Publicado el: 25, Jun, 2009

El derrotero del C-Sailor en la búsqueda del Polar Mist


El C-Sailor - Foto: OPI Santa Cruz
25/06 – 11:00 – OPI armó el derrotero del barco que inició la Fase I y II para la búsqueda, detección y constatación de la carga en el Polar Mist. A partir de datos que no han sido dados a publicidad, hemos reconstruido los pasos del barco brasileño que hoy espera anclado en Chile nuevas órdenes para el inicio de la Fase III que implica el rescate de la carga de las bodegas del pesquero hundido.

A partir de la entrada en escena de un barco brasileño para el inicio de las fases I y II de búsqueda, detección y constatación de la carga del Polar Mist, decidimos realizar un minucioso relevamiento del derrotero que ha tenido la nave C-Sailor, a partir de los datos extraoficiales aportados por nuestras fuentes y alguna documentación oficial a la que tuvimos acceso.

Los contactos

El día 03 de junio (2009) la Prefectura Río Gallegos recibió una llamada telefónica del Sr. Carlos Luis Paz perteneciente a la Empresa de Salvamento y Buceo “Raul a Negro & CIA. S.A., quien le informó al representante de la Fuerza que la empresa “Mamoet,” aseguradora de la carga que se hundió con el pesquero chileno Polar Mist, que había decidido iniciar los trabajos de localización y posicionamiento del buque naufragado en latitud 51º 51’ 09’’S 067º 57’ 04’’. En virtud de que las operaciones no se hallan comprendidas en la Ordenanza Nº 04/08 (DPSN) “Reglamentación del Buceo Profesional”, las mismas debieron ser autorizadas por la dependencia de la PNA de esta capital.

Paralelamente se debieron realizar las gestiones ante la Dirección Nacional de Transporte Fluvial y Marítimo para autorizar al C-Sailor a ejercer tareas en aguas jurisdiccionales argentinas.

Inicialmente estaba previsto que la embarcación (cuya foto de archivo ilustra esta nota) navegara desde Río de Janeiro (Brasil) a Punta Arenas (chile), puerto desde el cual se realizaría el alistamiento para la operación y de allí, estaba establecido en el protocolo de operaciones, que se dirigiera a Punta Quilla (Santa Cruz), puerto desde el cual partió el Polar Mist el 16 de enero de 2009 con las 9,5 toneladas de oro y plata, y desde donde el C-Sailor y su tripulación extranjera harían los trámites migratorios, aduaneros, a su vez embarcando personal propio para cumplimentar las diligencias judiciales y administrativas de rigor.

Sin embargo una modificación del programa de navegación hizo que el remolcador C-Sailor (Nº de O.M.I. 9463138) de Bandera de Vanuatu, contra todos los pronósticos, arribara al puerto de Punta Loyola, a 30 Kms de Río Gallegos, con una tripulación de 19 personas; 14 de nacionalidad brasilera, 4 holandesa y un estadounidense. Allí el buque esperó las órdenes respectivas.

En esta instancia el Prefecto de Zona Mar Argentino Sur, Prefecto Mayor, D. Walter Sergio Nieto, se comunicó vía telefónica con el Juzgado Federal de Primera Instancia de Río Gallegos, a cargo por Subrogancia de la Dra. Ana Cecilia Alvarez, y la puso en conocimiento de lo que estaba ocurriendo, por lo que la Magistrada ordenó que no se den comienzo a ningún tipo de tarea al respecto, hasta que dicho Juzgado recepcionara la solicitud formal por parte de la empresa, que más tarde llegó y permitió que la operación siguiera adelante.

El día 20 de junio, zarpó el remolcador C-Sailor, desde la rada exterior del Puerto de Punta Loyola con destino a la zona del hundimiento del Polar Mist, con el fin de dar cumplimiento a la etapa II del plan y desde ese puerto sumó a su tripulación al menos cinco personas pertenecientes a la PNA.

Operación

Para la tarea, tal como lo señalamos, la contratista dispuso al buque de bandera brasileña C-Sailor, quien está dotado de toda la tecnología necesaria ajustada a los requerimientos técnicos que significan disponer una navegación en un mar complicado, para operaciones a una profundidad de casi 80 metros, lugar donde se encuentra actualmente fondeado el pesquero chileno.
La operación diagramada por los especialistas estuvo fundada en dos etapas:

La primera etapa (Fase I) consistió en la búsqueda con un aparato rastreador del fondo marino denominado “Side Sonnar”. Este medio electrónico realizó un barrido de un área estimada en 3 Km2 sobre el cuadrante establecido de manera de cubrir las diferencias en las posiciones que se habían informado como probables, teniendo en cuenta la posible deriva debido a las corrientes que pudieran haber afectado la trayectoria del casco del Polar Mist dejándolo, de esta manera, con una notable diferencia de distancia entre el punto de superficie en el que se hundió y el lugar en el fondo en el que quedó depositado finalmente.

