Publicado el: 3, Mar, 2010

Más de lo debido más de lo De Vido


Néstor Kirchner junto a Julio De Vido - Foto: OPI Santa Cruz
03/03 – 09:00 – Los pueblos que olvidan su pasado…
Si hay algo que caracteriza el estudio de la historia de la humanidad, más allá de cualquier tiempo y espacio, es su eficacia aleccionadora. Incluso las épocas y los acontecimientos más aberrantes han dejado, no solo una dolorosa experiencia, sino –especialmente- una enseñanza. Winston Churchill reconoció la magnitud histórica de esta pragmática reacción popular en cuanto pregonaba: los pueblos que olvidan su pasado están condenados a repetirlo. (Miguel Chazarreta)

Ahora bien: es fácilmente demostrable que las sociedades exitosas no son aquellas que han sufrido menos, las que no han atravesado tragedias o las que han cometido menos errores, no. Los países que van a la vanguardia del progreso de la humanidad son quienes han sabido sacar provecho de cada una de estas enseñanzas históricas decidiendo –por lo menos- no repetirlas. Muchos de ellos se han levantado sobre sus propios escombros, han enterrado sus muertos, se han levantado sacudiendo el polvo de sus derrotas y hoy son sociedades ejemplares, desarrolladas, progresistas, paradigmáticas.

También es dable enfatizar que las propiedades aleccionadoras tienen un destinatario predilecto: son las comunidades que han permitido, tolerado o acompañado algunas barbaries que nos avergüenzan como especie. Va de suyo que si la historia de la humanidad ha estado continuamente salpicada por atrocidades que significaron guerras, genocidios, retrocesos, decadencias, hambre y miseria pudieron explayarse solamente por gobiernos que fueron acompañados por comunidades dóciles, timoratas, maleables –cuando no- cómplices de las atrocidades de sus líderes o conductores.

No se registra en la gesta de la humanidad ningún totalitarismo, ninguna dictadura que lograra ascender, ni sostenerse en el poder sin que operara a su favor un fuerte anclaje social, como tampoco hubo ninguno de esos absolutismos que prevaleciera ni un minuto más cuando perdiera esa terrible complicidad.

El caso Argentino y los Kirchner

Los argentinos, tristemente, no podemos decir lo mismo, y si hay algo que nos caracteriza como tales y por ello no dejamos de sorprender al mundo, es nuestra tenacidad en frecuentar, una y otra vez, experiencias históricas que –por lo reiterada, sabemos- nos conducen al fracaso, a la frustración.

La diferencia entre la experiencia mundial y las de los argentinos radica en que la mayoría de los países que han atravesado este tipo de acontecimientos se hacen cargo de sus propios errores y lo argentinos, nunca; y creo que de allí deviene la reiteración. Cuesta encontrar hoy en el país a ciudadanos que se hagan cargo de haber votado por Menem, por ejemplo. Ni hablar de las razones por las cuales asumió y se sostuvo durante casi 7 años la última dictadura militar. En fin: está próximo el tiempo en que ningún argentino se haga cargo de haber sostenido el régimen más corrupto, mentiroso, hipócrita e histérico de la historia argentina: esto es el Kirchnerismo, a no dudarlo.

Lo que quiero decir con esta introducción es que los Kirchner no fueron un tornado que tomó desprevenidos a 200.000 santacruceños a partir de 1991 y a los millones de argentinos después del 2003. Los Kirchner no fueron un cataclismo telúrico, algo imprevisto que “nos sorprendió” a los santacruceños primero y a todos los argentinos, a continuación; decididamente no. Los Kirchner fueron y aún son el resultado de la explicitación y la suma de todas nuestras más recónditas villanías.

