Publicado el: 25, Oct, 2011

¿La oposición podría haber ganado?


La victoria de Cristina Fernández, inobjetable por cierto, se dibuja en el horizonte político eleccionario como un elefante en el desierto. Si bien la mandataria ganó con alrededor del 53% del padrón electoral, hay que reconocer que un 47% que no la votó matemáticamente podría haber torcido la suerte del gobierno ¿Qué pasó?: es culpa directa de la falta de oposición.

La oposición política en nuestro país no existe. Son individualistas, mediocres, no tienen convicción, llevan al extremo el personalismo, no conjugan ideas y mucho menos proyectos de los cuales todos carecen; son esencialmente meros opositores a un sistema instituido, sea cual sea el mismo.

Es patético ver en campaña como se juntan y se separan, se relacionan entre sí, aún no compartiendo ningún vínculo ideológico, como De Narvaez y Alfonsín; en el fondo todos sueñan con llegar para ver después qué hacen. En ese contexto el votante independiente dispara su voto hacia lo conocido, que aunque no sea del todo bueno, es más seguro que la incertidumbre que siembran estos hijos dilectos del oportunismo político.

La sociedad está necesitada de referentes que se diferencien de los que están, pero cuando alguno de ellos se percibe en perspectiva, inmediatamente aparecen las falencias prácticas de una política eminentemente errática, como la de los candidatos argentinos, donde la improvisación y el espíritu marquetinero de la venta de imagen, supera holgadamente a la calidad de propuestas y proyectos políticos que deberían prevalecer sobre el hedonismo recalcitrante que cultivan algunos.

Hermes Binner surgía de una provincia ordenada, con un handicap considerable, forjado esencialmente en la falta de conocimiento que la población tenía de sus convicciones y su proceder en la arena política. Cuando comenzó a transitar la campaña, mostró falencias ineludibles, grietas de carácter y hasta falta de autoconvencimiento, hecho que inmediatamente espantó al votante indeciso.

Un viejo militante peronista de la década de los 80 me dijo una vez, algo que después lo corroboré en la práctica política del país, “es preferible un hijo de puta a un boludo”, e inmediatamente acudieron a la mente dos figuras paradigmática de esta brutal versión bizarra de la verdad desnuda: Carlos Menem y Fernando de la Rúa. Cuando al Radical lo vendieron en un packaging de criterio y honestidad, nos estaban vendiendo un boludo que nos llevaría al ocaso. Pero la sociedad no lo sabía y entre aquel que nos mintió, se jugó todo el patrimonio nacional y enajenó la república, a éste que con cara de zonzo nos prometía equilibrio y aburrimiento, de tan bien que iba a estar el país, la gente votó al pavo y así nos fue.

La sociedad, curada en salud, esta vez, aún sobre los gruesos cuestionamientos que tiene la administración de Cristina, con arrastres del kirchnerismo vernáculo que supo instalar la corrupción como matriz del poder, decidió darle apoyo a la mujer que al menos puede mantener al país de pie y esto, a la hora del voto es fundamental. Ninguno de los candidatos de la oferta política a nivel nacional, daba la mínima garantía de seguridad de qué hacer con la Argentina si caía en sus manos.

A nivel provincial las propuestas no eran mejores. La oposición en esta provincia está encarnada, principalmente, en la UCR, más allá del nacimiento de partidos menores que aún no han madurado u otros como la CC-Coalición Cívica que ha muerto antes de nacer.

El Radicalismo acudió a la práctica desesperada del “juntémonos todos para ganar”, elaborando una suerte de fórmula matemática, sin entender, una vez más, que la política está lejos de ser una ciencia exacta. Es por ello que veinte días antes de ir a las urnas, leyendo con tranquilidad las boletas que iban asociadas con el Radicalismo, se encontraban nombres de gente que nadie podía entender cómo abrevaban en esas aguas, siendo que hasta hace muy poco catalogaban al propio candidato a gobernador, Eduardo Costa, de ser un interesado, un corrupto y endilgarle intereses empresarios en el comercio mayorista, en la minería y el petróleo, actividades a las cuales señalaban como blancos de su futura gestión, elucubrando toda clase de hipótesis de cómo gestionaría Costa si ganaba en Santa Cruz.

Esa misma gente que voceó tales críticas, que lo maltrató públicamente, acompañaba las boletas de la UCR, colgándose para alguna diputación o concejalía, mostrando caras sonrientes desde gigantografías imposibles de digerir, conociendo el pedigree del candidato y las contradicciones en que incurrían.

