Publicado el: 8, Jul, 2010

Presionan al Intendente Cotillo trabajadores de otra empresa privada que demandan solución a la falta de pago


El Intendente de Caleta Olivia Fernando Cotillo junto al Ministro de Gobierno Juan Carlos Barreto - OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz
08/07 – 10:00 – Unos 200 trabajadores de la empresa Empasa se dirigieron ayer a la Municipalidad de Caleta donde se produjeron algunos incidentes con roturas de vidrios, gritos e insultos hacia el Intendente Cotillo, las operadoras petroleras y empresarios locales. En su mayoría mujeres permanecieron ocupando las combis de la empresa las cuales fueron “incautadas” por los trabajadores que reclaman los salarios adeudados y prometen medidas más duras.

Los trabajadores de la empresa Empasa, que como lo habíamos informado en nuestra nota de ayer se dirigieron al municipio luego de cortar el acceso a la base de la operadora Repsol en Cañadón Seco, localidad petrolera cercana a Caleta Olivia, ingresaron a la comuna y permanecieron allí exigiendo que el Intendente intermedie con los propietarios de Empasa para que se les paguen los salarios y además denunciaron que desde la administración de la misma les confirmaron que no podían seguir funcionando.

Las fuentes señalan que los casi 200 trabajadores están en absoluto desamparo y va creciendo la tensión social en Caleta, pues detrás de la escena se conjugan algunas actitudes de empresarios, operadoras y poder político que comienzan a generar malestar en quienes en poco menos de 72 horas se enteraron que han perdido su trabajo y extán en la calle.

Empasa es una empresa que nació al calor de los conflictos sociales, como tantas otras en zona norte y estuvo a cargo de privados, con financiamiento de las operadoras petroleras (OXy, YPF y PAE), quienes por no se sabe bien qué circunstancias, han dejado de aportar dineros para su financiamiento a la vez que los empleados denuncian que la misma ha sido vaciada a favor de una nueva empresa creada que gira bajo la razón social de SIAVE. En esta última “se está poniendo toda la plata y no sabemos bien porqué, de todos modos suponemos que es una jugada de los mismos vivos de siempre que se hacen rico con los aportes de las operadoras mientras la gente padece para cobrar un peso”, señaló Diego a nuestro cronista.

Los empleados de Empasa que hoy volvieron a instalarse frente a la base allí en Caleta Olivia, exigen al Intendente que se les de un tratamiento igualitario al que tuvieron las empleadas de Lavras y Roalne, otras dos firmas creadas al amparo de los dineros de las operadoras, para subsidiar con trabajo, la desocupación de zona norte. En este último caso y sin mediar explicación por parte del municipio, 160 empleadas que quedaron desafectadas de estas empresas privadas pasaron al municipio.

OPI advirtió que esta inusual modalidad implementada por el Intendente Cotillo de tomar personal desocupado de las empresas, generaría una ola de reclamos ante la posible desvinculación de gente de otras firmas similares caso Empasa o Fundación Olivia; esto ya está ocurriendo. (Agencia OPI Santa Cruz)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video