Los Kirchner jamás hubieran sido lo que son si no hubieran participado en su surgimiento, consolidación y expansión una larga cadena de iniquidades. Traición, mentira, extorsión, hipocresía, transfuguismo, impunidad, corrupción y otras perversidades equivalentes conformaron los ingredientes del caldo de cultivo donde se alojó y consolidó el gobierno más mentiroso, hipócrita, histérico y corrupto de la historia argentina. El Kirchnerismo no tenía forma de consolidarse sobre una comunidad virtuosa, con dirigentes íntegros y dignos. Los Kirchner a la política son como los hongos a la naturaleza, ambos emergen sobre la putrefacción.

El gobierno que nos merecemos

La pregunta que surge desde la sucesión de perversidades que generaron el kirchnerismo es la siguiente: ¿Valen aquí las frases de Don Leandro ALEM? El ilustre prócer radical que, comprendiendo tales peligros, ya en su tiempo nos advertía: “La libertad necesita ser conquistada y conservada por la conducta digna y perseverante del mismo pueblo, y si éste en vez de merecer o exigir con entereza gobiernos libres y honrados, se presta dócilmente a la explotación de círculos menguados o de sus gestiones personales, siempre peligrosas, tendrán el gobierno creado por su inepcia y por su cobardía; es decir, tendrán el gobierno que merezca su propia indignidad.”

¿Acaso estoy queriendo insinuar que los santacruceños nos merecimos el gobierno de los Kirchner? ¿O es que estoy pretendiendo sugerir que los argentinos nos merecemos el mismo gobierno? No; ni estoy queriendo insinuar ni pretendiendo sugerir; en este aspecto no pretendo dejar ningún margen para las dudas: LO ESTOY AFIRMANDO CON TODAS LAS LETRAS y no aspiro exhibir aquí ningún justificativo ni atenuante demagogo a favor de una comunidad o un pueblo que –mayoritariamente- ha consentido que un régimen totalitario y corrupto se haya sostenido durante casi 20 años ininterrumpidamente, como producto de esa indignidad a la que refería don Leandro.

La raíz de los males que producen la reiterada y paradójica decadencia de los argentinos reside en los propios argentinos. No hay otra manera de explicar al mundo las razones por las cuales estamos como estamos, a pesar de tener lo que tenemos para ser una potencia global. La provincia de Santa Cruz bien podría ser el botón de la muestra de lo que puede ser la Argentina y que merece ser analizada por expertos para descubrir que en las razones del retroceso santacruceño no está ajena una responsabilidad general de los mismos santacruceños.

Santa Cruz, el banco de ensayo

No hay santacruceño que no haya mensurado exactamente la conducta de los Kirchner en el ejercicio del poder cuando empezaban a visualizar la forma escandalosa en que se enriqueció la familia gobernante, los amigos y allegados al poder. No hay santacruceño que no haya sabido de la forma en que los Kirchner en un festival de créditos otorgados sin garantías vaciaron el Banco de la Provincia para entregárselo a Eskenazi. No hay santacruceño que no sepa que de su provincia se evaporaron más de 1200 millones de dólares manejados por el matrimonio gobernante en medio de mentiras oficiales y en el más absoluto de los misterios. No hay santacruceño que no haya sabido como se corrompieron y condicionaron uno a uno los poderes del Estado y sus instituciones subordinados completamente a los caprichos del poder. No hay santacruceño que no haya sido testigo de la manera infame en que dirigentes de la oposición de distinto calibre se hayan sumado a las filas del kirchnerismo. No hay santacruceño que no haya percibido que llevar de 20.000 a 55.000 los empleados públicos haría una provincia insustentable. No hay santacruceño que no haya sido una y otra vez estafado cuando votaban candidatos que –una vez elegidos- nunca asumieron sus funciones. No hay santacruceño que no reconozca, con el gobierno de los Kirchner, el incremento de la drogadicción, el alcoholismo, la violencia, la prostitución, la deserción escolar, los suicidios, la desocupación, la miseria, la timba y de tantos flagelos sociales que nos atormentan.

