Policías cesanteados por Scioli se acuartelaron porque el gobernador no quiere reconocer...

Policías cesanteados por Scioli se acuartelaron porque el gobernador no quiere reconocer la orden que dio

28
4
Compartir


14/12 – 19:00 – Después que la policía de La Plata, reprimiera a manifestantes K, en el ingreso a la Legislatura provincial, el gobernador (para no enojar a la presidenta y responder a las órdenes de la Cámpora) no tuvo mejor idea que despedir a los efectivos a quienes horas antes el Secretario de Seguridad le había dado órdenes expresas: no entra nadie. Cumplieron y los echaron.

120 efectivos de infantería de la policía bonaerense se encuentran acuartelados negándose a salir para tomar servicios en la dependencia policial de La Plata, luego que fueran cesanteados por orden del gobernador Daniel Scioli, debido a que, en cumplimiento de una orden impartida por el Ministro de Seguridad Ricardo Casal, a instancias del Gobernador, debían impedir el ingreso de gente a la legislatura, en virtud del temor a que se cayeran los palcos, tal como lo refirió a la prensa el Capitán Walter Reboredo, uno de los policías separados del cargo.

Por proteger al Gobernador Scioli hoy nos quedamos afuera de la institución”, dijo Reboredo, visiblemente indignado, afirmando que se quedarán dentro de la dependencia hasta que no se retrotraiga la medida.

Casal ha dicho que mientras subsista la medida de fuerza no habrá diálogo porque no acepta “extorsiones”, sin embargo, a pesar que las autoridades bonaerenses se apuraron a decir que el resto de la policía está “tranquila” y que solo es parte de una protesta sectorial, hay sectores que miran con simpatía la posición de sus compañeros, dado que entienden que mañana cualquiera de ellos podría encontrarse en la misma situación.

Daniel Scioli, un gobernador que hizo de la obsecuencia al matrimonio K un dogma, recibe munición gruesa de parte de La Cámpora de la cual forma parte su Vicegobernador y en el afán de cumplir las órdenes que le imparten desde el gobierno nacional, no ha tenido la mejor idea que usar de variable de ajuste a los mismos policías que envió a reprimir a los militantes que ingresaban por la fuerza a palcos.

Los policías dijeron que esperan que el gobernador ordene la reincorporación yá, porque actuaron bajo órdenes expresas de las autoridades que les dijeron que debían impedir por todos los medios el ingreso de personas al sector. También advirtieron que en los videos que hay se puede ver la violencia con que los militantes K pretendían vencer la resistencia policial. (Agencia OPI Santa Cruz)

4 Comentarios

  1. SON LOS DE SIEMPRE AQUI EN SANTA CRUZ LES PASA LO MISMOS A LOS POLICIAS, DAN ORDENES Y DESPUES NO PONEN LA CARA PARA DECIR QUE FUERON ELLOS…………

  2. Timoratos y sirvientes son las secuelas que dejan los gobernantes que no hacen de la lealtad y de la ética un culto, y se transforman en nuevos ejemplos de la obsecuencia y de la vileza. No son hjos de una pretendida “democracia”, ni de la representación popular que invisten gracias a las “elecciones” que hoy han dejado de ser lo que antes significaron,o sea la voluntad soberana de un pueblo. Son esencialmente malas personas. Simplemente éso.

    La Policía de la Provincia de Buenos Aires (como otras fuerzas similares del país, y sobre todo la Policía Federal Argentina) han estado acostumbradas al yugo del poder militar y al yugo y la vergüenza del poder civil… Sólo que pocas veces antes se ha hecho tanto uso del odio hacia la “maldita policía” , dando como consecuencia (para el uso político de ese sentimiento popular) que la ciudadanía identificara a la fuerza policial con esa desventura. A quienes creen, y manifiestan, que la Policía no puede tener “prerrogativas” que asimilan al cumplimiento de sus funciones, para lo cual DEBEN poseer a autoridad que DEBE respaldar el poder administrativo, debo responder que una policía sin atribuciones es una policía que no sirve para nada.

    Tampoco se trata de un invento moderno de la política argentina. Ya en los tiempos del Caudillo Hipólito Yrigoyen (1916) en cuanto se hizo cargo del poder el famoso “Peludo”, centenares de sus partidarios desengancharon los caballos de la carroza que lo condujo desde el Congreso Nacional a la Casa de Gobierno y condujeron (“con eficacia equina”, como escribió sobre la escena Hugo Ezequiel Lezama) el vehículo hacia la sede del Gobierno Nacional. Cuando Yrigoyen se enteró de la intervención policial pára impedir este acto de absurdo y degradante servilismo, en lugar de honrar a la policía que estaba destinada a custodiarlo, castigó a los efectivos que quisieron cumplir con su deber, y ordenó que se retiraran.

    Es verdad que no he sentido lo que debió haber sido la manifestación unificada e indignada de la oposición política de la Provincia de Buenos Aires a este nuevo acto servil que degrada aún más la “figura” de quien, invistiendo una representación que no merece, haya manchado una vez más la trayectoria de los buenos mandatarios que tuvo el primer Estado argentino, aún los peronistas verdaderos, muchos de ellos ejemplo de independencia y de dignidad republicana.
    Como la Historia, aunque se pretenda cambiarla ahora, va a decirlo, el Dr. Antonio Caffiero puede servir de ejemplo.

  3. los manifestantes de la nota se proclaman ellos mimo como “soldados del pingüino”, palabra con una gran connotación negativa (la de soldado, digo), sobre todo para aquellos que tengan más de 50 años y vivieron en el gobierno de facto. no queremos más soldados, no queremos más fundamentalismo, no queremos más violencia.

  4. pobres policias su pecado fue haber zamarreado un poco a los hijitos de papa de la campora y se comen el garron del despido,los de la campora son el nuevo grupo sushi pero con bombos odian a todos los uniformados por igual usan tablets y toda la ultima tecnologia,visten como hippies huelen a marihuana pero la mayoria viven en puerto madero pero guay que un morocho como usted o yo quiera entrar a ese grupo discriminan a los pobres y a los chicos de la calle que les quieran vender estampitas,son farsantes y amiguitos merqueros del hijo del pinguino difunto…

Dejar una respuesta