Publicado el: 16, Nov, 2011

Dos años de estupidez


El día 14 de noviembre se cumplió dos años de la trágica muerte de la familia Pomar en una ruta bonaerense. Viendo en perspectiva todo lo acontecido desde que se reportó el incidente, uno puede entender porqué motivos hay casos más complejos que no pueden ser resueltos por la justicia argentina. Ni hablar de cuestiones donde debe haber habilidad investigativa como en el caso de la niña Candela, la explicitada (por las pruebas obvias) muerte de María Marta García Belsunce o Nora Dalmaso en Córdoba; por lo tanto no pidamos peras al olmo y pretendamos que la justicia clarifique la misteriosa desaparición política de Julio López, por ejemplo.

En un país sin justicia, la mesa está servida para la impunidad. En un país donde hay jueces y fiscales inhábiles para su tarea o corruptos desde su gestión, la impunidad está garantizada. Ni siquiera la policía tiene tanta responsabilidad como un Fiscal o un Juez que son los articuladores de una investigación, lo que ordenan, reparten y analizan las pruebas; las someten a juicio pericial, obtienen respuestas, elaboran conclusiones, hipótesis de trabajo y actúan en consecuencia.

Con muchos tropiezos y enrome presión internacional, podemos decir que el crimen de las francesas en Salta, fue una actuación decorosa de la Justicia en esa circunstancia, pero lamentablemente, no es la regla.

El caso Pomar es paradigmático. La falta de conocimiento, sentido común y un interés por figurar más allá del trabajo silencioso que debe prevalecer, fue el corolario de todos los personajes, casi caricaturescos, que aparecieron por aquellos días donde la familia se encontraba perdida.

La cara de circunstancias del Secretario de Investigaciones del Ministerio de Seguridad bonaerense, Paul Starc, ávido de cámara y elucubrando las más insólitas ideas de cómo y en qué circunstancias podría haberse producido esa desaparición, es la cara visible de la ineficiencia y la ignorancia de un funcionario en un área donde el título le queda muy grande. Ni hablar del Jefe de policía de Scioli, que es todo un tema en sí mismo.

Pero me gustaría detenerme en la inútil funcionaria de la Justicia, la fiscal de Pergamino, Karina Pollice. Una auxiliar que no puede investigar ni siquiera un choque de bicicletas. Absolutamente ignorante y soberbia, basta escucharla y verla en las imágenes de archivo, cuando el auto estaba volcado a 40 kms de Pergamino a la vera de la ruta, entre los pajonales y ella mandaba a allanar la casa de los familiares de Pomar, levantar computadoras, llevarse documentación familiar, cajas de papeles viejos, fotografías, etc, presumiendo que se trataba de un crimen por incesto y las más delirantes hipótesis, sometiendo a la dolida familia del matrimonio a una carga extra, además de la desesperación por la pérdida de sus seres queridos entre los que había tres criaturas. ¿Nos preguntamos si no merece la persecución familiar hasta verla destituída de su cargo?.

Esta estúpida mujer, quien así luce ante las cámaras, hablando de lo que no sabe y sin siquiera tener el decoro de tomar, al menos, algún curso de investigación criminal por correspondencia, genera en las imágenes de archivo una muestra patética de lo que es parte de nuestra Justicia. Carente de idoneidad, conocimientos y protocolos de procedimientos, la Fiscal habla como si entendiera de qué se trata, llenando de vergüenza a una institución tan sagrada como es la Justicia.

Después de aquella vergonzosa y deplorable actuación, comenzó a transitar por un juicio político, lento, cansino, que le asegura un paraguas protector vaya a saber si institucional o político (o tal vez los dos a la vez) y así transcurre la vida de esta inútil funcionaria que en un país de primer mundo estaría, no solo fuera de la institución judicial, sino presa por mala praxis.

Más acá en el tiempo, el Fiscal del caso Candela, Marcelo Tavolaro (más para la jubilación que para la práctica legal del Derecho), es otro estigma de la Justicia discapacitada. Dijo tantas barbaridades ante las cámaras de TV, cuando la situación de la niña era incierta, reiteró tantas otras y se contradijo luego de que la encontraron muerta, que es admirable cómo aún permanece en una causa tan compleja y que necesita de gente con capacidad y honestidad intelectual para actuar, precisamente, con justicia.