A pesar de ello, y siendo testigos y víctimas de tales infamias, -desde 1991 hasta el 2009- los Kirchner fueron acompañados por la mayoritaria voluntad electoral del pueblo santacruceño. Tremenda contradicción merece un estudio muy particular que, asumiendo mi incapacidad, no voy a tratar ni siquiera de insinuar.

El beneficio de la duda le cabe al pueblo argentino, es cierto; inclusive –y en menor medida- a los dirigentes extra santacruceños, que hoy pueden alegar que no sabían quienes y como eran los Kirchner en el ejercicio del poder… pero no los santacruceños.
Durante seis años el electorado del país toleraron a los Kirchner; seis años tardaron en advertir su perversidad. Nadie puede aceptar que en la tierra K hubieran tardado dos décadas en “darse cuenta” de la infamia de un modelo, sino hubiera mediado una voluntad mayoritaria en su sostén. Y cuando refiero a “voluntad mayoritaria” también hago referencia a los espacios de la oposición, especialmente a la Unión Cívica Radical –mi Partido- sin cuya contribución los Kirchner seguramente hubieran sido lo que fueron siempre, pero jamás hubieran llegado hasta donde llegaron. Al desatar los sabios anclajes constitucionales que inhibían al gobernante la posibilidad de la reelección (o la reelección indefinida) abrieron la caja de Pandora y los demonios de la ignominia gubernamental hoy se extienden a casi todo los espacios públicos del país en donde gobierne un Kirchnerista, que son casi todos los espacios.

Miente, miente, que algo quedará.

Muchos me han dicho (algunos con buenas intenciones, por cierto) que los Kirchner “fueron”; que ya está… que la termine con este mensaje recalcitrante y resentido en contra de los K y de todos los que posibilitaron su nacimiento y expansión, atendiendo –especialmente- a que en Santa Cruz voy a seguir cosechando antipatías ya que en el territorio K son muy pocos los habilitados ni siquiera para pensar en “tirar alguna piedrita” contra la familia presidencial.

Es cierto y compruebo permanentemente que quienes –por acción u omisión- en su momento han formado parte del “idiotismo útil” que forjara el poder acumulado por los K, este tipo de comentarios les provoca diversos grados de animadversiones; pues lo lamento… esa ha sido su complicidad y ha de ser su problema, pues la historia está escrita y en el momento oportuno serán referenciados. Esto, y afirmado en el concepto de no repetir la historia -afortunadamente,-será inevitable. Es que el deterioro ocasionado por los Kirchner a la provincia y al país y la brutal corrupción de la que forman parte tendrá características de fenómeno de tal magnitud que muy pronto serán objeto de estudio y nadie que a su tiempo los haya consentido podrá escapar al juicio de la historia reciente y perfectamente registrada.

Son varios los motivos que abonan mis convicciones y me estimulan a prolongar esta prédica que tiene la misma vigencia y la misma constancia que tienen los Kirchner en el poder.

En principio la expresión “los Kirchner fueron” tienen una significancia exclusivamente electoral y, en tal sentido, están acabados. Pero todavía “están”, residen en el poder real, heridos y en retirada, circunstancias que los tornan más perversos, más ansiosos y más temerarios que antes, atendiendo esencialmente a que todo lo que pretendían conseguir del poder hasta el 2016 lo procurarán lograr de acá al 2011… los plazos para su plan de saqueo han sido reducidos dramáticamente. Otro de los aspectos irreversibles tendrá relación directa con las terribles consecuencias de 20 años de latrocinio que, inevitablemente, sobrevivirán a los Kirchner y perdurarán por un largo tiempo. Los tiempos y los esfuerzos que sobrevendrán a “La époKa” serán de una prolongada reparación y como tales de enorme entrega y sacrificios.

