Publicado el: 28, Jun, 2011

El metro cuadrado construido por el IPV ronda los dos mil dólares


28/06 – 17:30 – Una casa construida a través de las distintas operatorias del Instituto Provincial de la Vivienda en Comodoro Rivadavia cuesta lo mismo que un departamento a estrenar en La Recoleta, Palermo o Belgrano, tres de los barrios más caros de Buenos Aires.

(OPI Chubut) – La información fue dada a conocer por el diputado del Provech, Ricardo Astete, quien sostuvo que el costo del metro cuadrado de construcción de las viviendas que el IPV ejecuta en la zona sur de la provincia, ronda los dos mil dólares, casi igual que los valores de los departamentos nuevos en los mencionados barrios de la Capital Federal, donde el metro cuadrado oscila entre 2.597 y 2.068 dólares.

En la zona del Valle inferior, -según Astete- los valores bajan a mil quinientos dólares, y vuelven a subir en Puerto Madryn, donde registran valores similares a los de Comodoro Rivadavia.

Si bien planteó la comparación como un dato sobresaliente que debería ser investigado, Astete puso el acento en la relación que existe entre los elevados precios de las casas del IPV y su baja calidad.

En ese sentido, el diputado consideró injusto que el adjudicatario, además de pagar sumar siderales por la “casitas del Fonavi”, tenga que hacerse cargo de los arreglos que demandan las fallas de construcción. Por eso impulsó un proyecto para que los gastos de reparación sean debitados en la cuenta final.

Indicó que la idea de su proyecto surgió ante la gran cantidad de viviendas que se entregan y que a los pocos meses están totalmente deterioradas, “porque los materiales que usan no son de primera calidad y los inspectores que deben hacer los controles de esos barrios hacen muchas veces la vista gorda dejando pasar materiales que no tiene resistencia con el tiempo”.

Luego sostuvo que son los adjudicatarios quienes tienen que afrontar los costos de reparación de las viviendas con problemas de construcción. “Esos vecinos que ahora deberán arreglar las viviendas como producto que no hay un control exhaustivo por parte de los inspectores del IPV y por los materiales de mala calidad con las que las levantan, deben pagar los arreglos, entonces es lógico que ese valor se debite en las cuentas finales”, indicó. (Agencia OPI Chubut)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video