Publicado el: 16, Nov, 2011

Dos años de estupidez



16/11 – 10:45 – A dos años de la desaparición de la familia Pomar y viendo en perspectiva todo lo actuado por la Justicia y la policía bonaerense, resulta vergonzoso que en este país aún haya Fiscales y Jueces sin criterio ni idoneidad para llevar adelante una investigación mínima. En aquel entonces, la Fiscal derramaba ante las cámaras de TV insólitas elucubraciones ensuciando a la familia de las víctimas, produciendo allanamientos, cargando de estigmas y sospechas a padres, hermanos y tíos de los desaparecidos que permanecían muertos a escasos 40 kms de Pergamino, tapados por los pastos de la banquina. (Por Rubén Lasagno)

El día 14 de noviembre se cumplió dos años de la trágica muerte de la familia Pomar en una ruta bonaerense. Viendo en perspectiva todo lo acontecido desde que se reportó el incidente, uno puede entender porqué motivos hay casos más complejos que no pueden ser resueltos por la justicia argentina. Ni hablar de cuestiones donde debe haber habilidad investigativa como en el caso de la niña Candela, la explicitada (por las pruebas obvias) muerte de María Marta García Belsunce o Nora Dalmaso en Córdoba; por lo tanto no pidamos peras al olmo y pretendamos que la justicia clarifique la misteriosa desaparición política de Julio López, por ejemplo.

En un país sin justicia, la mesa está servida para la impunidad. En un país donde hay jueces y fiscales inhábiles para su tarea o corruptos desde su gestión, la impunidad está garantizada. Ni siquiera la policía tiene tanta responsabilidad como un Fiscal o un Juez que son los articuladores de una investigación, lo que ordenan, reparten y analizan las pruebas; las someten a juicio pericial, obtienen respuestas, elaboran conclusiones, hipótesis de trabajo y actúan en consecuencia.

Con muchos tropiezos y enrome presión internacional, podemos decir que el crimen de las francesas en Salta, fue una actuación decorosa de la Justicia en esa circunstancia, pero lamentablemente, no es la regla.

El caso Pomar es paradigmático. La falta de conocimiento, sentido común y un interés por figurar más allá del trabajo silencioso que debe prevalecer, fue el corolario de todos los personajes, casi caricaturescos, que aparecieron por aquellos días donde la familia se encontraba perdida.

La cara de circunstancias del Secretario de Investigaciones del Ministerio de Seguridad bonaerense, Paul Starc, ávido de cámara y elucubrando las más insólitas ideas de cómo y en qué circunstancias podría haberse producido esa desaparición, es la cara visible de la ineficiencia y la ignorancia de un funcionario en un área donde el título le queda muy grande. Ni hablar del Jefe de policía de Scioli, que es todo un tema en sí mismo.

Pero me gustaría detenerme en la inútil funcionaria de la Justicia, la fiscal de Pergamino, Karina Pollice. Una auxiliar que no puede investigar ni siquiera un choque de bicicletas. Absolutamente ignorante y soberbia, basta escucharla y verla en las imágenes de archivo, cuando el auto estaba volcado a 40 kms de Pergamino a la vera de la ruta, entre los pajonales y ella mandaba a allanar la casa de los familiares de Pomar, levantar computadoras, llevarse documentación familiar, cajas de papeles viejos, fotografías, etc, presumiendo que se trataba de un crimen por incesto y las más delirantes hipótesis, sometiendo a la dolida familia del matrimonio a una carga extra, además de la desesperación por la pérdida de sus seres queridos entre los que había tres criaturas. ¿Nos preguntamos si no merece la persecución familiar hasta verla destituída de su cargo?.

Esta estúpida mujer, quien así luce ante las cámaras, hablando de lo que no sabe y sin siquiera tener el decoro de tomar, al menos, algún curso de investigación criminal por correspondencia, genera en las imágenes de archivo una muestra patética de lo que es parte de nuestra Justicia. Carente de idoneidad, conocimientos y protocolos de procedimientos, la Fiscal habla como si entendiera de qué se trata, llenando de vergüenza a una institución tan sagrada como es la Justicia.

