La única lucha que se pierde es la que se abandona

La única lucha que se pierde es la que se abandona

49
0
Compartir


11/08 – Las elecciones nacionales en nuestro sindicato el pasado 4 de agosto proclamaron como ganadora a la Lista Azul a nivel Provincial y a nivel nacional a la Lista Verde ANUSATE.

Teniendo en cuenta este resultado, también es loable remarcar que nuestra agrupación, ANUSATE, se impuso en doce ciudades recuperando la seccional de Pico Truncado y Las Heras, con una participación del 52% del padrón electoral de afiliados.

Una derrota peleada vale más que una victoria casual, por tal motivo no ponemos en duda el escrutinio de las actas, la diferencia a favor del la lista contrincante es un hecho.

Queremos dejar expresado nuestro sincero agradecimiento a todos los compañeros que desde cada sector de trabajo nos bancaron siempre, y también con su voto el pasado martes.

Estamos convencidos que un sindicato se erige y sostiene por los trabajadores, nuestro Secretario General Nacional electo, Julio Fuentes suele decir que “el poder de un gremio está en los sectores de laburo no en las seccionales o consejos”, de ello dieron cuenta en Santa Cruz los afiliados.

En estos ocho años, logramos la apertura de las paritarias, la homologación de los ochenta y un puntos del Convenio Colectivo Marco para la administración pública, la apertura del Convenio Colectivo Sectorial de Salud, conformamos Juntas Internas en los hospitales y municipios y elegimos delegados en la mayoría de los entes nacionales y provinciales. Eso es una muestra latente del poder del trabajador, en estado puro. La determinación y la organización de los compañeros rompen con cualquier pretensión de los gobiernos, con más participación y más discusión.

Tenemos cosas para decir, tenemos mucho por hacer y, por sobre todo, la esperanza que se puede cambiar para que seamos, de una vez por todas, los regidores de nuestro destino en Santa Cruz.

La instancia de elección a la que se sometió ATE en todo el país, muestra que nos diferenciamos de ese modelo sindical empresarial que pregona la CGT. Esta prueba nos sirve para corregir fallas, porque nos guía la voluntad de los trabajadores y no una mesa de cabecillas. Sin perjuicio de ello, los compañeros deben saber que no nos enfrentamos ante una lista opositora, con propuestas alternativas, sino ante el mismo gobierno kirchnerista nacional y provincial que apostó a la intromisión en nuestro sindicato, punteando individuos de poca convicción y nula virtud, más que para tejer pactos, para destruir esta construcción popular que pone en riesgo sus intereses.

No tuvimos la oportunidad de ver ni escuchar ideas desde la lista azul, porque de hecho no las tienen, el único y último fin era romper con la unidad. Aún así, tenemos la tranquilidad de saber que el apoyo popular no se compra, ni con amenazas, ni con discursos tremendistas y el nuevo panorama nos desafía a redoblar la apuesta de todo lo hecho hasta aquí.

Se vienen cuatro años difíciles, porque tal cual hicieron con el resto de los gremios adeptos, el nuevo Consejo estará en manos de innobles mercaderes de las necesidades humanas que se encargarán de atar a los afiliados con dádivas antes que acompañarlos a pelear por sus derechos.

Adormecerán al sindicato apostando “al diálogo permanente” y distribuirán beneficios para algunos “en la medida de las posibilidades del presupuesto”, torciendo la balanza siempre a favor del poder político. Ya lo vivimos, esto no es ningún vaticinio, con la seccional de Caleta Olivia, Pico Truncado y Río Turbio, donde sus dirigentes se encolumnaron en nombre del provecho personal y no en representación de los compañeros que confiaron con el voto.

En ATE nacimos siendo una minoría, y con los años más de doscientos treinta mil trabajadores en todo el país adhirieron a esta forma de pelear por más democracia y libertad sindical. No nos asusta ser oposición, en cada lucha que entablamos siempre fuimos y seremos “la contra”, porque somos autónomos de los gobiernos y de los partidos políticos, como ratificó la CTA (Central de Trabajadores de la Argentina) el pasado 23 de septiembre. Que las circunstancias le brinden hoy al kirchnerismo la administración del Consejo Directivo no implica que ATE pierda su esencia, esa que está en los trabajadores, porque en ATE somos todos.

Llamamos a los compañeros a no desafiliarse, por el contrario, tenemos que ser más delegados, más juntas Internas, más fuerza para disputar el poder en serio en esta provincia y discutir el Estado que queremos, uno de cara al pueblo y no de espaldas a los trabajadores.

El arte de nuestros enemigos es desmoralizar, entristecer a los pueblos. Los pueblos deprimidos no vencen. Por eso venimos a combatir por el país alegremente. Nada grande se puede hacer con la tristeza” decía el General San Martín, por ello estaremos como siempre lo hicimos en cada asamblea, recorriendo los sectores, en la calle luchando por el cambio. Hoy el gobierno está dentro de la organización, tendrán el privilegio que les da un sello pero no la legitimidad, poder y apoyo de los trabajadores, sólo la exigua preeminencia conferida por sesenta votos.

Consejo Directivo Provincial
Alejandro Garzón
Secretario General ATE Santa Cruz

No hay comentarios

Comments are closed.