Tiro al pichón

    25
    83
    Compartir

    Concejales de 28 de Noviembre recibiendo recomendaciones del jefe de Ministros
    10/07 – 02:00 – El malestar público persiste en la comunidad de “28 de Noviembre” después de los convulsionados días que se vivieron esta semana. El Intendente pidió licencia y los Concejales que habían elaborado la Resolución solicitándole a la provincia su intervención, fueron llamados al orden. El gobierno quiere enfriar todo y propone una salida transitoria, pero en la cuenca las cartas están echadas.

    El Intendente de “28 de Noviembre” Oscar “Pichón” López se tomó una forzada licencia por 25 días porque en su localidad la situación social y política está al rojo vivo y lo tiene como epicentro de un conflicto que por obra y gracia de los Concejales, llegó al escritorio del Jefe de Ministros, al pedirle al Gobernador que intervenga el Ejecutivo municipal y ahora desde el gobierno provincial intentan desactivar esta bomba que puede perjudicar a muchos actores, no solo al acorralado López.

    Lo cierto es que Pablo González llamó a su despacho solo a los Concejales justicialistas y omitió convocar a los ediles de la oposición, aún habiendo firmado todos en conjunto, la resolución que pedía la intervención a la Municipalidad. “Fue una bajada de línea – dijo una de nuestras fuentes en 28 de Noviembre – los llamaron para congelarlos y pedirles que se dejen de joder, porque el gobierno tampoco puede darse el lujo de llamar a elecciones en una localidad donde perderían sin duda; de hecho perdieron el domingo pasado”, le acotaron a nuestro cronista.

    En tanto oficialmente el gobierno provincial comunicó a través del Jefe de Gabinete que “se debe tener respeto por la ley “ y agregó que “La Constitución Provincial, en su art. 184 prevé que la intervención de los municipios tiene que ser resuelta por Ley en aquellos casos donde exista acefalía total, es decir que no haya ni intendentes ni concejales”. En otros términos les dijo a los Concejales de la cuenca que desistieran de pedir la Intervención porque además de no ser jurídicamente procedente, estaban aportando al encendido de la mecha, cuando en realidad el gobierno quiere poner en un freezer el conflicto que se ha generado allí.

    González recordó a los ediles que “la Ley 55 (de municipalidades) establece que en aquellos casos en que se solicite la destitución del intendente, se prevea por parte del Tribunal Superior de Justicia un juicio político especial no es un juicio político común, y debe estar fundado en las causales del art. 138 de la Constitución Provincial. Es un tema a resolver por el Tribunal Superior”.

    Nuestras fuentes aseguran que la gente y el sector político de la localidad quieren que López renuncie. Como aún no se ha cumplido los dos años de mandato, técnicamente la provincia debiera llamar a una nueva elección, sin embargo desde el Gobernador para abajo no tienen intenciones de que esto suceda por los riesgos que hay de perder la comuna. Por ese motivo la orden ha sido que el Intendente Oscar “Pichón” López pase a cuarteles de invierno por un tiempo prudencial, mientras tanto se hará cargo de la Municipalidad la presidenta del Concejo Deliberante y a partir de allí las autoridades provinciales con el Ministro Carlos Barreto a la cabeza, intentarán resolver los problemas de gobernabilidad que existe.

    El problema que se le presenta al gobierno provincial es el enorme desorden político-social que hay en 28 de Noviembre, el cual afecta a diversos sectores de la administración pública y donde más se ha hecho sentir en estos días es el hospital de esa ciudad. Allí los trabajadores pidieron la destitución de la directora del nosocomio.

    Casi al unísono con el pedido de renuncia del Intendente, surgió el problema hospitalario que tuvo raíz en cuestiones salariales, falta de insumos, malos tratos por parte de la administración y una férrea decisión de parte del Ministro de Asuntos Sociales, Matías Mazú, de mantener a la Directora en su puesto.

    Ante los hechos que se produjeron el martes y el miércoles, con paro de las labores hospitalarias y abrazo simbólico del edificio, con la participación, además, de habitantes del pueblo que comenzaron a sumarse a la protesta por falta de insumos y de profesionales; el Ministro Mazú decidió ir personalmente a tratar de resolver el conflicto. Sin embargo, luego de mantener largas reuniones con los trabajadores de la salud y a pesar de su insistencia y el pedido de paciencia y tiempo como para “acomodar” las cosas en ese nosocomio, tuvo que ceder ante la presión pública y decidió hacer cesar a la actual Directora del Hospital, como una forma de lograr que se calmen los ánimos para comenzar, a partir de allí, una negociación consensuada con los empleados de la salud. (Agencia OPI Santa Cruz)

    83 Comentarios

    Dejar una respuesta