Publicado el: 15, Dic, 2009

Carbón, Clima y Glaciares


Carbón o Glaciares - Foto: Greenpeace
15/12 – 08:30 – En la expresión “Carbón o Glaciares” Greenpeace sintetiza el costo que tienen algunas decisiones que se están llevando adelante en materia energética.

Comenzar a producir electricidad en base a carbón, como quiere hacer el Gobierno Nacional, constituye una fuerte contribución a las emisiones de gases que afectan la atmósfera y provocan el calentamiento global. Este proceso climático está poniendo en riesgo la permanencia de los glaciares, principales reservorios de agua dulce. El carbón no es una opción para ser impulsada en la situación actual y en la situación que viviremos en los próximos años; que se haya promovido y alentado su uso a mediados del siglo pasado, no le otorga racionalidad a hacerlo ahora.

En relación a la cuestión climática con frecuencia se repiten expresiones tales como que Argentina “no tiene compromisos”. Esa expresión es falsa, una gran equivocación. Lo que no tiene Argentina es un compromiso cuantificado legalmente vinculante, es decir, no tiene que cumplir una meta específica en materia de reducción de emisiones. Pero Argentina, al ser parte de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (1992) asume compromisos de reducción acorde a su Artículo 4. Luego, al ser también parte del Protocolo de Kyoto (1997) ese compromiso se repite en su artículo 10. Es decir, nuestro país, como parte de esos acuerdos, debe formular políticas de mitigación. En boca de funcionarios nacionales y políticos con distintos niveles y áreas de acción la equivocación es alarmante.

Hace pocos días hemos visto cómo un grupo de funcionarios de Santa Cruz realizaron una serie de acusaciones y calificativos carentes de sustento alguno y de absoluta falsedad hacia Greenpeace. Acusar a Greenpeace de representar “intereses económicos” y exigir con nuestras campañas sólo “a los países menos desarrollados económicamente” es una simple tontería que se desmiente fácilmente sólo con observar la enorme cantidad de información que circula sobre el trabajo de nuestra organización en todo el mundo.
Formular acusaciones falsas y agitar las banderas del bienestar del pueblo sin correspondencia con las decisiones que luego se adoptan, contribuyen muy poco a la racionalidad, credibilidad y coherencia necesarias para promover con seriedad un desarrollo sustentable y equitativo para todos. En definitiva, no es algo demasiado diferente a lo que ha venido ocurriendo en las discusiones climáticas internacionales; las acusaciones, los dobles discursos y que todo siga igual ha sido la regla hasta ahora.

Juan Carlos Villalonga
Director de Campañas
Greenpeace Argentina

La publicación de esta solicitada fue posible gracias al aporte de los más de setenta mil socios de Greenpeace en la Argentina. (Greenpeace/Agencia OPI Santa Cruz)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video