Detenido Acosta, buscan a Víctor Oñate y aseguran los yacimientos para evitar nuevos bloqueos

    30
    34
    Compartir


    04/07 – 11:20 – Las acciones dispuestas por el juez Eduardo Quelín, que informáramos el día domingo, continúan durante la mañana de hoy. Las autoridades detuvieron a José Acosta, uno de los cabecillas del grupo que ejerció presión, amenazas y produjo agresiones. Víctor Oñate, otro de los responsables identificados, sigue sin aparecer. Más de 400 efectivos en las Heras aseguran los yacimientos y buscan a los responsables.

    Luego de levantado el bloqueo a LH3, el juez Eduardo Quelín ordenó los procedimientos para detener a quienes fueron denunciados como cabecillas de los grupos que amenazaron, intimidaron y golpearon, tanto a compañeros de trabajo que querían realizar sus tareas, como a una comisión policial que se encontraba de ronda a cargo del Comisario Hassan.

    En este momento la policía prosigue con la orden judicial, buscando al señor Víctor Oñate, luego que el día domingo, después de cinco allanamientos, detuvieran a José Acosta, operario de Oleosur, tal como OPI lo informara ayer domingo.

    Algunos movimientos en la ciudad de Las Heras en estas hroas, son una señal de que hay trabajadores petroleros se encuentran movilizándose en solidaridad con sus compañeros. Sin embargo, desde el día sábado un contingente de aproximadamente 400 efectivos policiales, en su mayoría de Infantería y gendarmes, se han desplazado por la zona ocupando los puntos estratégicos que podrían ser tomados nuevamente por los trabajadores, especialmente los accesos a los yacimientos.

    Ahora se conoce exactamente la posición de cada actor y su incidencia en el levantamiento del piquete petrolero en LH3. El gobierno provincial negó haber intervenido en la negociación con los manifestantes. La empresa YPF comunicó que no firmó acuerdos ni se comprometió a realizar incorporaciones, suspender medidas ya tomadas y pagar sueldos o días caídos. De esta manera la decisión del levantamiento de la toma se debe a un acuerdo de la Federación y los piqueteros asentados hasta el sábado en LH3, pero quedó claramente establecido que solo se conformó un “petitorio” y que no existió compromiso o acuerdo entre las partes intervinientes.

    Otras de las fuentes consultadas por esta Agencia, señalan que la decisión del levantamiento provino ante al inminencia de la acción policial que se avecinaba, ya que tras la orden de desalojo emitida por el Juez Quelín, habían comenzado a arribar a la localidad varios contingentes de efectivos, lo que hacía evidente que se iba a tomar la decisión de desalojar por la fuerza, con un resultado incierto dada la posición irreductible que habían tomado los trabajadores hasta ese momento, desafiando, inclusive, a la policía asegurando que “iba a correr sangre” si reprimían, tal como lo manifestó el propio Oñate que hoy está profugazo. (Agencia OPI Santa Cruz)

    34 Comentarios

    Dejar una respuesta