Los organismos oficiales y la empresa SOL, se olvidaron de todos tras el trágico accidente

    15
    23
    Compartir


    01/07 – 12:30 – Como es recurrente en nuestro país, luego del gran impacto que produjo la noticia y una vez que ésta desaparece de la agenda pública, las empresas y los organismos del estado entran en una total pasividad. La justicia acompaña. Los familiares de las víctimas del SOL están sin cobrar seguros y sueldos porque al no haber sido identificados, los restos figuran “desaparecidos y presuntamente fallecidos” (¿?) una incongruencia más de un país donde las necesidades pasan por otro lado y no, precisamente, por el interés del hombre comúm.

    Familiares de las 22 personas fallecidas en el vuelo de SOL, que se precipitó a tierra el 18 de mayo, en proximidad de Los Menucos en Río Negro, viven y enfrentan – además del dolor de la tragedia – la insensibilidad, la burocracia y la ineptitud de funcionarios y el sistema que no mejora, junto a la impunidad de las empresas, que como en el caso de SOL, prosigue con sus actividades normalmente, cuando aún no se han enfriado los cadáveres que dejó un accidente ocasionado por irresponsabilidad de ellos mismos.

    El diario La Mañana de Neuquén relata que Juan Carlos Ruiz, padre de uno de los pasajeros, aseguró a ese medio que aún no pueden cobrar ni los salarios, ni las liquidaciones, ni los seguros debido a que sus familiares aún son para la Justicia “desaparecidos con presunción de fallecimientos”, por lo que no pudieron obtener los certificados.

    Pedimos alguna medida paliativa. La esposa del piloto, por ejemplo, tiene cuatro hijos y no tiene como mantenerlos y la empresa no se hace cargo. La identificación de los restos va a llevar más tiempo», señaló. Ruiz también contó que tuvieron algunos problemas para arreglar el traslado de los familiares a la misa que se realizará mañana en el lugar del accidente, a 40 kilómetros de la localidad rionegrina de Los Menucos.

    Desde la Dirección de Atención a la Víctima, dependiente de Provincia, nos habían dicho que no íbamos a poder viajar por cuestiones climáticas. Hoy (por ayer) luego de varias reuniones, hicieron las gestiones y la empresa Sol se hará cargo de nuestro traslado en un colectivo”, explicó Ruiz a La Mañana.

    Los familiares mantendrán reuniones en Buenos Aires con miembros de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), al tiempo que buscan mantener un encuentro con el ex piloto y cineasta Enrique Piñeyro, a los fines de lograr asesoramiento sobre la legislación vigente en materia aeronáutica, para decidir, a partir de allí, los pasos a seguir.

    Una vez más a cada tragedia ocurrida en el país, le sigue el silencio, la dilación de los tiempos, el cauce “normal” en que entran los trámites posteriores, donde una justicia lenta, pasmosamente permisiva (recordemos otros hechos similares, como LAPA, Austral y ni hablar de los accidentes carreteros donde están involucradas grandes empresas de transporte) y muy acotada a las formalidades, se olvida de lo esencial: hacer justicia para las víctimas y someter a los deudos a más dolor e incertidumbre. La empresa sigue su derrotero y vuela sin problemas, a pesar que aún no se sabe qué pasó en la máquina aquella noche y las verdaderas razones de su caída. Nadie mira para atrás, mientras, en pocos días más se cumplirán dos meses en que 22 vidas fueron segadas sin que haya quien explique porqué. (Agencia OPI Santa Cruz)

    23 Comentarios

    Dejar una respuesta