Aerorutas vieja conocida de Jaime y Kirchner en Santa Cruz

    33
    33
    Compartir

    La cartilla de presentación de Aerorutas en el año 1999 donde destacaban las bondades del servicio
    17/07 – 08:00 – La empresa que aparece en la denuncia efectuada contra el Secretario de Transporte Ricardo Jaime, como administradora del avión Lear jet 31A, del cual se le imputa su propiedad, ya operaba en Santa Cruz en 1999 y tiene en su haber una triste historia. Los estrechos lazos entre Jaime y AERORUTAS S.A. no son casuales ni recientes. Sustituía los viajes sanitarios de la provincia, cuando Néstor Kirchner, Jaime y Cristina Fernández se ausentaban con el avión sanitario oficial, por cuestiones políticas o personales. Conozca la verdad.

    La empresa de taxi aéreo AERORUTAS S.A. que presta servicios para la Casa Rosada y cuyo nombre apareció en la denuncia que se radicó contra el ex Secretario de Transporte Ricardo Jaime, es una firma muy conocida en Santa Cruz, donde en los 90 ya era alquilada por el entonces Gobernador Néstor Kirchner como avión sanitario, cuando por razones personales o políticas, Kirchner y su esposa, Cristina Fernández, debían ausentarse de Santa Cruz en el Cessna Citation 5 Ultra, máquina oficial de la gobernación afectada (o al menos comprada para eso) al traslado de pacientes con urgencias.

    Aquí vamos a contar la historia de cómo el poder político de entonces, utilizaba los bienes del Estado (como ahora) en detrimento de loables objetivos para los cuales había sido adquirida la máquina Cessna que en los papeles figuraba como “avión sanitario” pero que en la práctica era utilizado por el gobierno para sus recorridas en distintos puntos del país a fin de cerrar acuerdos políticos.

    Cuando esto sucedía, para no dejar a la provincia sin cobertura, Kirchner ordenaba alquilar los servicios de AERORUTAS S.A., pero las máquinas no estaban en apresto en Santa Cruz; eran convocadas desde el asiento natural de la empresa en Torcuato (Pcia de Bs As), cada vez que había una emergencia.

    Un día, mientras la familia política se encontraba volando por el país, hubo un accidente, se necesitó el avión sanitario, éste no se encontraba, llamaron a AERORUTAS S.A. y demostró que era un servicio ineficiente.

    Historia para entender

    En los `90, previo a la compra, por parte de la provincia, del jet bautizado “María Auxilliadora”, la provincia era dueña de un viejo Piper y para remediar las necesidades de evacuación sanitaria el gobierno de Santa Cruz alquilaba los servicios a la empresa CORONAIRE S.A . que regularmente llevaba a los enfermos a Comodoro Rivadavia o a Buenos Aires.

    El 19 de octubre de 1995 la Caja de Servicios Sociales de la provincia informó oficialmente a Ricardo Jaime Ministro Secretario, a la Lic Alicia Kirchner de Mercado en el M.A.S., al Dr Juan Carlos Nadalich , Subsecretario de Salud de la provincia y al Dr Juan Santodomingo Director del Hospital Regional de Río Gallegos, que se había decidido el reemplazo de la empresa Coronaire SA por AERORUTAS S.A. de transporte aéreo y en la nota resaltaban “la calidad del servicio que prestaría la nueva empresa” cuyas aeronaves “estaban equipadas con módulos de terapia intensiva de alta complejidad, dotación de médicos” etc.

    Precisamente fue una máquina de esta empresa AERORUTAS S.A la que llegó tres horas más tarde de lo esperado el 27 de agosto de 1999 al aeropuerto de Comodoro Rivadavia donde la niña Ayelén Borda murió al no concurrir a tiempo el avión sanitario Cessna Citation LV-WLS de la provincia, que en esos momentos era utilizado por el gobernador Néstor Kirchner y su esposa Cristina Kirchner para asistir a un mitín político en Córdoba, tal como lo describiremos más adelante.

