Denuncian colapso ambiental ante la Justicia Federal de Comodoro Rivadavia

Denuncian colapso ambiental ante la Justicia Federal de Comodoro Rivadavia

40
0
Compartir

Momento en que los marineros presentaban la denuncia en el Juzgado Federal - Foto: OPI Chubut
04/03 – 14:00 – Marineros de Caleta Córdova, un barrio pesquero ubicado al norte de Comodoro Rivadavia (Chubut), denunciaron ayer, ante la Justicia Federal, la existencia de “un verdadero colapso ambiental”. Atribuyeron la escasez del recurso a la realización de tareas de prospección sísmica realizada por el buque Western Patriot, contratado por la petrolera Pan American Energy.

Nueve marineros de la zona norte de Comodoro Rivadavia presentaron ayer una denuncia exponiendo ante la Justicia federal que, como pescadores artesanales, necesitan que “se garantice el recurso”. Los denunciantes Daniel Alejandro Henrik; Pablo Leandro Rivera, Cristian Orlando Díaz; César Mauro Vallejos; Carlos Alberto Gutiérrez; Amadeo Luis Torres; Lucio Daniel Olivares; Edgardo Manuel Ramos y Enrique Daniel Vidal trabajan en la pesca artesanal y pidieron la intervención de la Justicia después de comprobar la desaparición del recurso y la captura de peces en descomposición.

La denuncia se realizó por la “presunta comisión de los delitos de contaminación ambiental, previsto y reprimido en el art. 55 de la ley 24.051; daños, previsto y reprimido en el art. 183 del Código Penal y violación de los deberes de funcionario público, contemplado en el art. 248 del Código Penal en orden a los hechos que seguidamente se describen”.

Al igual que lo sucedido en Santa Cruz los pescadores chubutenses argumentaron que desde el comienzo de la temporada de pesca de merluza, en el mes de septiembre de 2009, pudo observarse “una merma pronunciada y significativa en las capturas ictícolas por parte de los barcos pesqueros que componen la flota costera y artesanal”.

Expresaron que pudieron constatar que mientras lo corriente era realizar mareas en donde se capturaban cien cajones de merluza hubbsi sin mayores inconvenientes (la limitada cantidad de cajones se explica porque los barcos poseen licencias de pesca artesanal), “en la presente temporada la pesca a quedado reducida a prácticamente la nada, habiéndose realizado mareas de tan solo uno o dos cajones”. Agregaron que en el caso de la pesca costera con barcos con permiso no artesanal ha acontecido lo mismo.

Incumplimiento de los deberes

Minutos después de presentar la denuncia explicaron que la situación mereció una presentación ante Prefectura Naval Argentina, ya que no solo la merluza hubbsi había “desaparecido” del espacio marítimo del Golfo San Jorge, sino que además “los contados ejemplares que se pudieron capturar presentaban un estado de descomposición en tanto que otros estaban muertos”, lo que quedó reflejado en una exposición labrada por esa institución. Prefectura convocó a un representante de la Secretaría de Pesca de la Provincia del Chubut, quien tomó muestras de los ejemplares capturados para su análisis. Las fuentes indican que las mismas se habrían enviado a un laboratorio situado Bahía Blanca. El tiempo pasó y no se supo nada más al respecto. “Yo le presenté esto a Hugo Steconi, de Pesca de la Provincia y tampoco hizo nada”, dijo Henrik ayer.

El buque

En la denuncia que analiza la Justicia en estos momentos y a la que tuvo acceso OPI se expresa que “la metodología que se emplea para la exploración genera la muerte o descomposición de las especies ictícolas. Esto se ha comprobado en diversos caladeros del mundo. Incluso el propio Western Patriot ha sido protagonista de sucesos análogos al que motivan esta denuncia”.

Apuntaron también no se observaron en el espacio marítimo en que se efectuaron los lances, presencia de sustancias químicas o manchas de hidrocarburos, con lo que descartan que el hecho se deba a un derrame.

Y agregaron que “el estado y la forma de la descomposición que evidenciaban los ejemplares no es en absoluto frecuente ni se compadece con las situaciones que suelen observarse en el ámbito de la pesca”.

Después de hacer referencia a la situación denunciada en Caleta Olivia, de similares características, los denunciantes indicaron que “hemos podido constatar que este verdadero colapso ambiental sobre el recurso vivo más relevante de nuestro litoral marítimo, ha coincidido con las actividades de prospección hidrocarburíferas off-shore llevadas adelante en el mismo espacio marítimo por el buque Western Patriot”.

Actividad petrolera

Cabe recordar que a mediados del año pasado el buque operado por Western Geco realizó tareas en el Golfo San Jorge, por encargo de Pan American Energy.

El buque Western Patriot fue construido en Noruega en 1993, tiene 78 metros de eslora y pesa 3.685 toneladas. Fue diseñado exclusivamente para realizar trabajos de sísmica, e inició sus actividades el año pasado. Según se informó desde la empresa oportunamente, el trabajo del buque “es controlar el estudio sísmico que se iniciará con disparos a ocho millas de distancia de la costa, llegando a una extensión de 25 millas”. La embarcación cuenta con fuentes de energía que utilizan aire comprimido a fin de producir ondas de sonido en el agua y la roca debajo del mar.

Esta embarcación llevó a cabo las tareas de prospección en el Golfo San Jorge contratado por Pan American Energy LLC suc. Argentina, empresa petrolera concesionaria de los yacimientos situados en las áreas Anticlinal Grande – Cerro Dragón, ubicado en las provincias del Chubut y Santa Cruz y Cerro Tortuga, ubicado en la provincia del Chubut.

Esta actividad ha creado enorme controversias con el sector pesquero santacruceño y ahora chubutense. La empresa salió oportunamente a dar respuesta a las críticas y en el caso de Santa Cruz el estudio técnico quedó a cargo del INIDEP que, tal como publicamos en febrero, ha concluido que la ausencia de los cardúmenes no se debe a la actividad sísmica. (Agencia OPI Chubut)

No hay comentarios

Dejar una respuesta