Y la última razón es de carácter personal. Nadie que no haya soportado el aborrecimiento de los Kirchner en forma directa (e indirecta) puede describir las circunstancias sobrellevadas en dos décadas de lucha. La confrontación contra el régimen más corrupto y mentiroso de la historia santacruceña se transformó en causa y por tal hube de pagar personalmente los costos de una lucha infinitamente desigual. La infamia desatada en contra de esta pelea ha sido brutal y desproporcionada; ya no me cabe ninguna cicatriz, ni me lacera una afrenta más. Ñoqui, narcotraficante, tratante de blancas, proxeneta, violador, ladrón, mafioso y tantas acusaciones de similar calaña, lanzadas desde la clandestinidad y con alevosía tras cada uno de mis comentarios publicados fueron generando prejuicios que ponían en tela de juicio mi conducta y, con ella, parte de mi credibilidad. La sideral desventaja entre el volumen de difamación orquestado desde el poder y mi débil capacidad de respuesta fueron provocando suspicacias, operando con eficacia la máxima de Goebbles, el artífice de la propaganda nazi antijudía “Miente, miente que algo quedará”.

La mentira y la difamación son herramientas clásicas de la réplica kirchnerista frente a los cuestionamientos fundados en la verdad, en los hechos. Frente a la crítica, siempre responderán con la descalificación, llevando la discusión a las calidades del denunciante y rehuyendo el debate sobre los hechos denunciados que, invariablemente, tienen que ver con la corrupción.

En fin: he abonado esta lucha con mi solvencia y duele el hecho de haber arrastrado a los míos a una cadena de carencias. Como dice la letra de Julio Sosa en “la Cumparsita”…por eso, canto, tan triste… ¡por eso! O, tal vez mucho más adecuado, las palabras del Dr. Ricardo Balbín que en su momento pregonaba: “yo no tengo culpa de mi lenguaje… a mí me lo forjó la adversidad”.

Es por ello que no cejaré en la lucha que seguramente excederá al próximo gobierno y culminará (porque recién me sentiré satisfecho, compensado, desagraviado) cuando los Kirchner y sus socios sean enviados a la cárcel e incautadas sus riquezas mal habidas, las cuales son casi todas sus riquezas y no por una razón de venganza, sino por una cuestión de justicia.

Reitero: soy consciente que electoralmente los Kirchner “fueron” y a su máximo conductor, Néstor K, hoy no le alcanza ni para ser Concejal de Río Gallegos. Pero, desde el punto de vista institucional y a sus fines insaciables de enriquecimiento ilícito aún conservan un poder formidable.

La extorsión continúa

Para lograr estos objetivos, a partir del 28 J y aprovechando las ventajas residuales de un poder parlamentario que nunca más será es que los Kirchner han llevado sus tradicionales mecanismos de extorsión a sus límites extremos para asegurarse la vigencia de tales mecanismos hasta la finalización de su mandato. Nunca en la historia de la Nación Argentina estuvieron tan centralizados los recursos (80% para la Nación y 20% para las provincias) y, por tal circunstancia, nunca antes dependieron tanto los Estados Provinciales y las Municipalidades del país de los aportes que, solo por la gracia del matrimonio presidencial, pudieran llegar -mes a mes- desde el Poder Ejecutivo Nacional.

En el bagaje de recursos K, la subordinación política es su mayor (y única) herramienta y en estos dos últimos años –ya a la luz pública- la usarán hasta extremos vergonzantes; entonces la “ley del gallinero” (el de arriba caga al de abajo) prevalecerá en el orden conocido: El Presidente aprieta al Gobernador; el gobernador que aprieta a los Intendentes y los legisladores nacionales que son apretados de todos lados, (de su gobernador, de sus intendentes, de sus concejales, etc.,) para conseguir las leyes que hagan falta, para que –a pesar del “28 J” (derrota electoral del 28 de Junio)- el Congreso vuelva a ser “La cueva de las Manos” del Imperio K.

Y todos sabemos que si hay alguien que quiere comprar y tiene los recursos para hacerlo, siempre hay alguien dispuesto a ponerse precio. La gran diferencia entre el Kirchnerismo pre 28 J al Kirchnerismo post 28 J es que antes los K al comprar un gobernador compraban al mismo tiempo a su gente; pues ya no.

