Publicado el: 1, Jun, 2011

¡Quién lo diría Cristina!


“Zulemita Menem evalúa ir como candidata con la lista del oficialismo” señala la prensa nacional y asegura que la hija del ex presidente “admira a la presidenta”. Si a esto le agregamos los elogios recibidos de parte de Carlos Menem, quien cree que Cristina Fernández es la única opción para octubre y gana sin sobresaltos; si a lo dicho le sumamos el guiño del gobierno para obtener los favores senatoriales del anciano ex mandatario, a cambio de impunidad y si a todo esto se lo pone dentro del contexto político en que se mueve el gobierno, quien ha dejado de demonizar “a los ´90” y llamarla, como dijo Kirchner, los “años nefastos”, mientras con una mano se tocaba los testículos para ahuyentar la mala influencia del supuesto jettatore riojano, tenemos como resultado de esta conjunción, un solo producto: menemistas y kirchneristas son un solo corazón.
¿Dónde quedará el discurso estupidizado de aquellos operadores clase “B” que permanentemente rebaten las noticias, las investigaciones y las denuncias de los medios críticos, comparando la prosperidad derramada por el kirchnerismo, con la nefasta época menemista? ¿Qué dirán ahora de “Don Carlos” que ha pasado a las huestes K de un solo salto y, necesidad judicial mediante, ha llegado a ofrecerle a Cristina toda la sapiencia política de su hija Zulemita, como para que no se pierda “la especie” en la familia y quede algún reducto de inmunidad donde ampararse cuando los vientos de la Justicia soplen como deben en este país? ¿Dónde enterrarán, los justificadores K, la parodia absurda que pintaron de los años de pizza con champagne que ridiculizaron usando la marioneta del riojano más famoso, como símbolo de la decadencia nacional?
¿O se habrá revertido la historia y como en la década del ´90, cuando Néstor Kirchner se abrazaba y agradecía “al mejor presidente que tuvo Argentina” (SIC N.K), el FPV volvió a las fuentes para estrechar filas con sus viejos amigos?

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video