Docentes y petroleros mantienen la producción de hidrocarburos totalmente detenida

    258
    59
    Compartir


    11/06 – 20:00 – El panorama en zona norte sigue siendo el mismo que hace 20 días atrás, cuando visitamos los lugares de conflicto. En estos días se han agregado bloqueos a plantas de YPF en Pico Truncado y la protesta de trabajadores petroleros de las contratistas de la operadora de Esquenazi. La gente sigue en las rutas, bajo el frío y se nota la desesperanza en parte de la sociedad. Los chicos marchan, toman colegios, hacen asambleas y piden al gremio docente y al gobierno que busquen una solución y una salida a 48 días sin clases que les hará perder el año lectivo. Vea la galería de imágenes

    (OPI desde Las Heras y Truncado) – El paisaje habitual de la ruta provincial Nº 43 se ve modificado, las cigüeñas que extraen de las entrañas de la tierra el crudo no cabecean. Piquetes de docentes en los accesos a los yacimientos y el reclamo de los petroleros, que recae sobre la producción petrolera, mantiene en vilo a la zona norte de Santa Cruz.

    El acceso de la planta deshidratadora de la empresa YPF en Pico Truncado está bloqueada por afiliados de Adosac que hace 48 días mantienen un paro por tiempo indeterminado en la provincia. “Dejamos de panfletear en las rutas y nos concentramos acá en la planta, somos cerca de ochenta los docentes que nos vamos turnando para sostener la acción” señaló una de las docentes a esta Agencia, en el portón de acceso a la planta.

    Mientras en una camioneta Ranger blanca, cuatro gendarmes salían de los galpones de la planta, Jeanette, una docente que persiste en el piquete, indicó “nosotros no deberíamos estar acá, ninguno de nosotros estudió para ser piquetero, queremos regresar a las aulas, pero el gobierno no nos quiere escuchar” apuntó la profesora de polimodal.

    En la escuela industrial Nº 2 un grupo de alrededor de cincuenta alumnos permanece dentro del colegio, hace casi un mes, “el dieciséis vamos a cumplir un mes acá en la escuela” señaló Martín, mientras nos mostraba que el establecimiento está en perfectas condiciones; “tenemos todas las tareas divididas en grupos, cada uno tiene una labor asignada, limpiar, cocinar y todo lo hacemos nosotros” y agregó “dormimos acá en la biblioteca y en un aula, antes de las diez de la noche las compañeras se van a sus casas solo quedamos varones en las noches” apuntó.

    Los adolescentes que rondan entre los dieciséis y veintiún años solicitan al gobernador “que dialogue, que atienda a nuestros docentes, nosotros queremos regresar a las aulas” le reclamaron a nuestro cronista.

    La cosa no esta nada bien” se quejó un comerciante cuando lo consultamos si la situación de conflicto afecto las ventas en Pico Truncado. “La cadena de pagos esta rota, esto no da para mas. Acá la vida gira alrededor de la producción petrolera, no hay dinero en la calle y las Pymes no pueden pagar sus compromisos. Creo que en pocos días más van a ser muchas las empresas que van a empezar a despedir gente”, vaticinó.

    Las Heras

    Los piquetes que los docentes mantienen hace mas de cuarenta días, persisten a la vera de la ruta. Cuando llegamos al conocido “acceso 231” un grupo de docentes encendía un poco de fuego para soportar el frío en la zona. “Es muy difícil soportar las noches a la intemperie, ojalá alguien en el gobierno piense que nosotros como ellos queremos estar en una casa abrigados y una cama caliente. Pero no es posible y la lucha continúa”, expresó una docente envuelta en gruesas ropas de lana y camperas de alta montaña.

    El acceso a la planta deshidratadora LH III continua bloqueado por docentes, tal como lo vimos hace unos 15 días atrás cuando relevamos la zona de conflicto. A pocos más de mil metros de allí, los petroleros se mantienen en el perímetro de la planta. Dentro del predio, las camionetas de la Gendarmería permanecen estacionadas con efectivos adentro. Una tensa calma se vive en el lugar, solo algunos metros separan a los petroleros de los efectivos encargados de asegurar las instalaciones. Los petroleros reclaman pagos de sueldos atrasados por parte de las empresas que le prestan servicios a YPF, mientras tanto, la operadora desmiente estas versiones, “YPF no le debe un centavo a ninguna contratista” señaló una alta fuente de la petrolera.

    La tensión social que reina en ambas localidades es notoria, muchos de los vecinos de estos dos pueblos están alertas al accionar de la gendarmería que se pasea por las calles como quien espera una orden para actuar. Existe un aceitado mecanismo de aviso en caso de detectarse movilidad en las tropas. El sistema funciona al ciento por ciento y ya fue puesto a pruebas en tres oportunidades, logrando detener el avance de la Fuerza de frontera.

    No vamos a permitir que ningún gendarme accione sobre los docentes ni los petroleros” nos señalaba una madre que se acercó a un piquete a dejar alimentos no perecederos. En tanto, alumnos del polimodal Nº 3 permanecen en vigilia en el establecimiento y realizan marchas todos los días, para regresar a las aulas.

    Cañadón Seco

    El día 09 de junio los docentes bloquearon el acceso a la base de YPF en Cañadón Seco, localidad petrolera a 10 kms de Caleta Olivia. Los maestros permanecen allí con firmeza y decididos a no permitir la operación de la planta de bombeo. Las escasas familias que viven en el pequeño poblado están preocupadas. Los que protestan son gente conocida, los mismos que les dan clases a sus hijos. Nadie opina a esta altura del conflicto, solo se lamentan porque no aparece una luz de criterio entre las partes, que esté dirigida a terminar con la agonía de la sociedad que siente el duro impacto en la educación de sus hijos y en la economía de las familias. (Agencia OPI Santa Cruz)

    59 Comentarios

    Dejar una respuesta