Roberto Giubetich se dio cuenta (recién) que las lluvias complican a Río Gallegos (hace 8 años que está en el gobierno municipal)

    32
    21
    Compartir


    08/06 – 16:30 – Reseteando su memoria histórica e inmediata, el actual Secretario de Obras Públicas de la Municipalidad de Río Gallegos salió por algunos medios locales poco menos que sorprendido por la forma en que esta ciudad se inunda cuando caen unos pocos milímetros. Sin embargo el funcionario, jefe de campaña de Eduardo Costa y candidato a Intendente por la UCR, conoce más que ninguno la problemática y parece no recordar lo poco que ha hecho la administración Roquel por solucionarlo.

    El Ingeniero Roberto Giubetich, Secretario de Obras Públicas de la Municipalidad de Río Gallegos habló por algunos medios, requerido ante el desastre a que se reduce la transitabilidad por las calles de la capital, con pocos milímetros caídos, tal cual sucede por estos días, donde la helada y la nieve le han dado paso a la lluvia persistente.

    Giubetich en uno de los medios que reprodujo sus explicaciones, tiró frases como: cada día se complica más; no da el tiempo para que el sistema de la red pluvial descargue, porque se atoran las salidas de la colectora; estamos empezando a tener complicaciones más serias; hay más metros construidos y más pavimento en la ciudad; estuvo diseñada para 70 mil habitantes, pero hoy somos más de 100 mil; las lluvias acaecidas durante la jornada saturaron las redes y la colectora cloacal ubicada en Juan Manuel de Rosas y Almirante Brown, lo que provoca el anegamiento en algunos sectores, por ello, a pesar del intenso trabajo que estamos llevando adelante, sólo nos resta esperar que disminuya el nivel pluvial

    Cualquier vecino de la ciudad que escuche o lea las declaraciones del funcionario responsable de resolver los problemas de inundación en Río Gallegos, seguramente sufrirá una desesperanza total, porque desde el inicio sabe que los problemas por los cuales se inunda su casa, cada vez que llueven cuatro gotas, no tiene solución en el corto plazo y ni siquiera en el largo, porque el entendido municipal recurre al capricho de la naturaleza para que le resuelva el conflicto; su más ingeniosa respuesta, ante la pregunta de qué se podría hacer en la eventualidad de otra lluvia dijo “fundamentalmente, esperar que baje la intensidad de la lluvia y que la marea esté baja para que el sistema pueda descargar la mayor cantidad posible (¿?)”.

    Cada vez que el cielo descarga sobre Río Gallegos más de 5 milímetros en pocas horas, las calles se vuelven intransitables. En las esquinas, las cunetas profundas constituyen verdaderas trampas para los vehículos pequeños y la rotura de motores comienza a ser preocupación de todo el mundo. Muchos taxistas y remiseros no salen a trabajar, por la misma razón y la ciudad se transforma en un verdadero caos donde la Municipalidad no puede resolverles el problema a los vecinos que ven con estupor como se les llenan de agua las habitaciones, se les arruinan los pisos y las pertenencias, cada vez que por falta de desagote, las calles se transforman en verdaderas piletas de natación.

    Lo que tal vez no sabe el lector, es que quien habla, Roberto Giubetich acompaña a la actual administración municipal desde el año 2003; es decir 8 años en los que el Intendente Héctor Roquel no ha podido resolver mínimamente el problema, porque nunca ha desarrollado un trabajo serio, planificado y una inversión acorde para hacer las obras necesarias en esta localidad.

    Que un funcionario que hace 8 años co-conduce los destinos de la Municipalidad, tenga las expresiones que apuntó en los medios de la ciudad, como si ayer se le hubiera revelado la realidad, implica una enorme irresponsabilidad de su parte y una falta total de respeto hacia los habitantes de Gallegos, más aún a quienes votaron por segunda vez al propio Roquel, entendiendo que era quien podría traerles tranquilidad con los gruesos problemas de infraestructura de esta capital, que cierto es, no son nuevos, pero también es cierto que el Radicalismo lleva varios períodos al frente de la comuna y los últimos dos, en forma ininterrumpida.

    Cada vez que Río Gallegos sufre (o la padece, más apropiadamente hablando) una precipitación, la única acción más encomiable, ejercida por los funcionarios municipales del área de Obras Públicas, es mirar hacia arriba deseando que por obra y gracia de la naturaleza, termine la lluvia.

    Roberto Giubetich, además de ser Secretario de Obras Públicas, es armador de la campaña a la gobernación del radical Eduardo Costa y se propone como alternativa a Intendente de Río Gallegos, en las próximas elecciones.

    Si nos apegamos al dicho “el funcionario habla más por sus obras que por sus palabras”, digamos que Giubetich está en déficit en el cumplimiento de su palabra y se lleva a marzo la materia “Obras Públicas”, que desconocemos si constituyó parte de la currícula en su carrera de Ingeniero y si en ese caso, la aprobó.

    Campaña y realidad

    Los pilares de la campaña que el Secretario de Obras Públicas de Gallegos lleva adelante para ser elegido intendente, se sostienen en algunas frases de su spot publicitario que lo señala como un hombre con: “capacidad de gestión”, de “diálogo, trabajo y compromiso social” e invita a “aceptar el desafío” (de votarlo), rematando con la frase: “Río Gallegos: la Intendencia que viene”.

    El mensaje amnésico que distribuye, hace abstracción de la Intendencia que pasó y la actual, donde nada o poco se ha logrado en la materia. ¿Alguien le puede creer que después de tantos años, los cuatro por venir van a ser distintos?. (Agencia OPI Santa Cruz)

    21 Comentarios

    Dejar una respuesta