Publicado el: 28, Jul, 2009

“Se fue calladito pero bien forrado”


José Martín Álvarez ex Jefe de Gabinete de Cotillo
28/07 – 09:00 – Con esta breve frase una alta fuente de la Municipalidad de Caleta Olivia describió la reciente salida del cargo del Jefe de Gabinete Municipal como el mayor costo del Intendente Cotillo ante la pérdida de las elecciones legislativas en manos de la Concertación. Una investigación realizada por El Santo en su recorrida por la zona norte, da cuenta de cómo el Sr. José Martín Álvarez incrementó su patrimonio personal de manera inexplicable.

De acuerdo a fuentes consultadas en Caleta Olivia que conocen al Sr. José Martín Álvarez desde chico, señalan que cuando su padre falleció, la grave enfermedad que padecía se llevó todo su patrimonio en gastos de tratamiento médico, dicen que “Pepo”, como lo llaman en su entorno, hasta principios del 2004, para ganarse la vida, por las tardes repartía verdura en las verdulerías locales; las mismas eran cosechaba por su suegro (ex Diputado Provincial) en una chacra de su propiedad. Además daba clases como docente en la universidad. Un alto funcionario de la comuna le confió a El Santo que por aquel entonces Álvarez tenía su casa a medio construir en el barrio “Altos del Golfo” donde vive el actual Intendente. Allí había quedado parada la construcción, a la altura del encadenado.

Cuando el Escribano Fernando Cotillo ganó las elecciones, su suegro, Juan Carlos Echeverría, que era uno de los principales integrantes de la mesa chica de la agrupación Scalabrini Ortiz que llevó a Cotillo a la Intendencia, decía a boca de jarro ante los ofrecimientos de cargos que él no quería nada, pero no dudó en acomodar a su yerno “Pepo” y a su hijo Hugo en Secretarías claves y estratégicas de la Municipalidad, fue allí donde tanto “Pepo” como Hugo dieron el per saltun al éxito empresarial.

Su hijo Hugo Echeverría hoy es Gerente de la empresa Oil M&S de Cristóbal López y en ese entonces fue nombrado en Sec. De Obras Públicas; su yerno “Pepo” Jefe de Gabinete.

Con recursos frescos que llovían de Nación a mano llena y la falta de controles por parte del Consejo Deliberante y en el furor del Ejecutivo por apoyar a los emprendedores locales (nuevos empresarios) se formó la empresa CAM (Cotillo, Álvarez y Morón, los tres funcionarios municipales) que comenzó prestando servicios a la empresa estatal Servicios Públicos Sociedad del Estado con jugosos contratos, aprovechando la inmejorable oportunidad que daba la emergencia sanitaria declarada por el Consejo Deliberante, debido a los derrames de líquidos cloacales que inundaban la ciudad.

Luego se dedicaron de lleno a la actividad petrolera; fue allí donde muchos advirtieron que comenzaron a aparecer como por arte de magia, camiones, tanques de cargas líquidas y lujosas camionetas Toyota 0km. Fue precisamente en un vehículo de estos que al poco tiempo un escandaloso accidente de tránsito puso en las primeras planas de los diarios al empleado municipal Juan Carlos Bianchi que en lugar de cumplir horario de trabajo en el municipio, trabajaba como chofer de la empresa de Álvarez y fue precisamente en esta función cuando se accidentó viajando a Puerto Madryn a buscar otra nueva adquisición del “Pepo and company” como lo nombran algunos vecinos al ex funcionario renunciante.

De acuerdo a los testimonios de sus conocidos, los negocios de “Pepo” fueron viento en popa, terminó su casa en Altos del Golfo (Bº Residencial), le regaló un coche a su mujer y comenzó con una vida acomodada, contaba una vecina, mientras se hacían denuncias públicas que involucraban al Jefe de Gabinete por el manejo irregular de dinero que se utilizó en la administración de la empresa de colectivos “Urbano” que tenía bajo su órbita cuando ésta era municipal, fue entonces cuando el Diputado Nacional Juan Acuña Kunz le radicó una denuncia penal por enriquecimiento ilícito haciéndose eco de las manifestaciones públicas y de la empresa que éste integraba, pero luego la misma fue desestimada por el Juez.

Luego de los últimos resultados electorales, como corresponde, todos los funcionarios presentaron la renuncia al Intendente y entre ellos el Jefe de Gabinete Martín Álvarez, confiado en que contaba con el apoyo de su socio y amigo Fernando Cotillo para continuar en el cargo, pero no tuvo el respaldo esperado. En una reunión llevada a cabo en el CADACE, ante la pregunta ¿Qué vamos a hacer con el jefe de Gabinete?, Álvarez miró al intendente esperando su apoyo, pero Cotillo solo se encogió de hombros a modo de despedida, fue así que José Martín “Pepo” Álvarez abandonó el municipio y aquí me permito una digresión: se fue calladito pero bien forrado; toda una postal de cómo se abandona la función pública sin dar explicaciones y lo que es peor sin que nadie se las reclame. (El Santo para OPI Santa Cruz)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video