Sanguinetti en Comodoro no alabó el Progresismo sudamericano

Sanguinetti en Comodoro no alabó el Progresismo sudamericano

97
2
Compartir

El ex presidente uruguayo Julio María Sanguinetti - Foto: Web
31/08 – 09:00 – El ex presidente uruguayo Julio María Sanguinetti dio una charla en el Hotel Austral, invitado por la Fundación Nuevo Comodoro, integrada por empresarios locales. Almorzó con el gobernador, Mario Das Neves y el intendente, Martín Buzzi, sin embargo evitó referirse al “Modelo Chubut”, más allá del intento de la prensa oficial de arrancarle al menos unas pocas flores.

(OPI Chubut) – Sanguinetti disertó sobre la “Educación, valores y nuevos ciudadanos”, un tema que conoce desde la visión de funcionario público dado que no sólo fue presidente de la Nación en dos ocasiones, sino también ministro de Educación, en 1972.

Pero además analizó los escenarios políticos, económicos y sociales de Latinoamérica. En ese marco indicó que se esta ante una democracia “imperfecta”, “algunos países viven situaciones preocupantes pero en otros la democracia si esta funcionando, pero de tal modo, crispadas, trabadas, ruidosas que no sé siente que el engranaje este funcionando como debieran”.

Desde esta perspectiva se refirió a la “libertad de prensa” en Argentina indicando que “estamos todos preocupados. No vengo a la Argentina a introducirme en una polémica entre gobierno y oposición pero no dejo de preocuparme cuando leo los dos diarios principales del país, y escucho al gobierno, y veo una confrontación muy fuerte. No es juzgar a nadie pero me parece que la situación merece la situación de cualquiera que este preocupado por la libertad de prensa, eso no quiere decir que haya debate”.

Sin coordinación

Sanguinetti se refirió también a las acciones de los países latinoamericanos que integran el Mercosur, indicó que a su parecer actualmente carece de una coordinación, ocasionado el desaprovechamiento oportunidades para el bloque. “Discutimos cosas menores, intereses particulares, y nos ha faltaba a todos otro tipo de debates, y el primero es Brasil que estuvo más abierto a mostrar su solidez ante el mundo”, afirmó. A pesar de esto indicó que el Mercosur es “un proyecto político a futuro, se ha avanzado por que los países que la integran tienen vínculos económicos y comunicativos que no se tenían. Pero al tener como modelo a la Unión Europea uno siente que se esta demasiado lejos”.

Celebracion de la riqueza

Sanguinetti es secretario general del Partido Colorado, opositor al actual presidente de la República, José Mujica, a quien definió como un “viejo guerrillero de aspecto desaliñado y habla vulgar”, en una de sus columnas. Además alentó la participación en las contiendas electorales del empresario, y destacó las victorias del multimillonario Sebastián Piñera en Chile, y en su momento de Francisco de Naváez en Argentina. A su parecer “la ciudadanía pareciera orientarse mucho más hacia la búsqueda de la confianza personal y de un espíritu de solidaridad con los más desposeídos, que resulta más concluyente que las capacidades”. (Agencia OPI Chubut)

2 Comentarios

  1. Realmente lamento no haber leído este artículo unos días atrás, pues si así hubiera sido, algunas entrevistas, y muchas declaraciones temerarias, mentirosas e irresponsables de los funcionarios gubernamentales que se refieren al área de “cultura” podrían haber iniciado al respecto un debate interesante. Si quienes se dedican a cultura son verdaderamente cultos, deben comenzar por llamar a quienes han demostrado sobradamente su capacidad en la cuestión y mantenido a través de los años ideas y criterios fundados, objetivos, ponderados y absolutamente independientes… Los conocemos, no voy a nombrarlos porque no quiero exponerlos a la denigración de los incapaces….

    El Presidente Julio María Sanguinetti (quiero utilizar en mi país el “presente” habitual en los Estados Unidos cuando nos referimos a quien ha ocupado la Primera Magistratura) como el artículo destaca, ha ejercido el Ministerio de Educación de esa Nación hermana. Su entrega a esta función, su absoluta dedicación y entrega no tiene muchos parangones, desgraciadamente, en otras naciones hermanas (ni en la nuestra, desde luego, desde tiempos hoy despreciados en la Historia….

