Al poder se lo llevan los muertos

Al poder se lo llevan los muertos

20
3
Compartir

Lo que le toca transitar hoy al Gobernador Colombi de Corrientes, es, con algunas diferencias metodológicas, lo que les toca sufrir a todos aquellos que han desarrollado un poder exacerbado, no son concientes de sus debilidades estructurales y creen que la impunidad les durará toda la vida.

Como el dinero, la impunidad muchas veces se pierde y cuando eso pasa todos los castillos de naipes que se puedan haber edificado desde el poder, se derrumban arrastrando con ellos a los hacedores, a los mentores y a los ideólogos de esa burbuja que los contiene.

El general ese derrumbe no viene de la mano de una gran investigación judicial, ni de la perspicacia de un gran investigador que logra jaquear a los capos del poder a veces feudal; por el contrario, viene atado – generalmente – a una muerte, y en general esas muertes sueles ser de ignotas personas, pero finalmente es el punto de inflexión que descalabra la vida del poderoso, que a veces ni está enterado de las recetas que aplican sus dirigidos en el entorno.

Podríamos ilustrar con varios hechos paradigmáticos cómo se le acabó el poder a grandes señores feudales o a capos-mafias de empresas asociada al dinero público y haciendo un poco de memoria recordamos el caso María Soledad, “equivocación” en una noche de jolgorio de los “hijos del poder” que le costó perder la eternización de los Saadi en Corrientes; el Caso Cabezas, donde la muerte de un fotógrafo derrumbó un imperio mafioso que terminó por cambiar el pelaje luego de la desaparición física (no digo muerte por las dudas que me acechan) del Padrino Yabrán; el crimen de las jóvenes Leila Bashier Nazer y Patricia Villalba en Santiago del Estero terminó con la dinastía de los Juarez; Fuentealba con su muerte desenmascaró a Sobich en Neuquén, Kosteky y Santillán se llevaron puestos a Duhalde y más acá el caso Sayago preludió la escapada silenciosa del Gobernador Sergio Acevedo.

Es decir, que aunque algunos hechos de los nombrados sean incomparables entre sí por el contexto en el que ocurrieron, el fundamento de la muerte es el mismo: excesos, impunidad y encubrimiento; sin embargo siempre hay un momento en que los factores ponderables fallan y en ahí cuando por un golpe mal dado de parte de algún guardaespaldas, una noche de desenfreno de los “hijos del poder” que termina con alguna sobredosis o alguna demostración de fuerza que se transforma en cadáver, en cuestión de horas el poder que parecía omnímodo virtualmente desaparece y las consecuencias no se hacen esperar.

Por eso hoy en Corrientes Arturo Colombi enfrenta una situación que no solo lo hará defeccionar de la política, sino que además lo puede llevar a perder mucha plata y hasta su libertad.

El cadáver de González Moreno, el periodista correntino, no se fue solo; a su lado buscan ubicación las esperanzas y ambiciones políticas de muchos allegados al poder que urdieron su muerte y no les importó ser “cuidadosos” porque la impunidad estaba garantizada; hasta hoy.

Los medios de comunicación, los sistemas que interactúan en la aldea global pusieron el nombre del joven fallecido y el de toda la estratósfera del poder correntino, en miles de lugares en el mismo minuto; y de esa manera, la impunidad, que precisamente se vale del ocultamiento para resultar efectiva, perdió su cobertura natural y hoy todo el país debate sobre los oscuros intereses que mataron a Moreno y comienza la caída política del grupo gubernamental.

Será que de ahora en más los que se creen “poderosos” deberán prevenirse también de sus entornos, que muchas veces, imbuidos del mismo espíritu soberbio e impune de quienes los mandan, creen que pueden hacer de todo, sin pagar las consecuencias.

Sin embargo para que este cambio de impunidad por justicia sea real y efectivo, hace falta que haya jueces probos y decididos a interpretar la realidad de lo que nos está pasando como país y corten su obsecuencia con el poder que deben investigar. Cuando se logre este cambio, el poder en nuestro país no será un cheque en blanco para nadie y la impunidad tenderá a desaparecer, como el destino de sus cultores.

3 Comentarios

  1. La fuerza para que esto cambie está en NOSOTROS, en la medida que sigamos esperando o manifestándonos uno por acá, otro por allá (digo esto con todo respeto porque quienes se están manifestando son familias y vecinos con mucho dolor) no solucionamos nada y a nuestro gobierno NO LE INTERESA EN LO MÁS MÍNIMO, por el contrario sigue buscando más corruptos para acomodar en la justicia (entre otros tantos lugares), ya se le terminó la familia con el Calafate.

    Empecemos a TRABAJAR, desde nuestro barrio, desde la comisión de futbol, de basquet o de lo que sea, empecemos a JUNTARNOS y GENERAR TRABAJOS PARA BENEFICIO DE NUESTRA SOCIEDAD.

    ACLARO: cuando digo juntarnos NO DIGO NI COMITE NI UNIDAD BÁSICA, porque sres. peronistas (de los que se dicen auténticos por la justicia social y demás……..)y sres. radicales SÓLO SE LOS VE CALENTITOS REUNIDOS EN SUS BUNKERS haciendo NADA, siempre deliberandoooooooooo y no se les cae ni una idea, ni menos un TRABAJO (sí algunos puestos siempre hay a la vuelta).

    Creo que ya es hora de hacer política de otra forma, PODEMOS!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! POR NUESTROS HIJOS, POR NUESTROS NIETOS………………………no dejemos que los destruyan más con la droga, con la ignorancia que predican con esta educación trucha que les imponen…….cuanto más ignorantes…………….

  2. Cuanta razón tenés Juanita,…cuanta razón…
    Va un aporte, una idea.
    Si nos damos cuenta o consideramos que estamos siempre haciendo Política, cuando nos juntamos mas de dos o tres, despuntando el vicio, charlando los problemas, sugiero intentar centrar la atención como mínimo en uno de ellos y tratemos de buscarle/s una solución concensuada o por mayoría.
    Luego cada integrante, dentro de sus posibilidades, ver que pasa en otros grupos o reuniones con el tema y la solución.
    Mas o menos como considerarnos en permante estado de asamblea, yendo mas alla de la crítica y el llanto. Con un poco de concenso con ideas concretas se puede ir a los detentores del poder para exigirles, o mejor, dado el caso, solucionar los temas que podamos sin ellos.

  3. si hubiera leyes mas justa esto no estaria pasando, por ejemplo :
    — los violadores en menos de un año los detenes rodeando de nuevo
    –los que te asalta permanecen 48 hs dentro de la carcel y salen como si nada
    –los que matan le dan diez años manos menos,si es buen a conducta en menos lo tenes afuera ahora digo por que es asi no se dan los jueces cuenta que un violador te marca para toda la vida, el que te roba te vuelve a robar
    y el que te mata ya tiene instinto a asesino, eso no es normal.

    yo haria lo siguiente capas que es escalofriante pero asi van a dejar de joder a la vida de los demas
    –violador –le cortaria su miembro–
    –el que roba le cortaria la manos–
    –el que mata le daria pertetua por mas que tenga buen corportamiento–o silla electrica– por que encima le estamos dando de comer,

Dejar una respuesta