Después de aquella vergonzosa y deplorable actuación, comenzó a transitar por un juicio político, lento, cansino, que le asegura un paraguas protector vaya a saber si institucional o político (o tal vez los dos a la vez) y así transcurre la vida de esta inútil funcionaria que en un país de primer mundo estaría, no solo fuera de la institución judicial, sino presa por mala praxis.

Más acá en el tiempo, el Fiscal del caso Candela, Marcelo Tavolaro (más para la jubilación que para la práctica legal del Derecho), es otro estigma de la Justicia discapacitada. Dijo tantas barbaridades ante las cámaras de TV, cuando la situación de la niña era incierta, reiteró tantas otras y se contradijo luego de que la encontraron muerta, que es admirable cómo aún permanece en una causa tan compleja y que necesita de gente con capacidad y honestidad intelectual para actuar, precisamente, con justicia.

Así estamos. Jueces y Fiscales, muchos de los cuales no se sabe de dónde provienen, qué competencias tienen para juzgar a los demás o para investigar el robo de una galletita, son colocados en el burocrático andamiaje de la justicia nacional o en las provincias y allí permanecen; a veces mudos ciegos y sordos por toda la vida, ya que tienen la suerte de que sus “competencias” no son puestas a prueba; logran su jugosa jubilación y pasan por la vida sin sobresaltos.

En otros casos, como en el de Pomar, Belsunce, Dalmaso o Candela, deben actuar y para mal de quienes necesitan rápidas respuestas y que se haga justicia, aparecen estos estúpidos, que desnudan sus miserias, sus incompetencias y su falta de mérito, ante una sociedad que cada día necesita más de mujeres y hombres probos, capaces, honestos y ecuánimes, porque esta horda de incapaces y oportunistas que pulula por los juzgados y las fiscalías, desennoblece la magistral tarea de impartir Justicia que tiene el hombre, al menos, en su paso por la tierra. (Agencia OPI Santa Cruz)

Dejar un comentario



Mostrando 3 Comentarios
Publica tu comentario
  1. la rochi dice:

    TOTALMENTE DE ACUERDO CON UDS OPI, ES LAMENTABLE QUE PASEN ESTAS COSAS EN NUESTRO PAIS, QUE HAIGAN JUECES QUE NI SIQUIERA SEPAN HACER SU TRABAJO, DIERON UDS DE LOS JUECES,FISCALES ETC DE NIVEL NACIONAL, PERO LAMENTABLENTE EN NUESTRA SANTA CRUZ TAMBIEN ESTAMOS LLENOS DE INCAPACES QUE NO SABEN NI SIQUIERA DELETREAR LA PALABRA JUSTICIA………..

  2. Maria dice:

    ¿Está esclarecido el caso de las francesas? En realidad sólo se conocen los autores materiales del crimen. El móvil parece ser algo muy distinto a un robo organizado “turístico”. Algunos intereses territoriales, tal vez amenazados por los supuestos derechos aborígenes que defendían las mujeres…
    Una se pregunta si en realidad los medios periodísticos más que informar, desinforman.

    • Estimada María: coincido con Ud que en el caso de las francesas se tiene a los autores materiales, pero al menos dentro del marco de una justicia insulsa y corporativa, tenemos a los culpables materiales. En los casos mencionados, ni siquiera han determinado el asesino y en esos casos no es una falla por falta de recursos, es por incapacidad o porque son cómplices. Lamento que Ud entienda que la culpa es de los medios, como es habitual rotular desde el gobierno. Por supuesto que habrá medios que desinforman, porque operan para lo sectores que los sostienen, pero también hay quienes informan y están limitados por el ocultamiento de la información, que hacen funcionarios judiciales, con el único propósito de que trasciendan versiones y datos contradictorios para generar lo que Ud, precisamente critica. En todo caso, hay que saber tamizar lo que se lee y los medios que se leen. Hoy por hoy, la única posibilidad que tiene la gente de conocer lo que oculta el poder son los medios. Ud dirá “Clarín, Nación etc etc…..” bueno, podemos no apoyar la ideología de cada uno y pensar que son tan interesados como el gobierno, pero al menos son disparadores de algunas verdades que de otra manera, jamás conoceríamos. El día que la prensa desaparezca o se instale el mensaje único, todas serán buenas noticias, no nos enteraremos jamás de las corrupciones, negocios y ocultamientos y ellos habrán ganado. Piénselo. Saludos.R.L.

Publicidad

OPI Video