Publicado el: 9, Dic, 2009

¡Pobres ilusos si lo creen derrotado!


Si hay algo que no se puede dejar de reconocerle al matrimonio presidencial, y especialmente a Néstor Kirchner, es la rápida adaptabilidad a la coyuntura política y la búsqueda de alternativas para sostener el poder. Creer que NK está fuera de juego, que es un “muerto político”, que ensaya el retiro, que está en los estertores de su conducción, es no tener idea de con quien se enfrentan. Es totalmente cierto que el ex presidente perdió terreno por derecho propio, el consenso público es atroz, la imagen no lo acompaña, la corrupción galopante se ensaña con su entorno y la presidente hace poco o nada para menguar el impacto que esto le traerá a largo plazo (léase 2011); sin embargo creer que Kirchner fue derrotado en su ambición de poder, porque trastabilló el 28 de junio es de una inocencia tan grande como cuando se pensaba que iba a ser el “chirolita” de Duhalde.
Kirchner se repliega, pero no se resigna, Kirchner se silencia, pero no enmudece; Kirchner muta, no desaparece. La foto del último Congreso es solo una instantánea que a la oposición flácida le será muy difícil sostener coherente en los próximos meses y Kirchner (viejo sabedor de debilidades y engaños) espera el momento para dar el golpe.
El tiempo será testigo de esto que hoy decimos y creemos que antes de finalizar el 2010 NK habrá logrado atomizar la oposición (chequera mediante), dispersar a los díscolos, aislar a los que no pueda “convencer” y pelear cuerpo a cuerpo solo con un grupúsculo que le será nocivo para sus aspiraciones de conducción legislativa con la mira puesta en la presidencial del 2011.
Él lo sabe, reconoce que entre sus opositores hay tránsfugas y mercenarios que se pueden vender a la primera propuesta, caso Colombi, Fabiana Ríos, entre otros.
En tanto, algunos creen que Kirchner está muerto… precisamente son otros muertos los que hablan de enterrarlo, como Cobos (asesorado y operado por el innombrable de Coti Nosiglia) o Felipe Solá, un acomodaticio que ya probó su inutilidad en la gestión; Macri que representa el capitalismo que te come crudo o De Narvaez que es el Fort de la política argentina.
No hay carisma, no hay propuestas, no hay hombres nuevos y todos se mueven alrededor de conciencias oscuras; y estos, precisamente, ¡creen que Kirchner está muerto!.

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video