Publicado el: 3, Mar, 2010

Consulado y Embajada argentina en Perú; si necesita algo, atienden solo en Lima


Ginez Gonzalez Garcia
03/03 – 14:00 – Para realizar esta nota se conjugaron algunos aspectos interesantes. En principio las declaraciones de nuestro Embajador en Chile que anunciaba con total seguridad que no había víctimas argentinas entre los escombros y en el canal de Chile anunciaban el deceso de una connacional, que después fueron dos y tres días más tarde cinco. La ignorancia, ineficacia y desinterés, responde a un comportamiento natural de algunos diplomáticos en el exterior. En Perú lo pudimos vivenciar personalmente. El Argentino afuera de su país está desprotegido en la mayoría de los casos.

Luego del lamentable terremoto que asoló a Chile, Ginés González García, embajador argentino en el vecino país, haciendo gala de “un control absoluto de la situación” no tuvo dudas en enfrentar los micrófonos de los canales que mandaron sus cronistas al lugar del desastre y se despachó diciendo “A partir de las redes, pudimos comprobar que no hay hasta el momento reportes de ciudadanos de nuestro país entre las víctimas“.

Más adelante mostrando una suficiencia notable (típico comportamiento argentino y más aún si es funcionario) amplió sus conocimientos de la situación y dijo “las distintas redes de argentinos residentes aquí en Chile que se comunicaron haciendo cadena entre ellos vía correo electrónico o los que pudieron hacerlo vía telefónica confirman que en principio no hay víctimas reportadas entre la comunidad argentina, lo cual nosotros podemos asegurar“.

Poco menos de una hora y media después, sintonizando Televisión de Chile nos enterábamos que la señora Graciela Laikán, Argentina, casada con Ángel Sánchez, Chileno y Martina la hija de ambos, habían perecido en la tragedia. Más tarde otra víctima, en este caso una bióloga Argentina, se supo que había muerto en la Isla Fernández como consecuencia del maremoto y hoy en día son cinco los connacionales muertos o desaparecidos. En otras de sus desalineadas apariciones en pantalla (posterior a las noticias de los decesos) Ginés García confirmó que en efecto se habían producido los fallecimientos de argentinos, pero no se ruborizó por haber emitido una información sin el menor rigor de certeza ni cuidado de confirmación.

El caso Perú

Sin pretender comparar las situaciones, vamos a contar una pequeña anécdota personal que pinta de cuerpo y alma la ignorancia, ineficacia y hasta desidia de muchos empleados y funcionarios argentinos que (como Ginés) debieran trabajar seriamente en los países donde tenemos representaciones diplomáticas para atender las necesidades de todos nosotros cuando, fuera de nuestras fronteras, pasamos por algún problema que requiera la intervención inmediata de las autoridades nacionales que nos brinden cobertura y seguridad.

Nos encontrábamos haciendo turismo en Perú durante el mes de enero último, el fatídico día en que los derrumbes en el Camino del Inca sepultaron a la joven Lucía Ramallo Sarlo de 24 años e impidieron que unos 400 turistas que habían subido por tren desde Aguas Calientes hasta Machu Pichu, pudieran bajar utilizando el medio ferroviario. La montaña se había desmoronado en al menos seis tramos lo cual obligó a la evacuación por helicóptero de los turistas atrapados a más de 4.500 metros de altura. Nosotros estábamos en la localidad de Ollantaytambo, al pie de Machu Pichu y parador obligado para ascender de allí a Aguas Calientes, de la única forma posible: en tren.

La lluvia no cesaba, las inundaciones arreciaban, los ríos se desbordaban y las rutas se cortaban a cada kilómetro. Las carreteras, especialmente las que recorren las ruinas arqueológicas de Machu Pichu en el Valle Sagrado, eran sumamente peligrosas por los continuos derrumbes.

Aquella triste tarde regresamos de Ollantaytambo a Cuzco donde nos alojábamos y como todos los turistas, en general, pero los pocos argentinos que nos cruzamos en aquellos días en particular, sentíamos una carga especial de congoja por la muerte de la compatriota que aún sin conocerla, nos generaba una sensación extraña esto de morir tan lejos de la familia y en una situación tan absurda, tragedia que podría habernos tocado a cualquiera de nosotros.