La segunda etapa (Fase II) consistió en la inspección con un robot de alta tecnología denominado con las siglas ROV. Cuando el C-Sailor se posicionó sobre el punto exacto del hundimiento, procedió a sumergir el equipo de ROV y allí realizó una minuciosa inspección detallada del casco, condiciones de cubierta, y aspectos generales del Polar.

Tras haber realizado las tareas de inspección a través del ROV, la tripulación y los técnicos a bordo del C-Sailor, pudieron visualizar el casco del Polar Mist que se encuentra intacto, con las bodegas cerradas, con todos los candados puestos y solo con la bita de remolque de proa que los informes señalan se encuentra desplazada, probablemente por el impacto en el fondo del océano.

A partir de allí mediante el robot se procedió al corte de las cadenas y mariposas de cada una de las tapas de registro que poseen las puertas de las bodegas y el ROV pudo determinar, solo en forma parcial, debido al limitado movimiento horizontal que tienen las cámaras robóticas, a su vez dificultado por el movimiento brusco de las corrientes y la turbiedad del agua, la existencia de los canastos en cuyo interior se registró la carga que buscaban determinar.

Una vez hecha la comprobación el C-Sailor se dirigió al puerto de Punta Loyola en cuya rada interior y allí desembarcó el personal de la empresa de Salvamento y Buceo Raúl Negro & Cia y el personal de Prefectura Naval de Río Gallegos que había acompañado en la navegación.

La espera.

Desde Punta Loyola el barco brasileño zarpó con destino al puerto de Punta Arenas (Chile) donde actualmente se encuentra a la espera de la llegada del equipamiento necesario para encarar la tercera etapa del programa (Fase III) luego que se cumplan con todos los trámites ante la División de Salvamento y Buceo de la PNA.

De acuerdo a la información que esta Agencia ha podido recabar, entre los días 10 y 12 de julio comenzarían las tareas para el rescate del oro y la plata del Polar Mist, actividad que insumiría no menos de 5 días, dependiendo básicamente de las condiciones climáticas imperantes en la zona donde se registran muy bajas temperaturas y algunos días los vientos dificultan las operaciones.

Cuando se inicie el rescate de la carga, estas operaciones se encontrarán fiscalizadas y evaluada y autorizada por la División Salvamento y Buceo (Servicio de Salvamento, Incendio y Protección Ambiental) de Prefectura y ya ha quedado perfectamente establecido que de ninguna manera se va a proceder a reflotar la embarcación, por lo que el Polar Mist seguirá en el fondo marino guardando el misterioso secreto de las causas del hundimiento que hasta el momento, no han sido debidamente explicadas. (Agencia OPI Santa Cruz)

Dejar un comentario



Mostrando 5 Comentarios
Publica tu comentario
  1. Alfredo nestor Vergnolle dice:

    En los canastos, estara el oro y la plata o solo piedras? . A fin de julio lo sabremos, siempre y cuando permitan hacer el rescate. Freddy

  2. Minero Santacruceño dice:

    Que dirán los que hablaron tantas pavadas sobre el tema?

  3. JUANCARLOS* dice:

    Se justifica las criticas de los que hablaron mal en caso de que todo este alli, por la sencilla razon de que la gente descree todo y esta conducta no nació sola, es gracias a las mentiras, ocultamientos y la desinformación que nos tiene acostumbrado los gobiernos y politicos, especialmente de los que nos gobiernan hace mas de 15 años.Hay miles de ejemplos( la plata de sata cruz, el indec, las licitaciones, las obras prometidas, el tren bala, la autopista rosario cordoba,las tierras baratas compradas en calafate, la valija de Willson, los planes hipotecarios y electrodomesticos que son inalcanzables, Skanska, las empresas fantasmas como LAFSA, en fin hay mucho mas).
    Con estos antecedentes, que es creible y que no. Es igual al cuento del lobo, cuando hablan con verdad, nadie cree porque atrás tienen 1000 mentiras.

  4. capipe dice:

    Bien JUANCARLOS, podemos seguir, “el que puso dolares, cobrará dolares”, las bicicletas baratas (nos bicicletearon), los miniemprendimientos, las rutas santacruceñas (dan asco), los camiones con exceso de carga las destrozan (cuando se puso una báscula para controlar los camiones hacia RTurbio, De Vido ordenó sacarla), los contratos petroleros, nuestra industria pesquera de RG, ¿seguimos Minero Santacruceño? Esperemos ver que hay plata y oro.

  5. Jeme dice:

    No puedo menos que coincidir totalmente con Juan Carlos (opinión nº 3). La moraleja de la fábula del lobo decía, según creo recordar, “En boca del mentiroso, lo cierto se hace dudoso”

Publicidad

OPI Video