo inculpan.

Todo indica y casi está probado que Varizat aquella noche cometió un acto criminal.

Aunque el protagonista no muestre ni el más mínimo signo de arrepentimiento, y jamás vaya a aceptar que esa noche se volvió loco.

Por el contrario, está convencido de que actuó racionalmente, fríamente, y bajo la ambigua y permisiva figura de la defensa propia respondiendo a los ataques furiosos de los manifestantes que querían matarlo.

Pero su mayor seguridad no explícita, la que no registraron los exámenes psiquiátricos, es que hizo lo que hizo para remediar cada uno de los agravios que sufrió el gobierno de su amigo Néstor durante los meses convulsionados de 2007.

Esa es su certeza implacable. Su natural virtud. Aunque para el resto de la sociedad su conducta indolente signifique un peligro latente.

Aunque eche por tierra los argumentos de sus dos defensores, el abogado y el psicólogo Enio Linares que dicen que el hombre de la barreta padeció pánico y TMT (trastorno mental transitorio) y por lo tanto no manejaba su voluntad.

Los justos somos nosotros

Nada de eso importa para quien sacia su sed de venganza y cree que hizo justicia, la de los poderosos, la de la mano propia, no la justicia formal que ahora solo tiene que demostrar que él fue inocente y sus víctimas victimarios.

Es que Varizat siente que no tiene que rendirle cuentas a nadie y mucho menos a quienes considera sus aliados, o sus dependientes políticos, como los miembros del Tribunal que intentan juzgarlo.

Montado en su soberbia 4×4 continúa su arrolladora marcha pasando por encima de cuanto se interpone a su paso.

Los jueces del tribunal que lo tienen que absolver; los testigos que tuvieron que falsear; el gobierno que tuvo que disimular; los medios que tuvieron que callar; la parte de la sociedad mayoritaria que no lo quiere ver venir; son las nuevas víctimas -voluntarias en este caso- del embistente voraz.

Que al vehículo lo zamarrearon, que saltaban los seguros de las puertas, que la muchedumbre lo quería linchar, que arrancó despacio, que no dio marcha atrás, ninguno de estos argumentos pudo ser suficientemente demostrado por la defensa y ni falta que hace.

“Espero que este juicio sirva para castigar a los verdaderos violentos” fue lo primero que dijo ante el tribunal.

Daba la sensación que el imputado sentenciaba desde un trono y que los jueces imploraban desde el banquillo. Inquisidor les recordaba “Ustedes están allí porque yo estoy acá”. “Yo no soy yo, soy Néstor”. “Soy el vengador K”.

Si el pánico dura solo el momento en el que transcurre el hecho que lo provoca como dijo el Licenciado Linares, ¿Nadie lo trató a Varizat en todo este tiempo para que trabaje la idea del arrepentimiento por su acto criminal? ¿No le interesa al poder protector curarlo a su protegido para que pida perdón? ¿Para que no lo vuelva a hacer?

¿No cree la Justicia que es peligroso que ande suelto alguien que no se arrepintió de nada?

Porque no solo pone en riesgo la vida de los demás, sino la del propio régimen que lo sostiene.

¿Tendrán en cuenta este aspecto también los jueces que por estas horas están a punto de dictar sentencia?

¿Y si piensan igual?

¿O ellos también están convencidos de que aquella noche no murió nadie porque en realidad no había nadie debajo de las ruedas de la Cherokee como testimonian “el flaco” Roncich, “el choco” Pérez, y “el consultor” Miguel de Godoy ? quienes a pesar de los brincos que daba la camioneta sobre la que iban montados, y de los gritos de dolor y de
clamor que provenían desde los cuatro costados, y desde el suelo, no advirtieron que estaban traccionando sobre cabezas, brazos, y piernas de seres humanos.

Si el trastorno mental que embargó a Varizat también afectó a los manifestantes según el Médico especialista Enio Linares, ¿significa esto que si la multitud enardecida lo hubiera linchado hoy estaría a un paso del sobreseimiento por la misma razón que hoy están evaluando liberar de culpa y cargo al amigo presidencial?

El juicio a Varizat recién comienza. El atropello a 24 manifestantes cometido por un dirigente emblemático del kirchnerismo nace a la memoria colectiva y a los registros de la historia.

La inminente sentencia del Tribunal Oral interpela una vez más a la justicia provincial.

La Dra Marta Davila tiene el penoso antecedente de haber sobreseído a los golpeadores de caceroleros sin mas argumento que la remanida defensa propia por parte de 200 pacíficos funcionarios y militantes del gobierno que armados con palos y cadenas degustaban un asado en el quincho sin asador de FM del Carmen de Rudy Ulloa.

