Fernando Cotillo, el gran simulador

    41
    27
    Compartir

    Fernando Cotillo Intendente de Caleta Olivia
    10/12 – 11:00 – Conozca cómo acciona la Municipalidad de Caleta Olivia con sus empleados a través de un sistema que se puede considerar de simulación o un fraude laboral. Esta forma de emplear gente es bastante común en muchas municipalidades de la provincia, sin embargo nadie las ha reseñado públicamente hasta el momento. OPI por medio de esta investigación documental desnuda la metodología que aplica la comuna de uno de los Intendentes favoritos del kirchnerismo en Santa Cruz y que va por su segundo mandato al frente del municipio.

    La municipalidad de Caleta Olivia tiene empleados municipales y “prestadores de servicios” que son empleados trabajando con la modalidad de monotributistas.

    El trabajador monotributista, se supone que es un trabajador independiente que presta un servicio y pactando su sueldo, el horario a trabajar de acuerdo a sus posibilidades y demás metodología de trabajo.

    La municipalidad de Caleta Olivia tiene a sus trabajadores en esa modalidad pero, en realidad, son trabajadores en “relación de dependencia encubierta”.

    ¿Que significa esto? Se les impone un sueldo, horario, que muchas veces excede las ocho horas y se realiza cobertura laboral en fines de semana y feriados sin retribución alguna, como lo es el caso de los trabajadores de la Subsecretaria de Prensa y Protocolo, entre otros.

    Este tipo de trabajo encubierto denota lo que se llama “fraude laboral”.

    Tanto el fraude como la simulación son consideradas “conductas antijurídicas” que persiguen como objetivo esencial tener un resultado similar al previsto por la ley.

    El fraude se caracteriza por ser un vicio de los actos jurídicos y quien lo ejecuta lo realiza con la mera intención de causar un daño o perjuicio a otro o a terceros, persiguiendo como objetivo eludir lo verdadero.

    Estas conductas reflejan una mera intencionalidad de parte de quienes quieren reducir costos económicos y sociales, pero en el largo plazo se ven perjudicados por las futuras acciones legales que pueden realizar los trabajadores cuando se advierten irregularidades en los contratos laborales.

    En la actualidad, existen diversas manifestaciones del fraude y la simulación, muchas veces utilizadas por quienes desean abaratar costos económicos, como el trabajo no registrado o en negro y la tercerización de servicios, tendientes a desligar la responsabilidad de los empleadores principales y directores. A la lista también podrían agregarse los contratos de pasantías y la no realización de aportes y contribuciones previsionales.

    Dichas modalidades afectarían el principio de supremacía de la realidad previsto en el artículo 14 de la Ley de Contrato de Trabajo (LCT) , el cual establece que “será nulo todo contrato por el cual las partes hayan procedido con simulación o fraude a la ley laboral, sea aparentando normas contractuales no laborales, interposición de personas o de cualquier otro medio. En tal caso, la relación quedará regida por esta ley”.

    Otra forma de simulación consiste en realizar contrataciones laborales al amparo del Monotributo; es decir, los trabajadores inscriptos en el régimen simplificado para pequeños contribuyentes prestan sus servicios a los empleadores, constituyéndose una relación laboral encubierta, siendo la misma riesgosa, ya que podrían estar expuestos a futuras denuncias laborales, fiscales y penales. Como es el caso de la Municipalidad de Caleta Olivia.

    Esta entidad gubernamental genera este tipo de relaciones laborales, con contratos que denotan una gran desprolijidad y se los revoca sin ningún aviso dejando al trabajador a la deriva de un día para el otro. También vale destacar, que los tratos no son los mejores para los trabajadores que no tienen defensa ni un sindicato que interfiera ante ellos.

    Para la Municipalidad de Caleta Olivia esta modalidad es perfecta: eluden toda responsabilidad, se desligan de pagar impuestos, imponen el trabajo que quieren, las horas que desean y se los maltrata, ya que nadie saldrá en legítima defensa de ellos. El empleado monotribustista vive con miedo en la Municipalidad, porque sabe que el mínimo error será excusa para despedirlo de su trabajo y, así tomar a otro monotributista que este expectante por su contratación y, así tener la tan anhelada “estabilidad laboral”.

    Por otra parte este tipo de contrataciones genera una rivalidad entre los empleados municipales y, los prestadores de servicios. Por lo general, se lo recarga al empleado monotributista, ya que no se les paga horas extras, ni aguinaldo ni nada por el estilo y por lo general no se queja, ya que al primer lamento se lo despide. Esto genera una tensión entre los trabajadores del Estado, dado que a unos se los recarga mas y otros trabajan, como corresponde, pero sin ninguna hora de más, a pesar de estar dentro del mismo sector.

    Las formas de comprobar este tipo de fraude es revisar los contratos que, son firmados por el intendente Fernando Cotillo y divisar el talonario de facturas del monotributista, ya que su único proveedor será la Municipalidad de Caleta Olivia.

    El contrato de la foto pertenece a un trabajador monotributista del área de Prensa y se puede observar como hay un contrato por un año (hasta el 31 de Diciembre de 2009, o sea en vigencia aun), un importe pactado, un compromiso de trabajo, un horario fijado mas los fines de semana, y finalmente la condición cuarta dice: El convenio podrá ser rescindido por la Municipalidad de Caleta Olivia en cualquier momento y sin necesidad de fundamentación alguna, debiendo en tal caso notificar a la otra parte con una antelación no menor de cinco días.

    Por lo general los avisos de rescisión de contrato no llegan y el empleado monotributista también tiene que aguantar que los pagos sean a mes vencido pero en fechas irrisorias, en el mes de Noviembre, tanto de 2008 como de 2009, los empleados prestadores de servicios suelen cobrar alrededor del 20 de Noviembre (ya vencido todo tipo de servicio a pagar por un ciudadano común) porque, por lo general dicen que no hay plata por el festival aniversario que se realiza todos los años y que genera deuda a los trabajadores. (Agencia OPI Santa Cruz)

    27 Comentarios

    Dejar una respuesta