Publicado el: 4, Jul, 2012

Buzzi pidió la Conciliación Obligatoria y dijo que no ordenará reprimir a Los Dragones



04/07 – 13:30 – El gobierno de la provincia de Chubut no sabe como enfrentar el problema generado por Los Dragones. Está ante una encrucijada, en la cual la presidenta lo ha dejado solo. Sin el aporte de Gendarmería, Buzzi tiene el sus manos la solución o el caos. Le pidió a los efectivos “disuadir a los manifestantes” y descartó el uso de la fuerza. Intenta unir las partes a través de una conciliación obligatoria que hasta ahora no fue acatada. (Por: Giuliano Ventura para OPI Chubut)

(OPI Chubut) – El “Dragón” Gustavo Montiel, ante los policías y mientras cortaban amenazantes, la ruta de acceso a los yacimientos de PAE dijo “ya estamos jugados, así que le vamos a dar para adelante nomás. Estamos jugados y si perdemos esto, perdemos todo. Acá vamos a estar parados nosotros y nos van a tener que ir bajando la policía”, afirmó.

En este marco y ante esta realidad, el gobernador Martín Buzzi ordenó dictar la conciliación obligatoria e hizo un llamado a “que la medida sea acatada por las partes, es la oportunidad que tienen para demostrar que hay voluntad de salir de la grave situación en la que han puesto a toda la comunidad”.

Más adelante dijo “los Dragones deben deponer su actitud y sin condicionamientos sentarse a hacer los reclamos que consideren en un marco de cordura y, por su parte, la empresa debe asumir la responsabilidad social que le corresponde”.

El Gobernador Buzzi tiene un problema (y no pequeño, precisamente). Ese problema se generó el mismo momento en que la presidenta CFK decidió quitarle el apoyo para la resolución de conflicto, retirando a Gendarmería como fuerza de disuasión, que es múltiple veces mayor que la policía provincial, única fuerza de choque con la que cuenta Chubut.

Con el temor reflejado en su rostro Buzzi acotó “estoy monitoreando el operativo en todo momento. Di la orden explícita de no reprimir, esta es y será la política de este gobierno. La Policía va a mantenerse en el lugar con el objetivo de disuadir la presencia de los piquetes todo el tiempo que sea necesario”.

Y en el comunicado difundido por su DPP insistió: “tenemos información sobre la presencia de gente armada en los piquetes. Cada elemento que se va agregando a la causa confirma la hipótesis de una mano negra detrás de estas extorsiones. Es gente que representa intereses políticos y económicos, y que buscan generar confusión y caos con el fin de desestabilizar política y socialmente a la provincia”.

Las opciones

El gobernador Buzzi no tiene muchas opciones: o logra convencer a los muchachos de la UOCRA, de que depongan su actitud, sin la intervención policial, o tendrá que hacer uso de la fuerza, ahora o dentro de unos días. Tal como se presenta el panorama, cualquiera se animaría a predecir el futuro de este conflicto.

El mandatario quedó solo, víctima de su indecisión inicial; es decir, cuando Los Dragones ingresaron a palo y fuego al yacimiento de PAE y cuando contaba con la Fuerza de frontera listas para entrar en acción, con grandes posibilidades de cortar el problema de raíz, lo acosó “el síndrome del muerto”. La jueza dubitativa, el gobernador pretendiendo cuidar su espalda política y la intransigencia de los manifestantes, evidentemente fogoneados desde sectores claramente enfrentados al gobierno local, no permitió que el orden imperara y por tal motivo, ganó la calle la anarquía.

La empresa petrolera puede que tenga responsabilidad en cuanto a la negociación laboral, pero es la víctima del acto criminal de Los Dragones, no cabe duda. Sin embargo Buzzi busca el discurso fácil, atacando a la operadora por su inflexibilidad, ya que no pretende negociar con los yacimientos cortados.