Estábamos allí, siguiendo por la televisión local todas las acciones de salvamento y viendo los esfuerzos que hacían las autoridades peruanas, dentro de un caos generalizado, porque jamás les había tocado vivir aquella contingencia; para dar respuesta a los cientos de personas que estaban varadas en la altura. Algunos de los turistas decidieron descender caminando, con el peligro que ellos implicaba y otros por la edad o tras haber pasado 24 horas humedecidos, necesitaban atención médica que por aquellos momentos era una actividad muy requerida por la población víctima del desastre ambiental que se vivía en la parte Este de ese país.

Las acciones concretas de la Embajada y el Consulado Argentino en Perú, que están localizados físicamente en la ciudad de Lima ( a unos 900 kms de Cusco donde se centraba toda la actividad de rescate y asistencia) tardó tres días y medio en llegar. Hasta ese momento todo lo que hicieron desde la representación diplomática Argentina fue cruzar llamados telefónicos con las autoridades de Defensa Civil y de la Comuna de Cusco.

Por supuesto que los partes de prensa de la Embajada argentina en Perú daban cuenta de la actividad “inmediata” que estaba realizando el Embajador y el Cónsul. Esto también lo podíamos comprobar a través del canal informativo TN de Argentina, que recepcionábamos por la señal satelital en el hotel. Cualquiera que estuviera en nuestro país siguiendo por TV la información, pensaría que al minuto de conocerse la tragedia nuestra representación diplomática se había hecho cargo de la situación. No es así. Pasaron tres días y medio hasta que autoridades del consulado arribaron a Cusco y se interiorizaron de la contingencia. Toda la evacuación estuvo a cargo, dirigida y ejecutada por personal militar y de bomberos de Perú, ciertamente sobrepasada por la coyuntura.

Con la experiencia personal que tuvimos y otra más que vamos a desarrollar a continuación, comprendimos que el Cónsul argentino en Perú, solo atiende en Lima; pensando por el absurdo y luego de leer lo que sigue, concluimos que tal vez si los evacuados se hubieran trasladado a Lima, la representación diplomática hubiera podido hacer algo mucho antes…

En lo pequeño se ve la grandeza

Pocos días antes de que se produjeran los desastres en Perú, una de las personas que viajábamos en vehículo particular extravió el DNI. Estando en Cusco el plan era ingresar por Arica (Chile) luego de sobrevolar Nazca, por ello luego de realizar la correspondiente denuncia ante la Policía Turística, decidimos comunicarnos con el consulado en Lima para solicitarle un salvoconducto que nos permitiera perforar las fronteras sin problemas, especialmente la chilena, que es muy estricta en materia de documentación personal.

En primera instancia nos comunicamos con la Embajada (Lima) desde donde directamente y sin permitirnos terminar de explicarles, nos remitieron al Consulado señalando una lacónica voz masculina “esos temas no los atendemos en la embajada, señor, tiene que remitirse al consulado”. Posteriormente nos comunicamos telefónicamente con el Consultado. En este caso la persona que perdió el DNI habló con una mujer de nombre María Elena y apellido compuesto quien escuchó el relato del extravío del documento y a partir de allí se generó el siguiente diálogo entre la turista y la funcionaria:

……………………

Funcionaria: Bueno señora lo que tiene que hacer es venir a Lima y aquí nosotros le extendemos un salvoconducto para que pueda transitar.

Turista: Pero, yo estoy en Cusco (900 Kms de Lima)…

Funcionaria: Si, pero yo no puedo hacer nada… Ud tiene que venir a Lima para resolver el problema.

Turista: Pero dígame ¿No hay una delegación del consulado en Cusco o alguna dependencia gubernamental de Perú con la que tengan convenio y yo pueda retirar aquí la documentación sin tener que viajar a Lima?.

Funcionaria: No, no tenemos; la única manera es que venga personalmente acá.

Turista: me parece un despropósito que me hagan viajar 900 kms (NdR:1.800 ida y vuelta más alojamiento y demorando no menos de tres días para realizar todo el circuito) para extenderme un comprobante, cuando tengo fotocopias de mi DNI, la denuncia en Policía Turística, el papel de ingreso a Perú y otros documentos que apoyan mi identidad como carnet de conducir y tarjetas de créditos…

Funcionaria: yo la entiendo pero solo atendemos en Lima…

Turista: Sáqueme de una duda ¿Cómo hago yo para ir a Lima si no tengo dinero? (NdR: no era este el caso pero la consulta valía)

Funcionaria: bueno… lo que puede hacer es llamar a un pariente en Argentina que le envíe dinero por Wetern Union y resuelve ese problema.