    Pretendo destacar con ésto la extraordinaria relación e importancia que el tema EDUCACIÓN adquiere en el contenido del MERCOSUR, que el Dr. Sanguinetti define como “un proyecto político a futuro que ha avanzado –en su criterio- porque los países que lo integramos tenemos hoy los vínculos económicos y comunicativos de los que carecíamos antes de su creación. Desde luego, comparar este proyecto, en su praxis, con la Unión Europea no resulta razonable ni creíble.

    La cultura, la verdadera cultura integrativa en su sentido multipolar ha llevado al Viejo Continente a la reunión de las diferentes vertientes que la componen en el espacio y en el tiempo, sin atreverse a denigrar los estudios de los antiguos, simplemente porque han comprendido (como nosotros no logramos comprender todavía) que renegar de sus ancestros es renegar de sí mismo. Pienso que en lugar de intentar calificar o “enseñar” a Europa, lo que deberíamos hacer es aprender de ella y restablecer el pensamiento elevado, creador, independiente que fue norma de nuestra propia educación en los tiempos felices en que estábamos a la vanguardia del mundo en ese sentido.

    Acaso en Europa han aprendido que los sistemas sociales y culturales se analizan en función de su totalidad, para considerarlos como un conjunto unitario. Sus códigos conductuales, su idea de la estética ideal, su tecnología, sus jerarquías sociales NO PUEDEN INTERPRETARSE EN UNA COMPARACIÓN TRASCULTURAL si nos proponemos comprender su naturaleza.
    Fue la Edad Media la que nos trajo la consolidación de las primeras universidades del mundo occidental (al que pertenecemos, mal que nos pese) y ellas permitieron a su vez la instalación de conocimientos esenciales que tenían aceptación general por parte del pueblo. Las culturas tienen una naturaleza simbólica (como las palabras, las ceremonias, los tabúes y supersticiones, la religión y sus ritos, etc.). Es en su naturaleza estructural donde los símbolos de la cultura pierden su uniformidad y es ahí donde se necesitan inteligencias para determinar un paulatino cambio en su naturaleza. Creo que este cambio no puede estar reservado a los actos de cualquiera, y mucho menos de un político.

    Creo que sería indispensable en ésto, en cuanto a la representación de nuestro país, y en general en cuanto a las decisiones del resto de los integrantes del MERCOSUR, prestar una atención decisiva al desarrollo de políticas regionales que se refieran a la importancia del sostenimiento de nuevos valores y la formación de nuevos ciudadanos, mediante la EDUCACIÓN.
    Cuando el Presidente Sanguinetti nos alude, resulta claro que no puede estar de acuerdo con las determinaciones adoptadas (en cuando al contenido y la modalidad de las medidas impuestas en su área) en las instituciones educacionales argentinas. Francamente, creo que en este sentido no podemos ponernos como ejemplo de nadie, habiendo descendido el país en sus niveles educativos, a lugares y cifras abismales después de los experimentos imbéciles a los que periódicamente se somete a la educación argentina, siempre por causas políticas.

    Desde el kindergarten a la Universidad, el orden y la disciplina han desaparecido absolutamente en los centros de estudio de cualquier nivel. También el respeto y el amor de los alumnos a su escuela y a sus maestros. En buena medida, aquellos han sido total o parcialmente culpables.
    También la posibilidad de cursar estudios en escuelas y colegios donde los alumnos se encuentren separados de acuerdo a su género, especialmente las de enseñanza formativa. En lo que se han convertido los colegios todo el mundo lo sabe, y continuar aquí con el análisis de este aspecto nos llevaría a comentarios demasiado vulgares. Los culebrones de la TV se refieren a ellos descarnadamente, pero por supuesto, no condenándolos sino invitando a su emulación.