Pero el problema de Buzzi, en realidad, se centra en el corazón político del país y la afectación de su creciente ascenso en el “Cristinismo”. Desde que la presidenta CFK disparó las culpas hacia la provincia, por no haber podido manejar la crisis y hacia la jueza Eva Parcio de no haber ordenado la acción directa de Gendarmería cuando se produjo el hecho, Buzzi empezó a caer en picada en las preferencias de la dama de hierro. Hoy, está contando solo con sus propias habilidades de gestión (que no son muchas) y el peso de la historia; porque Los Dragones, fue un invento de Mario Das Neves para generar una fuerza de choque paragubernamental y Martín Buzzi, era su Vicegobernador. Es decir, que hoy el gobernador trate de hacerse el desentendido, es parte de su estrategia de negación, pero la presidenta sabe perfectamente, que ese “incubusnació, creció y se financió del gobierno del cual fue parte el actual mandatario, que hoy no tiene el menor poder sobre los rebeldes.

Buzzi no puede actuar como “señorita” con estos delincuentes” – dijo a OPI Martín Martínez, proveedor de servicios del petróleo en zona norte, “Nosotros hace 12 días que no trabajamos y Buzzi los trata con algodones, lo que pasa es que el gobernador sabe que si escarba mucho, se van a encontrar él y Das Neves, pegados a los Dragones; por eso no quieren desalojar. Sabe que esta gente va a resistir y va a ir por todo. Ahí tienen un camión lleno de combustible y anoche hicieron cientos de bombas molotov”, señaló, quien dice conocer a fondo la historia de esta relación peligrosa entre Los Dragones y el anterior gobierno; “es como un perro cuando da vuelta sobre sí mismo para morderse la cola”, graficó Martínez.

El conflicto en Chubut, lejos de desactivarse, está tomando impulso. Quienes analizan la forma en que el gobierno maneja la crisis, creen que Martín Buzzi no quiere pagar costos políticos (de ahí su dicho de persuadir a los manifestantes), porque un desalojo equivale a la posibilidad de que se produzca un desastre, de hecho, el lunes lograron convencer a los trabajadores petroleros de que no avancen sobre los de la UOCRA, ya que los primeros reclaman el derecho a trabajar.

¿Hasta cuándo Buzzi podrá controlar una situación sumamente tensa y desbordada como la que vive Chubut? ¿Hasta cuándo la provincia va a poder soportar las pérdidas económicas diarias de casi 4 millones de pesos? ¿Hasta cuándo la empresa Pan American Energy querrá arriesgar la integridad física de su gente y lo que queda de sus instalaciones, para hacer lo que el poder político y judicial no garantiza? ¿Hasta qué punto los Dragones tienen en su naipe una carta de oro, que Buzzi quiere que no jueguen? ¿Hasta dónde la Justicia (y con qué argumentos) podrá mandar a actuar a la policía provincial, Fuerza varias veces inferior a la Gendarmería, cuando en el momento en que tuvo que hacerlo (el día del ataque), prefirió evitar el desalojo?.

Los Dragones saben que si la Justicia no actuó “en ese momento” en que habían desatado una guerra campal y ante lo cual era mucho más justificable el uso de la fuerza, menos lo harán ahora “que solo cortan rutas”, porque cuando atacaron a Cerro Dragón la operación hubiera estado legitimada por la preservación de vidas y bienes (aunque privados) estratégicos, pero, en cambio, si un desalojo de ruta provoca una o más muertes, el costo político será inversamente proporcional a los resultados obtenidos para resolver esta locura a la que el mismo gobierno y la justicia, se arrastraron solas, por falta de decisión y coherencia, a la hora de actuar ante el hecho consumado. (Agencia OPI Chubut)

Dejar un comentario



Mostrando 3 Comentarios
Publica tu comentario
  1. ” no permitió que el orden imperara y por tal motivo, ganó la calle la anarquía.” mmmm…….QUE FEO SUENA OPI !!!!!!
    SON TRABAJADORES…….. Y COMO TAL HAY FAMILIAS DETRÁS DE ELLOS.

  2. BRUNO dice:

    QUE AUMENTEN EL TOPE DEL SALARIO FAMILIAR POR QUE EL COBRA MAS DE $ 5.200,00 LE QUITAN AUTOMATICAMENTE EL SALARIO FAMILIAR LUCHERMOS TODOS LA UNION HACE LA FUERZA

  3. Hector dice:

    Lamentablemente, los politicos no saben manejar estas situaciones, no estan a la altura de las circunstancia. Y todos estamos a merced de unos delincuentes. NO podes destruir lo que te da de comer.

Publicidad

OPI Video