Caso Pomar: La familia que estuvo 24 días desaparecida

    37
    5
    Compartir

    La Familia Pomar - Foto:
    09/12 – 10:00 – La fiscal determinó que los estudios se realizarán en la Morgue judicial de Lomas de Zamora. La suegra de Fernando Pomar pidió que se “investigue la tardanza para hallar los cuerpos”.

    El misterio se develó tras 24 días. La familia Pomar, más buscada del país en el último tiempo fue hallada muerta, a raíz de un accidente automovilístico, a 20 metros de la ruta 31 y a 40 kilómetros de Pergamino.

    Ahora, este miércoles empieza la segunda etapa de la investigación. Durante el transcurso del día se llevarán a cabo las autopsias a los cuerpos de Fernando Pomar, Gabriela Viagrán y sus hijas María del Pilar y Candelaria, quienes desparecieron el 14 de noviembre pasado y este martes fueron encontrados sin vida. En tanto, personal policial y de Bomberos trabajan en el lugar donde fueron hallados el auto y los cuerpos.

    En contacto con Radio 2, el bombero Alberto Morandini, manifestó que en ese tramo la ruta 31 está en estado de deterioro. “Se trata de una curva pronunciada donde ya hubo varios accidentes. Es probable que el auto haya mordido la banquina o alguien los encerró y por eso el vehículo se fue para dentro de la curva”.

    La fiscal de Pergamino Karina Pollice y la procuradora general, María del Carmen Falbo, dispusieron que los cuerpos sean llevados a la Morgue Judicial de Lomas de Zamora para confirmar si, como se cree, fallecieron el mismo día en que desaparecieron, producto de un accidente. En tanto, se estima que este miércoles estarán los resultados de las autopsias de los cuatro integrantes de la familia Pomar.

    Se espera que sus resultados permitan develar cómo y cuándo se produjeron las muertes. Una de las incógnitas, entre otras, es si murieron en el acto o sobrevivieron un tiempo luego del accidente. Durante el operativo de ayer, también fueron encontrados los celulares de la pareja.

    Fernando Pomar, su esposa Gabriela Viagrán y sus dos hijas, Pilar y Candelaria, salieron de su casa de José Mármol, junto a su perra caniche toy y a bordo de un Fiat Duna Weekend rojo el 14 de noviembre rumbo a Pergamino. Iban a visitar familiares y a una entrevista laboral. Pero nunca llegaron. Desde entonces centenares de policías realizaron rastrillajes por tierra, agua y aire buscándolos.

    La hipótesis del accidente se había descartado ni bien pasaron los primeros días de búsqueda. Y se llegó a especulaciones extremas, como una drástica resolución de problemas familiares. En la investigación, además, se siguieron numerosas falsas pistas. Al final, la hipótesis más obvia (pero la menos rastreada) sería la verdadera. (CríticaDigital.com)

    5 Comentarios

    Dejar una respuesta