Lo que le dijo la turista a continuación no lo vamos a reproducir por cuestiones de buen gusto.

El punto

Lo que acabamos de transcribir es una nimiedad, una sencilla y real “pavada” comparándolo con los verdaderos problemas que pueden (o debieran) ocupar a representaciones argentinas en el exterior, sin embargo este sencillo ejemplo de una situación vulgar y cotidiana, que merecería también una atención rápida y eficiente por parte de las autoridades del consulado, demuestran el grado de desinterés y la falta de organización que tiene la Cancillería argentina en estos aspectos tan nimios como básicos, para atender las pequeñas necesidades de cualquier compatriota en tránsito por un país vecino.

Es inentendible que un consulado como el de Lima no tenga una representación, un delegado o algún funcionario comisionado en la ciudad de Cusco, centro fundamental del turismo en Perú, un lugar donde anualmente pasan más de 2 millones de turistas, donde concurren miles de argentinos y a quienes no les pueden resolver ni siquiera una simple pérdida de documento, que solo amerita la expedición de un salvoconducto, es decir, un papel protocolizado del Consulado donde se consignan todas las formalidades que avalan que esa persona es ciudadana Argentina. ¿Es normal y lógico que a una persona se le pida hacer 1.800 kms y obligarlo a que se aloje por uno o dos días en Lima para extenderle un permiso consular que se puede resolver con el uso de las nuevas tecnologías, sin tener en cuenta si esa persona puede o no, o está en condiciones económicas de enfrentar el gasto?; este es el punto.

Obviamente que esto último que referimos es solo una anécdota de una situación vivida días antes del desastre en Machu Pichu. Pero, paradójicamente, fue el preludio de un comportamiento similar que tuvo nuestro consultado en Perú cuando ocurrió el desastre. Tardaron tres días y medio para hacerse cargo de la situación de necesidad de los compatriotas (incluyendo la joven fallecida) que estuvieron en emergencia en Cusco.

Por eso no debe sorprendernos la actitud de ignorancia de Ginés González García en chile. Lo lamentable de todo es que esos funcionarios están puestos allí para asistir a los Argentinos que somos quienes con nuestros impuestos contribuimos a que cobren elevadísimos sueldos en dólares y viáticos que ni siquiera el recibo de haberes de la presidente podría mostrar sin ponerse colorada. (Agencia OPI Santa Cruz)

Dejar un comentario



Mostrando 7 Comentarios
Publica tu comentario
  1. pablo dice:

    Es cuanto menos interesante el desarrollo de la información: ¿qué parte de: “en Principio” y “hasta el momento” en las aseveraciones del embajador, no se entienden en la frase completa?

    Tanto les preocupa una muerte Argentina en el extranjero? O será que hay que buscar un motivo para Darle siempre al Gobierno nacional, en este caso por intermedio del Embajador en Chile?

    Lo de la turista, es totalmente comprensible, cómo así también debiera ser el hecho de que las embajadas atienden en las capitales de otros países del mundo y consulados, bueh, hay muy pocos y en cuidades de relativa importancia.

    Un ejemplo: Senegal no tiene Embajadas ni consulados en Argentina y todos aquellos ciudadanos Senegaleses que necesiten realizar trámites relacionados con pasaportes, identidad y cosas por el estilo deben remitirse al Consulado que dicho país tiene en Brasil. Conste, la mayoría de los Senegaleses que habitan en Argentina, viven en Bs. As.

