Publicado el: 9, May, 2011

Se cumplen cuatro años de la represión a los trabajadores municipales



09/05 – 17:00 – El 9 de mayo de 2007, en una mañana lluviosa y fría, el cuerpo de infantería de la policía provincial apaleó a trabajadores municipales que marchaban por calle San Martín hacia la carpa docente, que en aquellos momentos estaba instalada (como hoy) frente a Casa de Gobierno. Pocos lo recuerdan. Algunos de los oficiales participantes fueron ascendidos. El gremio de a poco perdió la memoria. Solo los que lo padecieron tienen las cicatrices.

Aquella mañana del 9 de mayo de 2007 a las 09:00hs, mientras una marcha de trabajadores municipales afiliados al SOEM, se trasladaban por calle San Martín, movilizando máquinas y con el objetivo de llegar a la carpa docente frente a casa de gobierno, numerosos efectivos del grupo especial de la policía, preparados con armas antimotines atacó a los trabajadores hiriendo a muchos de ellos que debieron ser internados en el Hospital Regional de esta ciudad.

Juan Carlos Ibañez recibió un disparo de postas en la cara, que le comprometió la visión de un ojo y a Miguel Ángel Aranda le dispararon con una escopeta desde corta distancia, directamente sobre un pie, destrozándole los dedos, razón por lo cual estuvo internado cerca de dos meses en Buenos Aires y con secuelas irreversibles. Una veintena de trabajadores recibieron heridas de distintas consideraciones, todas como producto de la violencia desatada por el GOE, donde uno de conductores del operativo, el Comisario Hasan, ha sido recientemente nombrado Jefe de la Regional de zona norte.

Sosteniendo que era por este hecho (cuando en realidad era porque ya no lo podían ni querían sostener en el cargo) fue destituído el entonces Vicegobernador a cargo, quien subió a la gobernación luego de la caída de Sergio Acevedo; Carlos Sancho, que demostró su inutilidad para manejar la situación social, acompañado por un gabinete de provocadores, entre ellos el entonces Secretario General de la Gobernación, Roque Ocampo, hoy nombrado al frente de la ANSES en Río Gallegos. Otro de los funcionarios que ayudaron a la caída del gobierno, fue el propio Daniel Varizat, que ocupaba el Ministerio de gobierno y llegó a decir en el Canal 2 de Rudy Ulloa que “Aranda se había autoinfligido la herida en el pie con una barreta”.

Este era sintéticamente el marco patético en que se desenvolvía el gobierno de entonces y la forma en que se comunicaba a la opinión pública desde una administración en permanente decadencia, tanto institucional como política, donde se tergiversaban los hechos y se invertía la carga de la prueba para forzar la realidad que era comunicada minuto a minuto al mundo, desde nuestro portal.

En OPI ese mismo día exhibimos un video de los hechos, el cual en ese momento recorrió todas las redacciones de los diarios, canales y radios del país. Parecía que todo llegaba a un cuello de botella en el cual la sociedad santacruceña no aguantaba más y haría tronar el escarmiento. Tres meses después, Daniel Varizat, apenas 2 cuadras más delante de donde la policía apaleara a los municipales, estacionado con su camioneta en la primera cuadra de la avenida San Martín, esperó que llegara al lugar una numerosa manifestación que se congregó alrededor de su Grand Cherokee 4X4 y sin vacilar, el ex funcionario de gobierno salió de allí a toda velocidad, atropellando en su huida a 22 personas dejando lesionados graves y huyendo, protegido por el arco político local y nacional.

Entre el recuerdo y el olvido

El SOEM (gremio municipal de Río Gallegos) cambió su conducción y el sector que más sufrió la represión de aquel día se queja de que la conducción ha olvidado aquella jornada triste y dolorosa. No existen palabras de repudio hacia quienes ordenaron y ejecutaron el acto de violencia en contra de los trabajadores. No hay denuncias públicas en cada aniversario ni contundentes pedidos de reivindicación del trabajador municipal. La dirigencia se ha politizado y se encamina con pretensiones de buscar un lugar en el Concejo Deliberante a fin de este año. Nada es igual, todo cambió; hasta la sensibilidad de reclamar justicia por los compañeros que fueron víctimas aquel 7 de mayo de 2007, declinó en esta nueva etapa. (Agencia OPI Santa Cruz)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video