¡Por favor, con la música no!

    79
    8
    Compartir

    Si algo identifica a las campañas políticas, entre otras cosas, son (además de las mentiras y promesas que de antemano quienes la promueven, saben que nos van a poder cumplir o inclusive los que se reeligen prometen hacer lo que no cumplieron en todo el tiempo de gestión) los gingles que intentan filtrar por repetición en el subconciente del incauto votante, la preferencia de tal o cual candidato.
    Pero lo más lamentable es la destrucción que hacen de la música (en todas sus modalidades y ritmos) tiñéndola de patéticas consignas, asociando algún pasaje de la letra con el nombre de la lista o el candidato y/o cambiando estúpidamente el texto original de la canción, sustituyéndola por frases, nombres y contenidos, no solo faltos de ingenio y creatividad solamente, sino en muchos casos, por una verdadera ridiculez.
    Ésta es época de zapping radial, es decir, el oyente a partir de ahora y por el tiempo que duran las campañas, entra en un frenético salto de dial, cada vez que tal o cual FM coloca al aire estos verdaderos engendros partidarios. Es una realidad que los medios pierden audiencia, proporcionalmente, a la cantidad de los mensajes de este tipo que ponen al aire y la periodicidad con que los difunde; realmente sublevan y hartan, la gente huye.
    Lo menos que le pedimos a los candidatos, es que promuevan sus mensajes a través de un texto verbalizado y emotivo o si quieren divertido y hasta imperativo si lo desean, pero que no usen la música para un propósito tan efímero, tan banal, algo que la entidad que resguarda los derechos de autor, debería prohibir. ¡Salven a la música por favor, mantengan a los candidatos lejos de ella!, en honor a los verdaderos creativos, a los artistas, al buen gusto y a la salud mental de los que nos gusta oir radio sin padecer el maltrato de esta indigesta “musical-partidaria” invasiva y absurda.

    8 Comentarios

    Dejar una respuesta