Así estamos. Jueces y Fiscales, muchos de los cuales no se sabe de dónde provienen, qué competencias tienen para juzgar a los demás o para investigar el robo de una galletita, son colocados en el burocrático andamiaje de la justicia nacional o en las provincias y allí permanecen; a veces mudos ciegos y sordos por toda la vida, ya que tienen la suerte de que sus “competencias” no son puestas a prueba; logran su jugosa jubilación y pasan por la vida sin sobresaltos.

En otros casos, como en el de Pomar, Belsunce, Dalmaso o Candela, deben actuar y para mal de quienes necesitan rápidas respuestas y que se haga justicia, aparecen estos estúpidos, que desnudan sus miserias, sus incompetencias y su falta de mérito, ante una sociedad que cada día necesita más de mujeres y hombres probos, capaces, honestos y ecuánimes, porque esta horda de incapaces y oportunistas que pulula por los juzgados y las fiscalías, desennoblece la magistral tarea de impartir Justicia que tiene el hombre, al menos, en su paso por la tierra.

Dejar un comentario



Mostrando 8 Comentarios
Publica tu comentario
  1. Horacio Moreno dice:

    Buenas tardes, en la localidad de Moreno, la mafia judicial jueces, fiscales , secretarias y secretarios sicologos,
    se burlan de los màs humildes, yo mismo lo vivo, los seres humanos deben hacer cola en invierno por fuera del juzgado de paz son niños y mujeres ancianas… ahora el juez gordo y reventado de la dictadura , manda a los canas amigos de los narcos a maltratar a hombres o mujeres segùn convenga.
    Esto seguro pasa en toda la Republica…màs por miedo nadie dice nada y si uno no pertenece a alguna organizaciòn peor como en mi caso soy un CIUDADANO …y que el servicio de inteligencia me vaya anotando.
    SON UNA VERDADERA MAFIA de jueces que guardan sus puestos de simples empleados pùblicos no sirven que nada màs que para eso…usar un poder que no les fuè dado para destruir …sino para cuidar primordialmente a los niños.

  2. Miguel Ibarguren dice:

    En el caso Belsunce, el fiscal dijo que a la víctima le habían cerrado las heridas con la gotita y que la habían matado por un ajuste de cuentas del Cartel de Juárez, y las dos cosas resultaron ser falsas.
    En el de Nora Dalmasso llegaron a decir que ella tenía relaciones con su hijo!
    Con fiscales de esa calaña no podemos esperar nada de nada!

  3. SALOMÓN dice:

    Dicho por Sarmiento, el Padre del Aula: LA UNIVERSIDAD NO ACORTA LAS OREJAS.
    Es fabulosa la cáfila de ignorantes y bestias, “cursando” por fotocopias e Internet, que obtiene sus títulos en las que AHORA son las universidades del país. Es suficiente con una cartulina sellada y firmada, un marco dorado y unos buenos anteojos con marco a la moda para convertirse en un profesional en nuestras casas (actuales) de “·altos estudios”. Aquí, en la Argentina, cuyo mensaje de pensadores y sabios, de poetas y filósofos y científicos admiraron y codiciaron las universidades de todo el mundo.

    La verdad es que da vergüenza ajena sufrir a la clase de “profesionales” que actualmente pululan en nuestro pobre país, “educados” por computadora y tan alejados de la realidad de su propia profesión como cerca de toda corrupción o delito. Hablo en general, pero cierto es que “la excepción confirma la regla”. La universidad de los fachios y quilomberos. Éso es estudiar y ahora se ven los resultados, previsibles por otra parte.

    Aprobando (aunque sea con mínimo puntaje y promedio) las 25 ó 30 materias que integran la curricula de las facultades uno puede obtener un título universitario y de inmediato buscar un puesto en el estado o en las organizaciones igualmente corruptas que integran el mercado laboral y rápidamente integrarse al mismo para desempeñarse como abogado, médico, ingeniero, bioquímico, o lo que cuadre. Su libro de bitácora puede ser el de arancelamiento de los “servicios” prestados como profesional.