Después del 28 J los Kirchner tomaron conciencia que habría que emprender la retirada. Entonces decidieron hacerlo al estilo de la consigna que acompañó el célebre Éxodo Jujeño: “Todo lo que no puedan llevarse, quémenlo”. Es por ello que son conscientes que hoy la extorsión arriba no llega abajo. Cuando vergonzosamente apretaron al recientemente electo gobernador de la provincia de Corrientes, el radical Ricardo Colombi, obligándole a proclamar públicamente su adhesión K, los Kirchner sabían que condicionaron al gobernador y, por extensión, anhelan llegar a sus legisladores; pero sabían –al mismo tiempo- que por ello no condicionaban al pueblo de Corrientes.
Pero sabiendo que el mecanismo de extorsión ya es demasiado evidente y que más que adhesiones le genera al Poder Ejecutivo Nacional repudios cada vez más generalizados y contundentes y, por lo tanto, un perjuicio electoral irreversible, ¿por qué se insiste? Hay razones; pero la esencial es porque está en la naturaleza de los Kirchner: no saben gobernar de otra forma que no sea la de pegar con el poder en la cabeza hasta el extremo de la humillación pública. Las otras razones intentaré describirlas a continuación.

El fin de una campaña electoral de 22 años

Me cuesta registrar esto después de haber sido testigo de una dirigencia que se instaló en la intendencia de Río Gallegos el 10 de Diciembre de 1.987, y a partir de allí, han forjado una permanente campaña electoral que no abandonaron ni un solo día, y que recién terminó el 28 de Junio de 2009, fecha en la cual el pueblo de la Nación Argentina les dijo ¡Basta… no van más… hasta aquí llegaron! En efecto: a partir del 28 J llegó el momento en que los Kirchner tomaron conciencia que desde entonces toda intención electoral se torna en una aventura sin sentido. Va de suyo que admitir esto públicamente les significa una catástrofe política inmediata y total. Las expresiones que continuarán en el poder mas allá del 2011 es una simple y eficaz bravuconada destinada, en primer lugar, a mantener disciplinada a su propia tropa y, colateralmente, para que a nadie de sus esbirros se le ocurra la loca idea de sucederlos. Aquí fueron dos razones más.

Partiendo desde el hecho que a los K ya no les interesa pagar costos electorales en cada una de sus decisiones políticas, lo que sucederá en estos dos años que les quedan para entregar el poder será institucionalmente aterrador y dejará la agitación social por “la 125” como una vulgar estudiantina. Su único recurso de adhesión –la extorsión- será ejercida selectivamente sobre todo dirigente con responsabilidades institucionales, y solamente para obtener todas las ventajas posibles para su plan de retiro. Y militan tras esta obstinación dos razones totalmente pragmáticas para justificar esta estrategia y que son dables analizar. Y es trascendente evaluarlas especialmente porque justamente serán estas razones las que teñirán el accionar del matrimonio presidencial hasta que entreguen el poder, recién en Diciembre del 2011.

Con el poder que le queda (que es mucho) los Kirchner seguirán presionando a los gobernadores e intendentes de todo el país para conseguir lo que necesiten para consolidar su poder. Se podrá preguntar ¿para qué mas poder a un gobierno que electoral y políticamente está agotado? Para la familia presidencial el término “consolidar el poder” se refiere exclusivamente a términos económicos y –como siempre- a favor de su patrimonio, de sus bienes gananciales.

Los Kirchner entienden que la impunidad requerida de un porvenir que los ubica indefectiblemente en el llano estará inevitablemente sujeta a la riqueza que puedan obtener y por ello en estos dos años “irán por todo”, y –como máxima aspiración- esta decisión incluye hasta la petrolera REPSOL YPF. Para esto hay que fortalecer de cualquier manera los fondos destinados a obras públicas dirigidas a las empresas de los socios, parientes, testaferros y amigos que –llegado el momento- efectuarán “la vaquita” para “argentinizar” íntegramente esta sociedad petrolera de la que (como todo el mundo sabe) los Kirchner ya forman parte.