    Los historiadores aficionados, que son los únicos que tienen entrada en los medios de difusión masiva (particulares o estatales) se han venido dedicando, en cumplimiento de órdenes expresas o por propio convencimiento, poco importa, a denigrar y tergiversar la Historia del país y en general la de toda América, con el objeto de ir instalando en las cabecitas los gérmenes del odio fratricida que ha sacudido en el pasado a otras generaciones de compatriotas.

    Cuando se habla de “una educación inclusiva”, “una educación que incluya a todos”, se olvida que el término “todos” INCLUYE A TODOS, pobres y ricos, débiles y poderosos y no es simplemente una nueva cara de la exclusión que según ellos antes existía. Por ahí un “historiador” revisionista ha escrito un subtítulo inconsistente en su propósito, desde el punto de vista filosófico porque dice “Inventar un pasado para justificar un presente”, adagio que podría aplicarse al volumen escrito por él mismo. La falta de respeto hacia los ilustres historiadores que nos han enseñado desde otras camadas estudiantiles en la evolución de nuestro pasado se ha demostrado sobradamente en las representaciones ideadas para la conmemoración del Segundo Centenario. Hay poco que explicar en esto, porque todos los recuerdan, por su vasta difusión.

    Esto de la tergiversación de la Historia se ha hecho común en nuestro país, y jóvenes y adolescentes reciben su escasísima instrucción y nula educación alimentando divisiones y odios que son idénticos a los que desgraciadamente hoy la manejan desde los más elevados niveles de la Administración Pública.
    Han desaparecido y sido reiteradamente despreciados los muchos docentes que mantenían una independencia de criterio y escapaban al adecenamiento y adoctrinamiento impuesto por las fuerza desde los más altos escalones del poder, en perjuicio de la formación en el alumno de un criterio equitativo y responsable y filosóficamente independiente, que es lo que corresponde y lo que se practica en todas las verdaderas democracias del mundo, no en Venezuela ni en Bolivia.

    Del resto de las materias que se tratan en la escuela y del escaso tiempo que a ellas se dedica entre las huelgas y distintos movimientos de fuerza, los fines de semana largos, ahora las “tomas” de establecimientos por los mismos alumnos….hay poco que decir, porque todos lo conocen. Cuando terminará esta pesadilla?

    Debe advertirse que el problema es similar en otros integrantes del MERCOSUR, cuyos caudillos carecen en educación y en otros aspectos de la vida pública de todo otro interés que no sea el político, y por lo tanto contribuyen desde sus vitalicios cargos a esta grave deformación de conciencias. Las cartas fundamentales, cuyas reformas han sido redactadas por ellos mismos o por sus amanuenses no preveen estas situaciones como gravísimos delitos de traición a la Patria, como deberían ser considerados, sino que sólo se han ocupado de su permanencia en el poder. Hemos olvidado que las convenciones constituyentes pueden constituirse en INDEPENDIENTES y reformar como acuerden las constituciones, en su totalidad.

    MERCOSUR debe establecer, con urgencia, una NUEVA CONCIENCIA EN LAS POLÍTICAS PÚBLICAS DE LA EDUCACIÓN y todos sus integrantes deben estar hermanados en eliminar el peligroso odio clasista en la mente de los niños y los jóvenes de América, a fin de dar a todos los que estudian una oportunidad de cambiar el mundo en que viven en un contexto nuevo, alejado de los odios setentistas y de los otros que perduran en la clase política y contaminan a las futuras inteligencias de cada nación, condenándolas a un interminable futuro de terror y de crímenes del que no podrá enorgullecerse este Continente, otrora la esperanza del mundo.

    Todo lo expresado participa del concepto de “democracia imperfecta” que ilustra el Presidente, aunque cabría recordarle que otros estudiosos del tema, en vista del actual alambicamiento y planificación de la política “agonal” (conquista y permanencia en el poder) las han llamado, con justicia “dictaduras electivas”. Cabe agradecer el honor de la concurrencia y la palabra del señor Presidente Dr. Sanguinetti, por su vivo ejemplo y sus conceptos rectores a la unidad política sudamericana.

Dejar una respuesta