    Ya sé por donde viene la objeción: ” este obsecuente KK, nos compara con Senegal”. Bien miremos ese primer mundo que tanto os gusta a los Republicanos Texanos santacruceños (aclaro soy santacruceño también). Estados Unidos Tiene la embajada en Buenos Aires y no posee ningún Consulado a lo largo y ancho del país, Opa, Estados unidos, primer mundo, País que exporta Turistas para El Kalafate (como gusta llamar a los comentaristas de la Opi) para los Esteros del Iberá, bueh, para cuanto lugar turístico hay en el país. los datos los pueden chequear acá http://www.embajada-consulado.com/embajadas-consulados-estados-unidos.html

    En fin, por otra parte y cito a Raúl Alfonsín ” a Vos no te va tan mal gordito, eh” -no sé si serás gordito, ni si te va tan bien, pero unas vacas en Perú y al machu pichu, je) Sos del medio Pelo que se puede ir de vacaciones en dólares y se queja de la inflación? coherencia, che, un poquito. (seguro que te viniste gratarola en el charter puesto por el Estado Nacional, pero claro, a pesar de a ineficiencia eso no lo podés decir, no?)

    • Muy buena operación Pablo, pero te falta calle para conseguir un buen objetivo en tu propósito. Además, ser un operador anónimo te desacredita como tal y ni siquiera te da la entidad de chamuyero. Claro está que nadie pretende que un una representación diplomática tenga representaciones en cada humedal que haya a lo largo y ancho de un pais. Existe algo que se llama “sentido común” y en el caso de los organismos de este tipo “organización institucional”. Dentro de ello se debe recurrir al criterio de pensar (al menos por una vez) que un país como Perú donde tiene dos polos turísticos principales ubicados en Cusco y Lima y de ellos Cusco es el más importante (por ello señalé el importane flujo de turistas anuales) no es para romperse la cabeza pensar que la actividad consular se hace más eficiente y se asiste mejor al conciudadano acercándole el trámite al tipo y no pretendiendo que éste se ccruce el país para que le extiendan un simple papel. Habrá trámites que así lo ameriten, en este caso no.
      Ah, te preocupa que haya ido a Perú. Si fui por mis propios medios y gracias a mi esfuerzo, para eso trabajo duro todo el año. Tal vez si me dedicara a defender a un patrón como hacés vos en una de esas me sería más fácil, pero claro…. no sería yo, sería un servil … Grs. R.L.

  2. Repodrido dice:

    Che OPi no le des bola a ese lupinero que rompe las pelotas. La nota está barbara y es verdad son funcionarios KK y eso no va a cambiar. Gines el sucio este tiene que ir a bañarse y afeitarse antes de aparecer en tv. Una verguenza los funcioanrios que nos representan. Este Pablo debe ser uno del FPVS que acaricia el muñeco de Néstor ¿Que duda cabeeee????.

  3. CLARK KEN dice:

    EN VEZ DE PELEARSE DISCUTAN LO DE FONDO: NO HAY FUNCIONARIOS DE CARRERAS Y TODOS VAN A LAS EMBAJADAS PORQUE COBRAN CIFRAS ASTRONOMICAS EN DOLARES COMO LO DICE LA NOTA. SON CHORROS Y LO QUE MENOS LES PREOCUPA ES LA CALIDAD INSTITUCIONAL. POR ESO CHILE NOS LLEVA TANTOS AÑOS DE VENTAJA, SON MAS SERIOS.

  4. RaRito dice:

    Coincido con la nota son IMPRESENTABLES y solo basta mirarlo a Garcia noo?? UNo de los turistas que llego de Peru dijo al bajar del avion que efectivamente las autoridades argentinas tardaron 4 dias antes de tomar contacto con ellos……… QUE DESASTRE que mal estamos no?/////////////////////////

  5. lucas dice:

    estuve viendo en estos dias los medios de chilenos, son sumamente imparciales y encaran esta dificil situacion que les toca vivir a su pueblo con suma responsabilidad. Mientras tanto en opi santa cruz hablan de chile tambien. Pero con suma irresponsabilidad sin emitir palabras sentidas de solidaridad y hermandad, hablando mal de los politicos, puteando a los embajadores, como siempre… Hagamos una nueva ley de medios que sensure a opi jajajja

  6. serpatagonia dice:

    Ividentemente, lamento tal afirmación, los KK han sido productivos, nos han infectados con el viruas maldito: la agresión. Paremos un poco, tenemos un amplio vocabulario, requísimo, para desvalorizar al otro que no piensa como nosotros, por qué no usamos la elipsis, y con pocas palabras y sin agresión, conversemos y tratemos de comprender una regla de oro: PUEDE QUE EL OTRO TENGA RAZÓN, si se parte de esta premisa, los argentinos podríamos discrepar sin declararnos enemigos.

Publicidad

OPI Video