Condicionando el porvenir

Sintetizando: en la etapa del éxodo, el matrimonio K intentará manipular los recursos del país (sean o no sean presupuestarios) para dirigirlos en dos direcciones: La una, -como se acaba de decir- orientada a potenciar al extremo la concesión de obras públicas a favor de las empresas dirigidas por los amigos del poder, y la otra para sostener el caudal electoral que les queda, que no es otro que el clientelismo de base, enquistado en las franjas sociales sumergidos en la indigencia, el que –para conservar sus ingentes recursos- debe someterse incondicionalmente a las directivas del puntero político que los dirige.

Estando en juego la posibilidad de un acrecentamiento exponencial de su patrimonio es necesario estar atentos porque los Kirchner son insaciables y extremadamente fundamentalistas y capaces de cualquier depravación institucional, tratando –como siempre- de imponer sus criterios evadiendo el control republicano, le ley, la Constitución, el congreso, la justicia y toda crítica no correspondiente a sus intenciones. De esta forma los Kirchner echaron salvajemente de la justicia santacruceña al procurador Eduardo Sosa y se apoderaron del ahorro de los santacruceños y lo manejaron (y aún hoy) lo manejan como si fueran propios.

La última razón es un clásico argentino: condicionar hasta donde fuera posible al próximo gobierno. Pero en este caso la sucesión institucional tendrá el agravante distintivo K: el Presidente que viene, sea quien fuera, para los Kirchner será su peor enemigo. La transición sobrevendrá entonces conforme a este parámetro, espantosa, caótica, brutal… escandalosa. A esta altura de la historia… ¿Será necesario que este desventurado militante antikirchnerista santacruceño deba expresarles que para los Kirchner cualquier sucesor que no sea un Kirchner será un infame usurpador y como tal será considerado? A esta altura de la historia… ¿Habrá algún argentino tan ingenuo que se imagine a los Kirchner convocando al Presidente electo a departir sobre el futuro del país y en una reunión cordial ponerlo al tanto de los aspectos de la administración presidencial?

Las instituciones democráticas del país, en especial el Congreso de la Nación y la Justicia deben estar atentas y preparadas para reaccionar en defensa de la República y sus valores frente a las arbitrariedades que se intentarán en estos dos años, las que tendrán características canallescas. Los Kirchner, frente a un Poder Legislativo que, por primera vez en su larga historia de poder no pueden manejar a su antojo (y al no poder clausurarlo, como quisieran) pretenderán hacer todo por Decreto, pues no tendrán otra forma de obtener de cada acto institucional lo que están habituados a conseguir: más de lo debido. O dicho de una manera mas adecuada a “La ÉpoKa”: más de lo DE VIDO. (Miguel Chazarreta/OPI Santa Cruz)

Dejar un comentario



Mostrando 11 Comentarios
Publica tu comentario
  1. Damian AGUIRRE F. dice:

    Y EL LIBRO????? Jajajajaj!!! Que pasó con tu libro, Chaza??…. NADA!!! Al final sos un chanta tan chorro como los que denunciás!!! Todos saben que cobraste 250 lucas para que no se publicara…. y encima seguís castigando!! … realmente: no tenés cara!!!!
    CHORRRRRROOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  2. iván dice:

    Deplorable lo de Miguel Chazarreta. La historia se escribe todos los dias, y este paìs la ha escrito con sangre. Siempre la Uniòn Civica Radical se destaco por no tener el coraje para gobernar, en el afan de creerse la intelectualidad politica, cada vez que les toco gobernar hicieron desastre. Sino Miguel explicame como te fue durante el tiempo que estuviste como secretario en la Camara de Diputados de la Nacion, durante el gobierno del Menemato, que opinabas entonces?. Hoy sos el defensor de SAnta Cruz? La provincia estaba en default cuando el Lupo la comienza a administrar y ninguno de ustedes estaban aca para poner el hombro. Este pais se puso de pie con Peron y lo vuelve a hacer con Kirchner, entonces les sugerimos algo, o se ponen del lado de la patria o de una vez y para siempre deciden donde vivir. Solo es chachara mas chachara, nunca tuvieron calidad ni coraje para gobernar el pais.