Sucedió algo parecido con el CC-ARI, encabezada por Mariana Zuvic, esposa de Eduardo Costa, quien corría aliada a la UCR, con personas dentro de su oferta electoral (excepto el Dr Eduardo Sosa, claro está) que hasta no hace mucho sembraban oscurantismo sobre las pretensiones de poder de su esposo y en su momento denostaron a la familia Costa por su pertenencia a la firma Mercest SA, exploradora de minerales en Santa Cruz, en Laguan Sirven, una región cercana a Las Heras que es reserva aborigen con propiedad otorgada por ley a los pueblos originarios.

“El menjunje político es el peor enemigo de un candidato”, se lo escuché decir a Raúl Alfonsín, allá por el ´85, hablando en rueda de amigos, durante una visita que hizo el entonces líder Radical a la ciudad de Punta Alta (Pcia de Bs As). En aquella oportunidad Alfonsín (que no es Ricardo) sostenía que la mezcla de partidos y de hombres de distintas convicciones, unidos solo para ganar, no garantizaba un triunfo. Tiempo después, el Radicalismo potenciaba la Alianza, que corporizó lo que Alfonsín en aquella reunión informal en Punta Alta había definido como un “menjunje” y fue un rotundo fracaso.

Dicho esto, queda claro que las a “alianzas estratégicas”, término en que ha mutado el arábigo “menjunje de Alfonsín”, no asegura a ningún candidato, un triunfo y mucho menos si son simples conglomerados de postulantes con ganas pero sin nada que ofrecer a la sociedad, más allá de haberse destacado en algún piquete, alguna manifestación popular o mostrar algún paso fugaz por el gremialismo o actividades sociales. Ya nadie (o cada vez menos) compran por la cara y los currículum de ocasión. Hoy la gente espera de los candidatos una propuesta seria, concretable, realizable en términos absolutos y no humo y ponderación de buenos deseos.

Es cierto que en Santa Cruz el candidato Radical perdió solo por 6 puntos y que tal vez constituya la elección más pobre del oficialismo en esta provincia; pero si pensamos en el brutal desgaste que lleva el FPVS en el poder, las divisiones internas que lo aquejan y las indeseables figuras que aún persisten como candidatos en puestos claves del gobierno, no es tan meritorio para la oposición quedar a 6 puntos del oficialismo y haber perdido los únicos bastiones que le quedaban en Río Gallegos y el HCD. Significa que no se han jugado bien las cartas o al menos han cometido graves errores que llevaron a la gente a pensar que era mejor reincidir en lo establecido que embarcar al provenir en una aventura, más aún cuando se trata de una provincia donde el empleado público tiene la obligación de pensar cómo llegará a fin de mes si sus sueldos no son abonados en tiempo y forma.

Dejar un comentario



Mostrando 8 Comentarios
Publica tu comentario
  1. Dr Bob Gordon dice:

    “Es patético ver en campaña como se juntan y se separan, se relacionan entre sí, aún no compartiendo ningún vínculo ideológico; en el fondo todos sueñan con llegar para ver después qué hacen.”
    Son palabras para describir a la oposición (con excepción del PS de Binner y el FIT, a quien creo no les caben). Pero también sirven para describir al kirchnerismo. Conviven en él montoneros y menemistas, radicales oportunistas y sindicalistas gordos, aliancistas de De la Rua y barones del conurbano bonaerense, en fin, el dinero tiene la virtud de juntar agua y aceite en política.
    La principal diferencia entre oficialistas y oposición es esa: quién tiene la chequera.
    Pero no me voy a creer que la ineptitud de la oposición transforma al oficialismo en un proyecto político homogéneo. Son tan inútiles como la oposición pero el triunfo y la plata les hace aparecer menos grotescos.

  2. Hector Acevedo dice:

    Dr. Gordon, en un todo de acuerdo en su comentario, salvo cuando define al kirchnerismo. En mi humilde opiniòn, su definiciòn le cabe al Peronismo. En el conviven fascistas, trotkistas, erpianos, montoneros, pseudoprogresistas, mesiànicos, elitistas, vanguardistas, leninistas etc etc. El ùltimo invento de la verdad revelada, Laclauistas.- Interrogados en un debate, su respuesta es…”somos un movimiento”.- Pues, defìname..movimiento. De inmediato contestan que uno es un cipayo, gorila etc etc etc. Han ganado, si, de forma abrumadora. Se ha votado con el bolsillo, con la prebenda y con la dàdiva. De manera tal, que a los seguidores del modelo-relato, les dà lo mismo una Cristina que un Menem, un Boudou que una Hebe o Zaffaroni. Pero, èsto es democracia. Reglas del juego. Y hay que aceptarlas. Slds.