    La aeronave de la empresa AERORUTAS S.A. que fletaron en auxilio de Ayelén, contratada por la provincia, carecía del equipamiento mínimo necesario para transportar a un enfermo , al punto que cuando falleció la niña, los médicos y el piloto estaban traspasando los escasos medios que poseía la ambulancia que había traído a la enferma, a la máquina de AERORUTAS SA para que la niña pudiera ser asistida en viaje, cuestión que desgraciadamente no se logró.

    Ya en 1999 esta empresa de taxis aéreos era una vieja conocida de Néstor Kirchner y Ricardo Jaime. En el folleto publicitario que se encuentra anexo a los expedientes de contratación del servicio al que tuvimos acceso, AERORUTAS S.A. señala entre las bondades de sus prestaciones básicas:

    “Si un paciente de alto riesgo debe ser trasladado, lo que importa no es la distancia, lo imprescindible es contar con un transporte idóneo, seguro rápido y eficaz en sus medios técnicos, profesionales y de quitamiento.”

    “AERORUTAS cuenta con modernas aeronaves y ambulancias, totalmente equipadas para este fin, con tecnología de última generación”.

    “Los pilotos, médicos y enfermeros de AERORUTAS, tienenvasta experiencia y sólida formación especializada en la atención de pacientes en tránsito”

    “La atención de AERORUTAS se extiende desde el momento en que recibe el paciente en el lugar de origen, hasta su entrega en el sanatorio, clínica u hospital designado como destino. Si éste fuera en Buenos Aires, una Unidad de Terapia Intensiva Móviel los trasladará hasta el avión.”

    “Aerorutas: la eficaz respuesta esperada” termina diciendo la carta de presentación de la empresa.

    Documento por el cual sustituyen a la empresa Coronaire SA por Aerorutas SA en el servicio de asistencia médica y traslado

    Sin embargo, a pesar de todo este palabrerío, una niña murió en Santa Cruz por dos razones: primero porque las autoridades provinciales estaban utilizando el avión sanitario para cuestiones políticas y segundo porque “Aerorutas S.A” no pudo llegar a tiempo y cuando lo hizo no tenía ni un solo elemento de asistencia a pacientes graves.

    AERORUTAS y la pequeña Ayelén

    Aquel jueves 26 de agosto de 1999 fue fatídico para la familia Borda de Pico Truncado. Habían pasado escasos minutos de las 17:30 hs cuando un incendio se apropió de su vivienda y en el interior se encontraba la niña Ayelén Gimena la hija del matrimonio la cual sufrió quemaduras graves en un 90% del cuerpo.

    Los médicos supieron allí mismo que las limitaciones técnicas del hospital y la necesidad de un especialista para atender tan grave problema hacía imprescindible el traslado de la niña al Instituto del Quemado en Buenos Aires.

    A las 18:10hs se llevó a cabo la comunicación desde Pico Truncado a Río Gallegos solicitando el arribo del avión sanitario de la provincia Cessna Citation 5 Ultra a la ciudad de Comodoro Rivadavia donde concurriría un equipo médico encabezados por el Dr Guillermo Gil trasladando a la niña que se encontraba en estado desesperante bajo los efectos de fuertes químicos para aliviarle los dolores y atenuarle el padecimiento.

    A las 22:50hs del 26 de agosto partió desde Pico Truncado a la ciudad chubutense una ambulancia del hospital local arribando al aeropuerto de Comodoro a las 00:20hs del día 27.

    De acuerdo al cronograma pactado el Cessna Citation LV-WLS, avión sanitario de la provincia de Santa Cruz, debía estar allí para embarcar en forma inmediata a Ayelén y sin demoras partir de allí con rumbo a Capital Federal. Grande fue la sorpresa y mayor la desesperación cuando los integrantes de la acongojada comitiva que llevaba a la pequeña advirtieron que la máquina no había llegado.

    Llantos, corridas, llamadas telefónicas, gente del aeropuerto que quería ayudar y no podía, desesperación y desesperanzas se apropiaron de quienes rodeaban a la niña adormecida sobre la camilla de la ambulancia que detenida en el playón de embarque esperó en vano que el Cessna llegara, porque nunca llegó.