El perdón, el arrepentimiento, la reconciliación, son sentimientos que pueblan el espíritu de la gente por estas horas también habitadas por la tensión entre la sed de justicia y el ánimo de venganza.

Ante este conflicto de humanas sensaciones la justicia debe velar porque prevalezcan los valores positivos que contribuyan con la paz y la concordia en la que merece vivir toda sociedad. (Agencia OPI Santa Cruz)

8 Comentarios

  1. ¿Es una pregunta, no? JUSTICIA… y VENGANZA TAMBIEN !!!! (comentario especial para que se regodeen con nuestra postura “””violenta””” las lacras del FVS y toda su caterva anexa de succionadores de calcetines y prendas íntimas.
    Ah, omití mencionar el concepto “matonaje”, relacionado a nuestra conducta patoteril, al decir de la misiva de la bestia Varizat a los in-jueces.(in-justos).

    LUCHA, MEMORIA y DIGNIDAD.

  2. Varizat no le pasó a “mas de veinte” (ni de diez, ni de cinco) por encima… eso quedó claro, como también quedó claro a cantidad de contradicciones en las que cayeron los testigos (por algo retiraron a la mayoría, no?). No se entiende lo del “arrepentemiento”, les hubiera gustado que rogara? que pidiera perdón por existir? o por ser parte de un determinado partido? o por tener una 4 x 4? (como la que tienen muchos docentes…), es inexplicable el odio y resentimiento de algunos habitantes de este lugar que, ahora, habiendo logrado hacer de la ciudad un caos, de la educación una aberración y de la vida en sociedad un verdadero desastre en el que todo vale, siguen pidiendo lo que no corresponde y PRESIONANDO a los jueces para que sentencien movidos por el miedo y la intimidación (como lo hizo en su momento López Leston ….” si lo dejo libre, me queman la casa…” frase oída de sus labios). Dejen a actuar a la justicia, si no los satisface, reclamen como se debe (pero, ojo,”no los satisface”, no quiere decir “si no fallan como les gustaría”) tampoco crean lo que les dice un abogado que ni siquiera se toma el trabajo de cumplir con los términos legales para no perder derechos. Y entiendan, que muy a pesar de muchos, Daniel Varizat es una excelente persona y tambien ha sufrido y sufre por lo que ocurrió (por más que no haya pedido perdón de rodilas). Demás está decir a los violentos y agresivos de siempre (en estas páginas) que ni vale la pena que se molesten en endilgarme todos esos epítetos y calificaciones (operador de que se yó quien, lupinero,kk, amigo, hermanita, esposa, hijos, madre o amante de….) no vale la pena, ya que soy la voz de muchos que pensamos igual.

  3. YO CREO QUE HARIA EXACTAMENTE LO MISMO………………………

    PONELO A MUÑOZ EN LA SITUACION DE VARIZAT HABER SI NO HACE LO MISMO??
    ADEMÁS NO MATO A NADIE.. ASI QUE NO HAY AGRAVANTE

  4. PARA MARCOS (2) estoy totalmente de acuerdo con vos y con EMANUEL (3) tambien, es mas, es raro que sus comentarios hayan salido publicados.

  5. ¡Ja! la sola idea de atropellar sin medir consecuencias…”señor del 3″… es criminal. Este “señor”, no midió las concecuencias de lo que hacía, creo, entonces, o está loco, o es un asesino. Si está loco, al psiquiatrico,(que no creo) y si es asesino, a la carcel… porque NO SON TODOS LOS QUE ESTÁN, NI ESTÁN TODOS LOS QUE SON. Je… no se si me explico che.Y esto no lo digo como militante de ningun partido ni como docente, ni lo que se les ocurra maquinar para discriminarme…lo digo como ciudadana común. ¡Uf! que dificiles somos cuando queremos ¿no? SEÑOR DEL 3 “YO NO HARÍA LO MISMO, Y SI USTED PIENSA ASÍ, HAGAME EL FAVOR Y HAGASELO USTED, VALLA AL PSIQUIATRA…algo no le funciona señor

  6. Eli: menos mal que no escribís como docente! ya que escribís bastante mal!… y sólo me gustaría que te pase alguna la vez lo que le pasó a Varizat, simplemente para ver qué hacés en ese lugar, yo no puedo ser tan sobervia para decir “yo no lo haría”.. como ciudadana común sin inclinaciones políticas, no puedo decir qué haría ante un ataque similar. A ver si nos dejamos de escribir pavadas, y pensamos antes. Y estoy de acuerdo con el comentario que tratás de desacreditar, ya que es real que muchas personas de bien pensamos así, estamos cansados de las matoneadas, de los abusos, de la mugre y de la prepotencia de muchos manifestantes, se puede reclamar sin insultar, sin ensuciar, sin destruir, sin agredir.

Dejar una respuesta