Publicado el: 4, Ago, 2010

Imputaron por estafa a un empresario de Puerto Madryn


10:00 – 04/08 – En el marco de una audiencia de apertura de investigación que se celebró ayer en la Oficina Judicial de Puerto Madryn, el juez penal Hernán Granda formalizó la imputación contra Jorge Almirall. Almiral es el apoderado de la empresa que loteó y vendió terrenos sobre la ruta 4 y fue imputado por “estafa, administración infiel, hurto de energía eléctrica, robo de agua potable y uso de documentos falsos en concurso real con estafa”. Los perjudicados fueron los compradores y las empresas Servicoop, Intersar y Áridos del Sur.

(OPI Chubut) – Almirall es el apoderado de la empresa que proyecta, dirige, financia y garantiza el proyecto de urbanización del loteo ubicado en la zona norte de Puerto Madryn, en los cuales los servicios se agua y electricidad se brindarían a través de conexiones clandestinas; los boletos de compra venta no estarían escriturados e inducían a error a los compradores y también existirían firmas falsificadas para obtener la regularización municipal de los inmuebles, entre otras irregularidades que se investigan.

La Fiscalía solicitó el plazo de investigación de un año, por tratarse de una causa compleja, en la cual se vendieron más de 600 lotes y la cantidad de victimas y delitos imputados es amplia. “Se debe analizar toda la documentación desde el año 2006 a la fecha, y se deben realizar pericias contables y, entre otras, caligráficas”, indicó la fiscal Marcela Pérez durante la audiencia.

La estafa

En 2006 Almirall comenzó a comercializar los lotes, ofreciendo un barrio cerrado de quintas productivas y brindando la posibilidad de poseer una vivienda tipo quinta, con todos los servicios incluidos (agua, luz, gas). Además le ofrecía a los compradores ser parte de un emprendimiento productivo de venta de avellanos que serian vendidos a una empresa multinacional e informando que dichos árboles serían regados con agua de reuso.

De esta forma y una vez realizada la venta, la operación se efectuaba a través de un boleto de compra venta donde en una de sus cláusulas exigía a los compradores ser parte de un emprendimiento productivo donde se refería indistintamente a “Unidades Funcionales”, “Consorcio de Productores de Avellanos”, “Club de Campo”, “Fideicomiso”, etc. Pero por tratarse de diferentes forma jurídicas de ser copropietario, indujo a error a los adquirentes sobre qué era realmente lo que estaban adquiriendo y a qué título. Posteriormente algunos compradores realizan escritura del lote comprado, donde surgía la venta de solamente un lote o parcela.

Facturas truchas

También a partir de la adquisición de los lotes los propietarios comenzaban a realizar pagos al consorcio en calidad de “gastos y servicios”, pero estos gastos llamaron poderosamente la atención a los investigadores, entre otros, la indicación de facturación del servicio de agua potable y agua de reuso, siendo que esta última no es cobrada por la Municipalidad y que el agua potable y la energía eléctrica no son provistas por las empresas habilitadas para su distribución, sino que se realizaron mediante conexiones irregulares y no autorizadas.

De acuerdo a las fuentes existirían irregularidades con los certificados de amojonamiento supuestamente firmados por el agrimensor, Ernesto Osvaldo Coppola Amadeo, ya que las mismas serían apócrifas o falsificadas con el objeto de obtener la regularización municipal de los inmuebles, indicaron los fiscales, ya que el agrimensor falleció en febrero de 2010 y desde diciembre del año 2008 había dejado de trabajar. Además, estos certificados eran cobrados por el imputado Almirall a los propietarios por un monto superior al habitual.(Agencia OPI Chubut)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video