    Ésto es lo que sucede cuando un estado no da valor real y sincero a la cultura y, rodeada una voluntad omnímoda y única de su corte de obsecuentes y serviles, se permite atrocidades tales como (es la que resulta más evidente) la “revisión” de nuestra Historia por diplomados serviles que, a las órdenes de esa única voluntad, se convierten en auditores políticos de nuestro pasado de honor y de gloria. Deberemos creerles más a ellos (supermillonarios) lo que nos cuentan sobre los hechos pretéritos, que lo que nos enseñaron quienes la escribieron, para contarla con sus almas y morir como vivieron, EN LA POBREZA Y LLENOS DE HONOR.

    Éstas son las ideas que se van colocando en las mentes de nuestros jóvenes, junto a la aceptación de todos los vicios y perversiones que pueda sufrir la especia humana, como circunstancias o simples “modalidades” de la ética susceptibles de ser interpretadas cada una a su manera, como si la integridad moral fuera materia opinable para quien carece de esa virtud.

    Pues no existirían funcionarios ejecutivos ni judiciales (ni siquiera uno de ellos) que simplemente ACEPTARAN un cargo para el que no resultan idóneos ni se encuentran académica o moralmente aptos para intervenir (y menos decidir) en estos casos, cuya errónea resolución perjudica directamente a todo el pueblo, que depende de la imparcialidad y de la ética irreprochable de la Justicia para esperar un fallo justo, que sea manifestación visible de tal imparcialidad.

    Quien va a introducirse en la carrera del Derecho, ahora impartida en la Policía, en las cárceles, en las universidades presididas por desconocidos o mediante cursos on line; o en general en CUALQUIER CARRERA UNIVERSITARIA, debe ser obligado a aceptar una investigación exhaustiva sobre su vida moral y su temple para desempeñarla, si la concluye con “éxito”, con la salvedad de que EL ÉXITO NO SIGNIFICA PRESTIGIO ni es su sinónimo.

    Policías, médicos abogados, etc. Tienen algo que decir los colegios profesionales en torno a ésto?

  4. sandra colla dice:

    En Julio 2002 mis padres fueron brutalmente asaltados y golpeados por una manga de atorrantes en la ciudad de Río Gallegos. Nunca se supo quienes fueron los dos hombres que entraron a la casa en donde vivían. Nadie nos dio una respuesta de quienes fueron los delincuentes. Ni la policía de Santa Cruz, ni el entonces Ministro de Gobierno Julio De Vido, ni el Gobernador en esa época que era Don Néstor Kirchner.
    Mi padre quedó ciego debido al culatazo de un arma con que lo asaltaron porque tuvo estallido ocular izquierdo, que después se le hizo una infección y paso al ojo sano. Su salud se fue debilitando y en 2007 un 19 julio falleció.
    Yo me pregunto, ¿a cambiado algo desde esa época?. y pienso: que No, cada vez hay más delincuencia, más droga, más corrupción, más analfabetos, más el ‘todo vale’. y ¿cuánto vale una vida??? haber, díganme por favor!!.

  5. Entrerriano dice:

    Acá en La Paz, Entre Rios, apareció una chica masacrada a golpes y colgada, a kms de la ciudad, enseguida la caratularon como suicidio y así quedó, no hubo invetigación, ni declaraciones, nada

    el novio, un amigo del oficialismo que trabaja en medios oficialistas y cargos públicos, esa noche la saco de un boliche de la ciudad a golpes y se la llevó en el auto, por supuesto con decenas de testigos

    además de la siempre presente corrupción mafiosa del estado, me sorprende la desidia de la población, familiares, amigos, etc., nadie se inmutó siquiera

    pareciera que es completamente natural este tipo de accionar, mucho más en el norte del país donde los pocos poderosos son dueños de la vida diaria de la población

  6. mick dice:

    lo raro de este caso es que a poco de publicar la lista “trucha” de ex miembros pci del 76 al 83, donde figura un Pomar….

  7. Mateo dice:

    Solo con la VERDAD seremos libres..

  8. Juan del Sur dice:

    Un poquito más de cuidado con la ortografía sería bienvenido.

Publicidad

OPI Video