¿Por qué no es bueno convocar a todos?

¿Por qué no es bueno convocar a todos?

32
3
Compartir

La interna Radical, aún para aquellos que no tenemos ninguna afiliación política, es vista como un tamiz de personas en un partido que, además de necesitar renovación, precisa aprender del pasado y por lo tanto, en tren de jugarle una ficha a las buenas intenciones de sus afiliados, todos los ciudadanos esperamos que esta decantación natural de la dirigencia del partido le sirva al país y al propio Radicalismo para enterrar lo peor de sí y rescatar lo más potable y promisorio.

La victoria de Alfonsín era descartada, pues Cobos es en si mismo un fracaso, adulado por algunos exitistas que creyeron ver en el vacilante Vicepresidente una alternativa posible de revivir nuevamente al viejo Radicalismo en la pelea por el 2011. Pero a Cobos no le alcanzó el dubitativo voto “no positivo” para caer en la preferencia de propios y extraños, debido a que es un traidor nato, primero de su partido de origen y luego del gobierno con quien se abroqueló en una fórmula que jamás funcionó por sus desviaciones emocionales y comportamiento pendular.

Estaba claro que Cobos por su comportamiento natural y apoyado por las caras y los nombres que estaban en juego, iba al fracaso en la interna. Poco se puede esperar del centenario sector político de la Argentina, cuando uno observa detrás de Julio Cobos, personajes como Storani, Stubrin, Moreau, Santibañez, Nosiglia (y sigue la lista), obscuros operadores de los peor que pasó en nuestro país en democracia, constructores del fracaso Radical, precursores de la caída de dos gobiernos propios (Alfonsín y De La Rúa) y perturbadores de cualquier fórmula que integren, al menos donde haya un argentino que tenga memoria.

Pero creo que el pecado original que cometió Ricardo Alfonsín, en medio del éxtasis que le produjo la victoria contundente por más del 60% sobre el sector de Cobos y Cia, fue decir “si ganamos vamos a convocar a todos”.

Es, a mi criterio una frase poco feliz y desilucionadora de aquellos votantes independientes que a veces ante tanta negación de candidatos, no sabe para dónde agarrar y al menos buscan la imagen de los más limpios, de la renovación, para ensayar con un voto de esperanza, un cambio nunca logrado en Argentina.

Con las palabras de Alfonsín a muchos se les desmoronaron las esperanzas de que algo haya cambiado en este tiempo. Si “convocar a todos” es alinearse con estos trogloditas Radicales que vaciaron de contenido al partido de Irigoyen, este “nuevo radicalismo” nació herido en un ala. La gente no quiere ver más la cara del fracaso sonriéndole desde afiches pegados en los muros, sin que todo el sufrimiento pasado por culpa de esos mismos inoperantes, amenace con reeditarse si vuelven al poder.

Los grandes partidos hoy más que nunca están bajo la lupa pública y el Radicalismo si quiere convencer en el 2011 tiene que deshacerse de los perdedores y rufianes que pusieron al país por el piso, llevando a los dos gobiernos en los que estos personajes incidieron (en algunos casos desde las sombras), a una estrepitosa caída en medio de las peores crisis que se tenga memoria.

3 Comentarios

  1. En mi opinion, Ricardo Alfonsin, no es una renovacion, sino que es mas de lo mismo, un continuacion de la hegemonia del poder conseguida por su padre dentro del partido, partido que por otro lado esta internamente corrupto, donde se pagan “derechos de piso” y “diezmos” y donde el que tenga mas dinero, tambien es el que detenta mas poder… Para una renovacion interna, hay que desplazar a los terratenientes y eso no va a suceder nunca…

  2. Para opinar de la interna radical en la Pcia. de Buenos Aires es mejor vivir en ella. Alfonsín sacó el 53% y el diputado Azcoiti, su competidor, el 47% de los votos. Quédese tranquilo, señor editorialista, Alfonsín dijo que convocaría a todos, pero su sectarismo y el de los que lo acompañan (entre los cuales hay varias lacras que prefiero no nombrar), un rejuntado de oportunista que nos lleva a un nuevo fracaso, le impiden realizar una convocatoria amplia para sacar lo mejor de la UCR. Pruebas al canto: el último fin de semana en Córdoba en ocasión de celebrarse el Congreso Nacional de la Juventud Radical adonde concurrieron mas de dos mil jóvenes de todo el país y tambien el presidente del Comité Nacional Ernesto Sanz, Diputados y Senadores Nacionales, Intendentes, Concejales, Cobos, etc., el único que faltó fue Ricardito. Estaba ocupado haciendo campaña interna en Formosa y Chaco. No alcanza con ponerse el traje del padre, el parecido físico y el parecido timbre de voz y los bigotes. Necesitamos alguien que piense por sí mismo, proyecte a largo plazo y convoque a todos, propios y extraños. No es el caso de Ricardito.

Dejar una respuesta