Así trafican chicos en la Argentina

    31
    11
    Compartir

    Una pista clandestina en medio de la selva norteña mientras una avioneta despega de la misma.
    01/07 – 11:30 – Una investigación realizada por María Adela Mondelli de la Fundación “Adoptar” asegura que las pistas clandestinas son utilizadas para sacar chicos de la provincia de Santiago del Estero y en general de todas las provincias argentinas. De acuerdo al informe publicado por El Liberal los niños y bebés son trasladados en avionetas a distintos puntos de nuestro país y países vecinos para ser entregados a familias que pagan por ellos.

    Una nota del diario El Liberal de Santiago del Estero, reproduce la investigación realizada por María Adela Mondelli, integrante de la Fundación Adoptar, sobre el tráfico de niños que son sacados a través de pistas clandestinas que hay en Santiago del Estero y otras provincias del norte de nuestro país.

    Recordemos que la Fundación Adoptar tiene sede en Tucumán y filiales en Añatuya y Buenos Aires, lucha desde hace varios años contra el tráfico de bebés. Han realizado múltiples investigaciones y denuncias por las entregas irregulares de niños en distintos puntos de la Argentina.

    Luego de leer este informe no podemos menos que recordar el caso de la niña Sofía Herrera, secuestrada en un camping de Río Grande, de la cual hace 9 meses que no hay noticias y que llamativamente ha sido de la zona norte del país de donde surgieron las falsas alarmas que alertaron a las autoridades sobre la posible ubicación de personas relacionadas con su secuestro.

    “Los chicos también son sacados de la provincia en avión, por pistas que en todo su territorio, no solamente son utilizadas para el tráfico de drogas y de armas”. La afirmación suena contundente y le pertenece a María Adela Mondelli, psicóloga social y psicoanalista porteña, autora de una investigación llamada “Las mujeres de Añatuya, circulación de bebés, niños y niñas pequeños en Argentina”, trabajo que presentó en el Foro Internacional sobre Infancia y Familias, realizado en Barcelona en octubre de 2006.

    La investigadora integra desde hace nueve años la Fundación Adoptar, con sede en Tucumán, y es uno de los pilares de la denuncia penal que en el 2005 fue presentada ante la Justicia local por el supuesto tráfico de bebés en Añatuya, ciudad cabecera del departamento General Taboada.

    Como prueba se presentaron veinte testimonios de personas que aseguraban haber sido víctimas de personas que se dedicarían a la entrega de criaturas a personas que luego las sacaban de la provincia, presuntamente para ser entregadas en adopción a familias de buena posición económica.

    La causa quedó en la nada, después de que la Justicia desestimara la denuncia que fue apelada en dos oportunidades.

    Pero Mondelli, al igual que otras fuentes que coinciden con su afirmación, pero que a pesar de aportar datos precisos de lugares y hasta de horarios, prefieren no revelar su identidad, tiene sus dudas sobre el verdadero destino de los recién nacidos. Es que existe el convencimiento entre los investigadores que “cuando un niño se trafica, se lo hace para todos los fines”.

    “El año pasado en la triple frontera se encontraron 29 bebés para ser vendidos a una red de pedofilia italiana. Es decir, cuando una persona se trafica, los destinos pueden ser ésos y muchos más”, dijo ayer en una entrevista realizada por EL LIBERAL.

    Otros allegados a la investigación del tráfico de bebés se sorprenden también de la gran capacidad operativa de las redes dedicadas a este tipo de actividad. Hasta ahora se sabía de gente que, con contactos en pueblos del interior santiagueño, ingresaba por vía terrestre para apropiarse de bebés o de reclutar mujeres embarazadas para llevarlos a provincias como Córdoba, Santa Fe o Buenos Aires.

    Pero Mondelli agrega otro dato: las pistas de aterrizaje clandestinas, que cada tanto son noticia en Santiago del Estero por los secuestros de droga que ingresa desde Bolivia y Paraguay, también son utilizadas para llevar criaturas hacia las grandes ciudades del país y quizás también sacarlos fuera del territorio argentino.

    Una fuente cercana a la investigación actual sobre presunta entrega irregular de niños en Santiago dijo que la modalidad de llevarse chicos en aviones que vuelan sin registro oficial, se inició en Misiones y que rápidamente fue copiada en Santiago del Estero donde por su superficie plana, cualquier lugar es óptimo para hacer bajar una aeronave.
    Sin embargo, no se conocerían antecedentes de esta modalidad en forma oficial, aunque todos los indicios apuntan a que por esta vía, se llevarían niños fuera del país sólo con destino al tráfico de órganos.

    Modalidades.

    “Las modalidades son diversas, como las que se descubrió en Pinto, que se llevan chicos a Rosario o Córdoba, otra modalidad es de niños que nacen como hijos biológicos de otras personas”, aseguró la representante la Fundación Adoptar. (El Liberal/OPI Santa Cruz)

    11 Comentarios

    Dejar una respuesta