Publicado el: 30, Nov, 2009

Isolux Corsán cobró 167 millones de dólares en lo que va del año


El ingreso al predio de Isolux Corsán - Foto: OPI Santa Cruz
30/11 – 19:30 – De acuerdo a la documentación registrada en la Secretaría de Hacienda y Finanzas la empresa encargada de la construcción de la mega usina en la cuenca carbonífera lleva cobrado 167 millones y el año próximo recibiría 91 millones más. La obra está acusada de sobrevaluación y a pesar del enorme caudal de capital asignado durante el 2009 las obras civiles de Isolux aún no han comenzado.

De acuerdo a la Resolución Conjunta 237/2009 y 63/2009 de fecha 21 de septiembre de 2009 de la Secretaría de Hacienda y Secretaría de Finanzas, la empresa Isolux Corsán encargada de la construcción de la termousina de Río Turbio recibió la suma de 167 millones de dólares o su equivalente en pesos, algo así como $ 638.000.000,00.

Las críticas que se levantan alrededor de la obra, además del impacto ambiental, es el sobreprecio, tanto de la obra en si como de los insumos y las fuentes consultadas aseguran que si bien este dinero ya fue drenado a las arcas de la empresa, la obra está en su etapa primaria y para algunos observadores de la cuenca no se condice la inversión con los avances que se muestran, pues aún no han comenzado las obras civiles de la mega usina.

Sin embargo en el informe que elaboró Greenpeace sobre los montos que se van a erogar el año próximo, se remarca que Isolux cobrará 91 millones de dólares, algo así como 349 millones de pesos cuyos datos y aportes se distribuyen de la siguiente forma:
Los pagos que se están realizando durante este año totalizan 167 millones de dólares

Por su parte la Asamblea Ambiental Ciudadana ha criticado enfáticamente algunas aclaraciones vertidas por la empresa Islux Corsán en medios de la provincia y en otros nacionales donde se señala una serie de falacias en la que incurre la constructora en el afán de justificar los costos presupuestados.

Así por ejemplo se mientras apunta que Isolux dice que la obra no esta sobrevaluada, aduciendo que el promedio mundial del costo de Megavatio (MW) instalado ronda los U$ 2 millones.

El gobierno nacional convalidó un precio final de U$ 3,56 millones por cada MW para la Megausina de Río Turbio. También remarcó que el presupuesto original que era de $ 1.500 millones registró un aumento de casi el 98% y alcanzó los $ 2.962 millones al contratarse las obras, expresa la AACRG

Los ejemplos de usinas similares en el mundo, aportados ante la justicia donde se presentó una denuncia ante el Juez Federal Claudio Bonadío, fueron:

• La empresa Ventix construyó en Virginia una planta de 100 MW a razón de U$ 2,15 millones por MW instalado.

• En Colorado Springs, otra usina de 150 MW costó U$ 275 millones, es decir U$S 1,83 millones por cada MW instalado.

• La planta de lecho fluidizado de Elwood (Illinois) de 600 MW costó U$ 1.000

millones, es decir U$ 1,67 millones por MW.

• En Clark County (Kentucky), otra usina de 278 MW se pagó a razón de U$ 1,69 millones por MW instalado.

• En Montz (Louisiana), la instalación de una central de 530MW terminó costando

U$ 1.020 millones, lo cual arroja un valor por MW de U$ 1,92 millones.

Todos muy lejos de los U$ 3,56 Millones pagados a Isolux, por parte del gobierno nacional, observa la AACRG.

Otro de los puntos que se critican de la mega usina, es que mientras la empresa asegura que no utilizará agua para la generación o enfriamiento de los sistemas, el propio Estudio de Impacto Ambiental especifica que el consumo será de 900 m3/día, esto es el equivalente al 75% del consumo diario de agua potable de la ciudad capital de Río Gallegos.

La controversia continúa, especialmente porque desde la parte oficial se sostiene que el EIA se hizo y se puso a debate, mientras desde los sectores más críticos se cuestiona que la audiencia pública realizada en Río Turbio fue una farsa donde los disidentes eran silbados y abucheados con la participación de funcionarios del gobierno provincial y local.

Además nadie ha dado respuestas concretas a lo objetado en varias oportunidades sobre los 50 puntos observados al EIA que no fueron tenidos en cuenta y por el contrario las obras comenzaron sin ningún tipo de revisión o cambio en los planes originales.

La AACRG cuestiona que estos 50 puntos jamás fueron contestados y entre estas objeciones estaban interrogantes tan grandes como cuál será la ubicación del lugar de sacrificio en donde se depositarán las 1.800 toneladas de cenizas contaminadas o cómo y dónde impactarán las 24.000 toneladas de gases tóxicos que eliminarán las chimeneas. (Agencia OPI Santa Cruz)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video