  3. LILITA dice:

    Dr BOB GORDON….HECTOR ACEVEDO, con respeto les pregunto ¿¿¿será que estan sangrando por la herida???? ¿¿¿les va a durar mucho el sangrado????? me gustaría saber así por unos días dejo de entrar a esta página porque la verdad es que ya cansan!!! Listo, las elecciones ya fueron, acepten la decisión de las mayorias y pónganse a trabajar en un proyecto que sea realizable y le pueda interesar a la gente y preséntenlo en el 2015…..si el soberano, que es el pueblo, los vota podrán cambiar la realidad actual que tanto critican!!! Y no está bueno que emanen tanto resentimiento ¿saben qué??? todo eso se vuelve en contra!!!!!

  4. Diego Fierrazo dice:

    Francamente, especular con que un 47% del electorado -Integrado por gorilas, milicos, empresarios especuladores, corruptos apartados, y también obreros, docentes, gente trabajadora y honesta, mas los votos en blanco- podría haber “torcido el resultado de la elección”, es un soberano DISPARATE!
    No existe la persona capaz de aglutinar tamaña mixturanza. No hay que engañarse; lo de Binner es muy bueno, va de a poco y con paso firme. No pretendan mas. Y si dudamos (aunque sea un poquitito) del mandato popular de casi un 54% caeremos en el “voto calificado” y otras goriladas por el estilo. El sistema democratico no es perfecto, pero es el mejor que tenemos los criollos.-

  5. Pedro Nahuel Quilondran dice:

    El ex Gobernador de Neuquen Jorge Omar Sobisch pronuncio la misma frase con una leve variante: dijo: “Prefiero a un corrupto a un boludo”, y así nos fue a los neuquinos con ese tipo de opciones.

  6. Miguel dice:

    Creo que el ultimo párrafo es la posta! “SE JUGARON MAL LAS CARTAS”…. el ejemplo mas claro es rio gallegos. Porque corno no fue fredy martinez candidato a intendente? TAL VEZ SI FREDY ERA CANDIDATO EN RIO GALLEGOS Y CON MAS CONTROL EN el calafate la historia hubiese sido otra… porque al ser tan diminuta la diferencia por la que perdio el radicalismo creo que indefectiblemente la variable de ajuste estaba en manos de la UCR… ahora bien es cierto que costa fue realmente el que hizo la mejor eleccion, porque sus candidatos a intendentes , y legisladores no tuvieron la misma candidad de votitos…OJO, con excepcion de caleta olivia, donde PRADES con 30 años fue el ganador moral de la eleccion, ganando por amplia mayoria en el mano a mano, pero cayendo derrotado por esa nefasta ley de lemas. En fin creo que la ucr podria haber ganado la provincia, pero se jugaron mal las cartas.ahora la verdad no se, si el que se quivoco fue costa o la ucr. o hubo como es de costumbre en la UCR un sin fin de conflictos de egos!!!!!

  7. sabrina dice:

    No señor! aca el culpable de la derrota del radicalismo es fredy martinez.que en vez de sacrificarse por el partido, eligio el camino mas facil, de ser senador y hacer la plancha como la viene haciendo hace 6 años.y no me vengan con que ya lucho mucho, porque no lucho nada….silencio complice durante años…y ni hablar de pirincho and company…. y costa de terror , no puede manejar a su señora y quiere manejar un partio y una provinacia.por favor!!!!!

  8. el dice:

    UN POCO TARDE PERO PREGUNTO DE QUE UCR ME HABLAN LAS BOLETAS LOS CARTELES LA PROPAGANDA EN GENERAL TENIA UNA C GRANDE COMO UNA CASA Y ENCIMA NI SIQUIERA CONSIGUE QUE LO VOTE LA FAMILIA O LA MUJER TARICIONA A SU PARTIDO Y VOTA AL MARIDO MAL VAMOS ESO NO SE VIO NUNCA EN NINGUN PAIS DEL MUNDO SE INMAGINAN A HILARY VOTANDO A OTRO PARTIDO O HACIENDO CAMPAÑA POR OTRO

Publicidad

OPI Video