Los problemas de una Fundación con relaciones políticas sospechosas

    16
    24
    Compartir


    16/06 – 13:00 – Debido a los problemas que vuelven a resurgir en la Fundación Olivia, renacen las acusaciones y sospechas de los sectores que han denunciado irregularidades en esta suerte de agencia de empleo, creada para paliar los problemas de desocupación en zona norte y que, resaltan, se ha transformado en una caja política local.

    El conflicto desatado por trabajadores de la Fundación Olivia en Caleta Olivia no es nuevo y por el contrario tiene viejas raíces que cruzan lo político con lo económico y mezcla todo esto, con el factor social de la desocupación.

    Nacida como una especie de contención del desempleo de zona norte, sus trabajadores cumplen tareas de remediación ambiental y fabrican premoldeados, cuyo objetivo era abastecer el consumo municipal y la demanda de las empresas petroleras, cuestión que no se ha cumplido. El presupuesto de esta organización fue sostenido por aportes de las petroleras, las cuales en su mayoría desertaron ante las irregularidades administrativas detectadas y en consecuencia, hoy, recibe suministro de fondos de YPF, la provincia y parte, de a municipalidad de Caleta Olivia.

    Sin embargo la Fundación no está ajena a remezones de conflictos y denuncias, especialmente con el manejo de fondos, ya que mensualmente ingresa un monto superior a los 2 millones de pesos y sistemáticamente arrecian las acusaciones contra sus administradores, por parte de los trabajadores, cada vez que éstos han salido a la ruta a reclamar por salarios atrasados.

    Lo más notable, tal como nos indicaron nuestras fuentes en Caleta Olivia, es observar la composición del directorio y de las personas que sostienen el andamiaje administrativo de la Fundación. De hecho sostienen que la representante legal, Pamela Perez, quien llegó a Caleta prácticamente con el primer mandato del Intendente Fernando Cotillo, estuvo 6 años como Subsecretaria de Planificación de la Municipalidad. Hoy es “Jueza de intermediación del menor y la familia” en la intendencia, un cargo que algunos indican, fue creado para la abogada y se desempeña como asesora legal de la Fundación. Es ex esposa de Juan José Naves, cuñado de Cotillo.

    El Contador de la Fundación Olivia es Roque Barbosa, socio del diputado provincial Eugenio Quiroga, perteneciente al Grupo Antu, un cuerpo de consultaría de la cual es socio Naves y Cotillo, que a su vez es escribano. Barbosa es Asesor contable del Concejo Deliberante de Caleta desde hace unos 5 o 6 años, aproximadamente.

    Daniel Notaro, es el creador de la Fundación y asumió hace menos de un año la Dirección ante la salida intempestiva del Javier Bellomo, quien se retiró de allí bajo sospechas y denunciando que se iba por la presión recibida desde el sector político.

    Luis Meza, Secretario General de UTEDYC, gremio al que están afiliados los trabajadores de la Fundación, está indicado como integrante de la agrupación política “Camino a la Victoria” del diputado provincial Rubén Contreras y las fuentes aseguran que quienes están en la conducción de la Fundación, aparecen en todos los actos políticos del Intendente Fernando Cotillo tocando los bombos y arengando a la militancia.

    En diciembre del año pasado OPI publicó una lista de cheques emitidos, presupuesto de gastos e inversiones fijas que tiene la Fundación, lo que (en ese entonces) totalizaba un monto aproximado a los 200 mil pesos mensuales. Así también se publicaron los aportes que recibían de las petroleras y aquellas empresas que habían dejado de pagar, debido a la falta de transparencia en el manejo de los fondos por parte de los administradores.

    Hoy, los trabajadores, sostienen que la Fundación es una enorme caja negra donde se licuan dineros que ellos no ven y sospechan que se trata de maniobras administrativas que tienen por objeto un destino incierto, que algunos estiman es político, mientras otros, los más duros, creen que sostiene el enriquecimiento personal de unos pocos vinculados con el poder local y provincial, avalados por la propia Ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, una de las funcionarias que avaló y supervisó la creación de Fundación Olivia, desde sus inicios. (Agencia OPI Santa Cruz)

    Notas relacionadas:

    Los gastos de julio y agosto/2009 de la Fundación Olivia ascendieron a $ 334.756,54

    Fundación Olivia, el pozo negro que hartó a las operadoras petroleras

    24 Comentarios

    Dejar una respuesta