  3. vilma dice:

    EN SAN JULIAN DICEN QUE DE VIDO VA A COMPRAR LAS TRES ESTACIONES DE SERVICIO DE LA LOCALIDAD , LO COMENTO EL PROPIO DUEÑO .

  4. RUDY dice:

    DEVIDO O MEJOR DICHO JULIO, ACA NADSIE TE QUIERE MENOS SI TE JU NTAS CON CARRILLO, QUE TRAMAN, ACA NO GANAS MAS, QUE VAS A HACER, NADIE TE APOYA CHANTA CHORRRO,
    TUS MACABROS NEGOCIOS CON LA CONSTRUCCION Y AHORA SE VIENE LA REPRESA HIDOELECTRICA
    Y LAZARO Y PELLON Y CARRILLO Y LUJAN NY ASI TE PUEDO ENUMERAR MUCHOS DE TUS AMIGOS..
    ACA EN SANTA CRUZ NADIE TE QUIERE NI TE NECESITA CHAO0OOOOOOOOOOO………JULIO………

  5. adelina dice:

    Muy buen comentario el tuyo ,Chazarreta. Y te confieso que me gustaría decirte que no tenés razón, pero es la triste realidad. Adelante! te seguimos leyendo y tratando que cada uno desde el lugar que ocupa, difundir las estrategias KK para destruir la provincia y el país.

  6. el dice:

    que buen comentario che sera verdad es para desconfiar

  7. sergio lujan dice:

    mi amigo julio, te CORDAS DSE ESPINOZA, TU AMIGO DE LA SI, Y A MI NO0 ME DISTE BOLA ME MANDASTE A CALAFATE, PERO IGUAL LA PASO BIEN, MANDALE SALUDOSW A ESPINOSA AMIGO DE CARRILLO Y TU ALCAHUETE QUE TRABAJA EN LA SIDE RETIRADO DE PA POLI……………………., TAMBIEN LAS ESCUCHas de la escuela de ´policia sos terrible asi queres gobernast5……………….

  8. AORAVOY dice:

    Hola!!!!!!!!!!! Chaza!!!!!!!!!!!!!!!! por fin apareciste!!!!!!!!!!!!!! TE ESTAMOS ESPERANDO EN EL CONCEJO DELIBERANTE DE RIO TURBIO PARA QUE VUELVAS A TRABAJAR!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Desde mayo de 2009 que no venis y seguis cobrando como monotributista un sueldito de 6000 pesos como asesor del presidente Carlos Godoy. ESCRIBIS LINDO, HABLAS MUCHO Y TRABAJAS POCO. SUERTE , SEGUI ASI, SOS UN AUTENTICO “k”

  9. Sauco dice:

    Chaza , amigo del alma , como te quiero………………

  10. serpatagonia dice:

    Sr. Miguel Chazarreta, he leído su nota, lamentablemente, tiene toda la razón. Supongo que esta nota fue escrita antes del 04/03/10, parece que la Sra. la leyó porque siguió al pie de la letra todo lo que Ud. preanuncia.

    Estimado Sr. por qué no se da una vuelta por el “Interior Porfundo”, si lo hace, no sentirá tanta soledad, por acá, en la pampa humeda, desde antes del 2008 lo veíamos venir. Espero que publique todo lo que sabe, y si le fuera posible, recurra a la justicia de la nación, ojalá que se lleve una sorpresa y alguién por fin lo escuche.

    Saludos.

  11. mariano dice:

    Señores la frase es “LOS PUEBLOS QUE OLVIDAN SU HISTORIA………………………………….” y pertenece a nuestro Nicolas Avellaneda.

Publicidad

OPI Video