Condenaron al suboficial Orlando Nahuelmir a 8 años de prisión por estupro

    26
    7
    Compartir


    06/07 – 16:45 – Un suboficial de la policía de Chubut que sometió a su hijastra al abuso sexual, indicando la querella que se trató de una violación, por cuyo motivo la menor quedó embarazada y a la cual la justicia le negó el aborto terapéutico, fue condenado a 8 años de prisión, pero sigue en libertad. Disconformismo de la parte acusadora que seguirá la vía del recurso y la impugnación de la condena.

    (OPI Chubut) – La condena a 8 de prisión por el delito de estupro y no por violación al suboficial de la policía de Chubut, Orlando Nahuelmir, será el motivo de una concentración convocada por el Foro por el Derecho a Decidir para el próximo viernes a las 17:30, en la plaza Compuchewe. La organización denunció además que el condenado permanece en libertad.

    Magalí Stoyanoff, una de las voceras del Foro indicó que la actividad se realizará para “que no quede en el olvido el juicio y porque Nahuelmir sigue libre”.

    Cabe recordar que el lunes el suboficial de la Policía del Chubut fue condenado por estupro agravado, y tendrá que ir por ello 8 años a prisión. Lo curioso de la decisión de los jueces Roberto Casal, Mariano Nicosia y el conjuez Amado Gutiérrez, es que va en contra de lo estipulado por el Superior Tribunal de Justicia, cuando autorizó la realización de un aborto terapeútico, a la joven hijastra de Nahuelmir, precisamente por tratarse de una violación.

    En este marco la joven víctima tuvo que ser internada el martes, después de conocer la determinación de los jueces. Según trascendió la joven se habría autolesionado en los brazos y tuvo que ser internada en una sala especial del Hospital Regional. La víctima permanece sedada y al cuidado de familiares, mientras el policía condenado se encuentra libre en tanto se sustancia que quede firme el fallo.

    Impugnación de la condena

    La condena de Nahuelmir fue por “estupro agravado”, es decir por una relación consentida con una menor de edad, delito que fija penas de 6 a 10 años, cuando lo que se pretendía era que resultara condenado por violación. Por ello la querella a cargo de Sandra Grilli y la fiscalía habían solicitado que Nahuelmir fuera sentenciado por abuso sexual con acceso carnal, agravado por haber sido cometido contra una menor de edad.

    En este marco Grilli anticipó que impugnará el fallo ante el Superior Tribunal de Justicia de Chubut, y hoy presentó un pedido de prisión preventiva del suboficial de la policía mientras queda firme el fallo, considerando que le dictaron una pena de 8 años de prisión de cumplimiento efectivo.

    Sobre el abuso sexual

    En este marco también se sumó el aporte de profesionales especializados en el tema. Tal es el caso de Silvia Luz Clara, psicóloga social de Comodoro. La especialista indicó que las situaciones de abuso sexual tienen un mecanismo similar al de la estafa, “lento y progresivo”.

    En una relación de confianza y reconocimiento, una de las partes excede sus límites e incumple lo acordado previamente, vulnera los acuerdos, se apropia de lo que no es suyo. Eso, hablando de dinero, bienes, objetos. En el abuso sexual también se da un proceso progresivo de sometimiento y abuso de poder (muchas veces psicológico) que se prolonga en el tiempo”, explicó. Luego aclaró que el abusador “no ataca e irrumpe directamente en la sexualidad de la víctima, lo que generaría una reacción de rechazo inmediato, como en la violación”.

    Adulto responsable

    Por lo general, -agregó- las situaciones conocidas de denuncia de abuso, datan de varios años de sometimiento previo, “es frecuente que los primeros acercamientos del adulto al niño/a puedan ser interpretados como manifestaciones juguetonas, quizá como demostraciones afectivas exageradas, muchas veces ambiguas, que no suelen despertar sospechas. También pueden representar una estrategia deliberada para tantear la respuesta del niño/a; si cuenta algo, podrá decir que hubo una mala interpretación infantil de los juegos en común”, sostuvo recuperando el aporte de la especialista, Irene Intebi.

    Finalmente manifestó que “es necesario aclarar que el abuso se produce en una relación de autoridad, afecto y responsabilidad por parte del adulto, casi siempre en la familia, donde la víctima no desconfía y si lo hace, no se anima a protestar por la vaguedad de la situación, además de las amenazas explícitas o implícitas que casi siempre ocurren. Muchas de estas amenazas se ven cumplidas cuando finalmente se quiebra el secreto: la criatura descubre que los adultos no le creen o la culpabilizan por lo sucedido: no pidió ayuda, no se quejó, le gustaba, consintió…..”, concluyó. (Agencia OPI Chubut)

    7 Comentarios

    Dejar una respuesta