Políticas del atajo

Políticas del atajo

53
5
Compartir

La decisión afiebrada de Nilda Garré de mandar a la policía federal a detener a manifestantes sin ningún tipo de armas, ni siquiera antimotines, es una vez más (y van…) el despropósito de las políticas de los extremos. O se las envía armadas con munición de guerra, o se las envía “limpios”, con lo cual se deja al personal a merced de las bandas armadas con palos piedras, cuchillos y armas de fuego, que los tendrán de blanco móviles a los integrantes de la fuerza Federal.

Este país funciona por impulsos. Las cosas nunca parecen arreglarse en el término medio y tan extremas como son las soluciones, aparecen de insolubles los problemas que gestan, a su vez, otros más grandes aún. Nilda Garré tiene el triste éxito de haber diezmado lo poco que quedaba de las FFAA, en su paso por el Ministerio de Defensa. Planteado como una cuestión ideológica, más que profesional, Garré logró en poco tiempo que más de 130 pilotos de los 520 que tiene Fuerza Aérea migraran a la actividad privada. Es decir, el Estado formó carísimos profesionales para brindárselos a las aerolíneas. Negó los ascensos, persiguió apellidos y desmoronó sobre sí misma a la institución defensora (en teoría) de la soberanía nacional. Es que Garré intenta hoy reeditar aquel sueño mítico de la militancia setentista, que ha quedado demodé pero vuelve por su venganza, aunque sus actores hace muchos años que dejaron la batalla.

En contramano de los países limítrofes que modernizaron sus Cuerpos de combate, Argentina los perdió, aún teniendo más de 5.500 kms de fronteras que controlar y algo más de 6 mil de mar argentino.

Con la misma mirada inquisidora, Garré ahora llega a recomponer la “seguridad” y lo primero que hace es atacar a la institución policial, dejando al efectivo en la calle, indefenso, a merced de los delincuentes, que en poco tiempo más comenzarán a cargarse vidas de policìas con la misma naturalidad con la que plantean un piquete con caras tapadas, caños, garrotes y tumberas. ¿Es que para Garré vale menos (o nada) la vida de un policía que la de un ciudadano común? ¿Cuál es el concepto de seguridad que maneja la flamante funcionaria, destartalando la autoridad que puede combatir el delito, quitándole la actitud intimidatoria que es psicológicamente lo que actúa preventivamente sobre aquel que va a cometer un delito?.

El camino más corto era éste, sin dudas: exponer al efectivo a cualquier riesgo con tal de cuidar que no golpee al ciudadano que le puede retirar el voto a la presidenta, aún cuando ellos ataquen con armas de fuego, como lo hemos visto con la patota de Moyano o en los ocupas de Soldati. El camino más largo es el de preparar al efectivo para que cuando porte un arma sepa que no la debe usar, sino en casos de extrema necesidad, cuando peligre su vida o la de un ciudadano y educarlo para la tolerancia y el manejo de la palabra, antes que para la acción brutal de la represión indiscriminada.

En Argentina la clase política siempre utiliza y busca el camino más corto. En Santa Cruz un diputado, con el afán de castigar a los gitanos que venden autos en la calle (objetivo que no logró y sigue absolutamente igual), impulsó la creación de un impuesto, votado y avalado por todo el FPVS, que hace más onerosa la compra de un auto a cualquier persona de pocos recursos que quiera adquirir una unidad y no caer en manos de los concesionarios locales que sobrefacturan hasta en un 15% el valor de los coches que se pueden comprar en Buenos Aires mucho más baratos.

Este ejemplo santacruceño y el de Nilda Garré desarmando a la policía, en vez de prepararla, educarla y profesionalizarla, ilustran la política de los atajos que caracteriza a la limitadísima clase política argentina.

El problema que Garré va a tener en corto tiempo, es que cuando empiecen a herir y matar policías, será la propia institución la que se revele y ella será una víctima más de su ilimitada ignorancia en materia de seguridad. En las Fuerzas Armadas el deterioro institucional y operativo no se manifiesta publicamente porque (gracias a Dios) son organismos militares de actuación en tiempos de crisis internacionales, exclusivamente. Como Argentina no tiene hipótesis de conflicto con nadie, porque sería técnicamente insostenible una operación militar en cualquier parte del territorio y mucho menos la defensa nacional por medio de las armas, es que la acción destructiva de la ex Ministra se palpa solo puertas adentro, donde todo está revestido del mayor secreto o al menos de la reserva que se obliga a respetar desde los manuales o por imperio del castigo ejemplar, que casi siempre suele terminar con la baja del infidente, práctica que fue muy habitual durante el desempeño de la ex militante montonera, al frente de la defensa nacional.

5 Comentarios

  1. RETEIRO LO DICHO EN ESTA NOTA EN OTRO LUGAR DEL PORTAL, MIS MAS SINCERAS FELICITACIONES PORQUE A POCAS HORAS DE HABER VATICINADO LO QUE IBA A OCURRIR, YA HAY 3 GENDARMES HERIDOS GRACIAS A LA “POLITICA DE SEGURIDAD” DE NILDA GARRE. UN GUSTO LEERLOS POR EL ANALISIS TAN EXACTO QUE HACEN DE LA REALIDAD. SALUDOS. CARLOS DE BERAZATEGUI.

  2. LA VERDAD QUE ESTOY RE PODRRIDO DE LA GENTE QUE NO HAY NADA QUE LES VENGA BIEN ..SI NO MANDAN SEGURIDAD A LA CALLE SE QUEJAN SI MANDAN TAMBIEN…QUE CARAJO QUIEREN???TODOS OPINANAN ACA SON TODOS POLITOS Y DT DE MESA DE CAFE SINO OPOSICION DE TURNO

Dejar una respuesta