Comunidades originarias de Chubut, denuncian una escalada de violencia

Comunidades originarias de Chubut, denuncian una escalada de violencia

76
3
Compartir


30/11 – 15:00 – Desde el inicio del relevamiento territorial en el marco de la ley que busca resolver las disputas de territorios, atendiendo, el derecho histórico de las comunidades, la escalada de violencia comenzó a sembrar preocupación entre las comunidades.

(OPI Chubut) – A mediados de la semana pasada la cátedra de Pueblos Originarios dependiente de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, a cargo del relevamiento, volvió a alertar sobre otro hecho. El mismo se produje en la comunidad Epulafken, de Gaiman, donde -según los referentes de la comunidad- “el señor Juan Mayo ha levantando el alambre modificando los límites del territorio de la comunidad. También echó los animales de la comunidad del campo”.

Pero ocurrieron hechos de mucha gravedad como lo ocurrido en Sierra de Tecka, donde Gustavo Pallalef, recibió 20 impactos de perdigones y dos balas de plomo en sus piernas cuando intentaba proteger a su cuñada y a su hermano que eran apuntados por funcionarios policiales.

En la cordillera

Pero en la cordillera, amparados por la distancia y la desolación de la naturaleza los terratenientes utilizan los peores métodos para sacarles sus tierras a las comunidades. El domingo, en el territorio de la Comunidad Enrique Sepúlveda, de Buenos Aires Chico, en la cordillera de Chubut, se realizó un futa trawn (gran reunión), que contó con la asistencia de representantes de 11 comunidades mapuche – tehuelche.

Recordaron que Abelardo Sepúlveda, lonko de la comunidad, fue atacado a balazos hace un mes. Dijeron temer que la justicia de Esquel archive la denuncia, dado que no se consideraron los términos de la misma, indicaron que además se obvió un informe médico que sostuvo que la herida se corresponde con un arma de fuego, incluso –indicaron- un informe forense de la justicia dijo que no se podía identificar el origen de la herida. Al respecto dijeron que “seremos firmes en nuestra exigencia de que se investigue este hecho en que nuestro peñi casi pierde la vida al ser agredido por el terrateniente” que, de acuerdo a sus manifestaciones, pretende quedarse con las tierras de Sepúlveda.

Por las tierras de Sepulveda

Recordaron que la comunidad mantiene un largo conflicto con los terratenientes Guajardo y Emadi, de la localidad de El Maitén, los que pretenden apropiarse de su trerritorio ancestral. Las comunidades denunciaron que “Guajardo goza de la impunidad que le dan su cercanía con el poder político, su dinero y la mala justicia. Se le incautó el arma pero ni siquiera fue demorado por la policía. Seremos firmes en nuestra exigencia de que se investigue este hecho en que nuestro peñi casi pierde la vida al ser agredido por el terrateniente”.

Además indicaron que “decimos esto justamente en el día en que presenciamos la entrega a la Comunidad Sepúlveda de la carpeta técnica en la que el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI) – es decir, el Estado argentino – reconoce la ocupación de ese territorio por parte de nuestros hermanos de Buenos Aires Chico. El mismo Territorio ancestral que pretende arrebatarles Héctor Guajardo”, concluyeron las comunidades: Sierra del Guancache – El Mirador; Necul Mapu; Fentrén peñi (Mina del Indio, Cushamen); Kümey Piuke; Fofo Cahuel; Vuelta del Río; Motoco Cárdenas; Cayún; Huanguelén Puelo; Francisco Monsalve, Kiñe Folil Puerto Patriada y
Lorenzo Pulgar Huentuquidel.(Agencia OPI Chubut)

3 Comentarios

  1. Me pregunto si las “comunidades mapuches” sabrán algo, o por lo menos tomarán en cuenta la historia de nuestro país y/o la historia de Chile, ya que ellos están en Argentina (y en Chile lo que pueden, porque en Chile no son tratados con tanta benevolencia) y no se consideran ni argentinos ni chilenos, salvo por sus continuos “reclamos” por tenencia de tierras que no son entregadas a otros inmigrantes o razas de diferente extracción. Hubo una Guerra de la Independencia, gobiernos sucesivos y una Organización Nacional, aunque haya algunos que no les guste, y juzguen a los hombres de la Historia.

    Mediante los “institutos” que defienden esos presuntos “derechos” (no de los aborígenes, sino de sus descendientes, que no andan con pieles de guanaco ni con flechas, ni con plumas, sino con teléfono celular y televisión) han ido ganando campo, sólo por obra de la política mal entendidas… Contemos cuántos votos tienen los presuntos “indios” y apoyemos dus demandas, así podemos permanecer en nuestros puestitos…

    Es de imaginar, en pocos años, cuando el INADI y las reformas de la Constitución que alimentan estas demandas sin pensar en sus consecuencias, autoricen estas particulares “propiedades” en todo el país, y nos veamos constreñidos a arreglarnos con el resto de la superficie, cuando el territorio haya sido entregado a araucanos (o sea chilenos), tobas, aymaráes, guaraníes, puelches, diaguitas, etc. que terminarán gobernando nuestro país con sus banderas y apoyando sus propios intereses. En Chile se cuidan de ésto un poco más-.

    Otro sí digo: Ya que difundimos las pretensiones de los presuntos indígenas, sería bueno escuchar lo que dicen al respecto los señores Guajardo, Emadi y Juan Mayo, que también deben tener boca.

    A quienes no estén de acuerdo con lo expresado: son sólo mis pareceres; no voy a discutir el tema.

Dejar una respuesta