    A las 02:55, es decir casi tres horas después de lo previsto, comenzó a tomar pista una máquina de la empresa AERORUTAS SA que había sido despachado en alquiler por la provincia de Santa Cruz para sustituir la ausencia del avión oficial, adquirido especialmente a costa de los contribuyentes, para este tipo de emergencias.

    La máquina, mucho más pequeña y sin infraestructura médica adecuada, se acercó a la ambulancia que estaba estacionada y rápidamente tendió la escalerilla por donde descendió un médico y un asistente.

    Luego de cruzar algunas palabras con el Dr Gil, interiorizarse de cómo era la gravedad de la paciente y establecer algunas pautas para iniciar la evacuación, ante la falta de aparatología básica para la atención de Ayelén en vuelo, como equipos de monitoreos y oxígeno, decidieron equipar al avión con los precarios medios que traía la ambulancia.

    Precisamente en esos momentos la pequeña Ayelén comenzó a agravar su cuadro de salud y empezó a tener convulsiones. La desesperación que cundió por aquellos momentos fue total; tanto el Dr Gil como el médico recién arribado y los asistentes que se encontraban allí comenzaron a maniobrar para sacar a la niña de la crisis pero a pesar de los esfuerzos Ayelén murió de un paro cardiorrespiratorio en medio de una desolada pista de aterrizaje y al desamparo de la fría noche patagónica.

    Ese mismo jueves el avión sanitario de Santa Cruz en su versión “ejecutiva” se encontraba estacionado en el aeropuerto de Córdoba capital con su dotación completa, hasta donde se había trasladado el gobernador Néstor Kirchner y su esposa Cristina Fernández para participar del llamado Grupo Calafate en la localidad de Tanti.

    Cabe recordar que cuando se hizo la denuncia, el Juez Lozada, yerno de la Dra Alicia Kirchner no falló sobre el suceso en sí, sino que por el contrario reconoció la habilidad del Gobernador de disponer de la máquina a su buen entender y criterio

    Allí en Tanti el Gobernador de Santa Cruz que había sido reelecto en mayo de ese año, discutía acaloradamente con su amigo Eduardo Duhalde, según lo registran las crónicas de la época, porque el bonaerense había encargado la campaña electoral a la agencia publicitaria Duda Mendonca de Brasil; y en una parte de su crónica el diario Clarín del día 27 de agosto del 99 decía “… el candidato presidencial, estaba acompañado en la cabecera de la mesa por Cristina Kirchner; también estaban en esa mesa las tres cabezas visibles de la posición circunstancialmente enfrentada con la de Kirchner: el coordinador del grupo y tesorero de la campaña duhaldista Alberto Fernández, Alberto Iribarne y Jorge Argüello.Se dice que Kirchner estaba especialmente molesto después de leer un suelto aparecido en el diario El Día de La Plata, con declaraciones atribuidas a un hombre del entorno de Duhalde. Allí se califica a Kirchner de tarado, por pretender discusiones ideológicas en este momento, y se lo acusa de estar preparando su pase al Frepaso si el PJ pierde en octubre .”

    Mientras ello ocurría en Córdoba, en Santa Cruz una niña había muerto por falta de asistencia dado que el avión que podría haberle salvado la vida estaba esperando que el matrimonio Kirchner pudiera resolver los problemas partidarios que por aquellos momentos era lo que más les preocupaba.

    Y como si eso fuera poco la empresa AERORUTAS S.A. que la provincia contrató en aquella oportunidad llegó 3 horas tarde y sin equipamiento para rescatar a la niña, que finalmente falleció.

    Esta es la historia de aquella pasión que sienten Jaime y Kirchner por la empresa de taxis aéreos AERORUTAS S.A., una firma que no es desconocida para los pingüinos y que 10 años después sigue vinculada a Ricardo Jaime como administradora de la máquina Lear Jet 31A con matrícula norteamericana N786YA, por la cual hoy el ex funcionario de Transporte enfrenta un problema judicial. (Agencia OPI Santa Cruz)

    33 Comentarios

    Dejar una respuesta