Sube la tensión y crecen las advertencias en la antesala de la sesión en Diputados

    50
    3
    Compartir

    Cámara de diputados nacional
    03/12 – 11:00 – Aguad denunció que “hay amenazas” de posibles agresiones de “barras”; Pinedo fustigó a Rossi por haber acusado a la oposición de querer “desestabilizar”; asumen los legisladores y deciden la composición de las comisiones.

    Las horas previas a la sesión clave que se vivirá esta tarde en la Cámara de Diputados aparecen atravesadas por la expectativa, las duras advertencias y la tensión en aumento.
    El jefe del bloque de la UCR en la Cámara baja, Oscar Aguad, denunció que existen “amenazas” respecto de posibles agresiones.

    “Hay amenaza de que vamos a ser agredidos por las barras”, señaló Aguad en declaraciones a radio 10. Aludió así a los grupos kirchneristas que seguirán la crucial sesión preparatoria desde los balcones.

    Por su parte, el jefe de la bancada de Pro, Federico Pinedo, defendió el reclamo opositor por la mayoría en las comisiones y apuntó contra Agustín Rossi por haber denunciado que con ese reclamo los diputados antikirchneristas pretenden “desestabilizar” al Gobierno.

    “Vamos a reconocer que si el oficialismo tiene la primera minoría le corresponde la presidencia. Vamos a respetar eso”, comenzó Pinedo en referencia al acuerdo para que el kirchnerista Eduardo Fellner (Jujuy) siga al frente de la Cámara baja.

    Enseguida completó: “Pero corresponde que la segunda minoría tenga la vicepresidencia primera y para ese lugar proponemos a Ricardo Alfonsín, un hombre indiscutiblemente serio y democrático. Que frente a eso, Rossi venga a decir que la oposición quiere desestabilizar me parece un disparate y una falta de respeto”, se quejó.
    Ayer, el actual presidente de la Cámara, el jujeño Eduardo Fellner, que retendrá el cargo, autorizó el ingreso de decenas de militantes de la agrupación La Cámpora y de sectores sociales afines al Gobierno para copar las galerías y palcos.
    Esta tarde asumirán los 127 diputados electos el 28 de junio pasado, entre ellos, Néstor Kirchner. Además, se elegirá al presidente y los vicepresidentes del cuerpo y se definirá la composición de las comisiones.

    El oficialismo y la oposición no pudieron llegar a un acuerdo previo, por lo que se espera una batalla reñida y una pelea voto a voto para definir esas cuestiones elementales para el control de la Cámara a partir del 10 de diciembre.

    Urgida por demostrar a la sociedad un gesto de cambio tras la derrota electoral del kirchnerismo, la oposición reclama para sí las tres vicepresidencias del cuerpo, como también la mayoría en la integración de todas las comisiones legislativas. Para el kirchnerismo, esa petición es inaceptable y acusa a la oposición de intentar desestabilizar al Gobierno.

    Apoyo de última hora. Si bien anoche no contaba con la mayoría para imponerse sobre la oposición, el oficialismo recibió un guiño sorpresivo de un sector del PJ disidente, aquel que integran los diputados Graciela Camaño, Marcelo López Arias, Juan José Alvarez y los chubutenses Manuel Morejón y Oscar Currilén, que responden al gobernador Mario Das Neves.
    Estos seis diputados aceptan que el oficialismo domine las llamadas comisiones de gestión (como la estratégica Presupuesto y Hacienda) y proponen que la oposición tenga mayoría en las comisiones de contralor. Así, estos diputados se desmarcan del resto de la oposición y podrían ser clave en el haber oficialista; de hecho, ayer se vio al gobernador Mario Das Neves en encumbrados despachos de la Casa Rosada.
    Pese a esta fuga, la oposición repasa sus números y se muestra confiada: asevera contar con una mayoría cuyo piso no es inferior a los 138 votos.

    Tres escenarios. Hay tres posibles hipótesis de conflicto que podrían desencadenarse una vez que los 127 diputados juren su cargo y se proceda a la elección de autoridades del cuerpo. Un primer escenario es que el oficialismo finalmente obtenga la mayoría y garantice para sí la presidencia y la vicepresidencia primera, como también su dominio en las comisiones.

    Un segundo escenario es que el oficialismo no alcance la mayoría; en ese caso, la oposición reclamará que se vote la composición de cada una de las comisiones para imponer su dominio. El oficialismo acusará a los opositores de desestabilizadores y, en el peor de los casos, temen los opositores, hasta podría provocar la caída de la sesión, que estará en manos de Lidia “Pinky” Satragno. Según el kirchnerismo, al quedar acéfala la cámara, Fellner continuará en su cargo hasta que se convoque a una nueva sesión, tal cual lo establece el reglamento del cuerpo. (Lanación.com)

    3 Comentarios

    Dejar una respuesta