Entre Progresimios y mamertos

    62
    8
    Compartir


    11/09 – 16:00 – En política como en el uso de la palabra común, en Argentina nos esforzamos por cambiarle el sentido a las palabras e ir por la connotación contrapuesta. ¿Qué es se Progresista en nuestro país, a partir de la nueva concepción forzada por el kirchnerismo de este singular vocableo? (Por el Dr. Gustavo Demarchi para OPI Santa Cruz)

    En la Argentina padecemos de una costumbre bizarra al emplear los vocablos a la inversa de su significado. Así cuando se calienta una situación, comúnmente, se escucha decir que esa situación esta álgido, cuando en realidad álgido es algo frío.

    Del mismo modo cuando una persona se enoja o altera es común escuchar que se enervó y esta palabra expresa lo contrario; sin nervios tranquila.

    En política con la caída del muro de Berlin y el derrumbe del comunismo soviético, los mamertos (así se los denomina a los izquierdistas en Colombia) dejaron de llamarse marxistas o comunistas y adoptaron una denominación que expresa lo contrario a las propuestas que los marxistas siguen sosteniendo.

    Llaman progresismo a la posición política que conduce al atraso y contraria a la Justicia Social y la Democracia, implantando la figura del feudalismo asistencialista, propia del pasado fracasado en la U.R.S.S. Cuba y otros países a similitud de estos.

    Por ello me pareció acertada la ocurrencia de Hugo Moyano en llamarlos los “progresimios” con dos connotaciones bien marcadas de cosa del pasado en la doctrina darwiniana y de gorilas tardíos en lo político .

    Estos progres se destacan por aberraciones como el “matrigay” o quitarle al Gral. Belgrano ese grado que supo ganarse con hidalguía y valentía. Valores que son ignorados por los progre, ellos admiran a cobardes criminales como los montoneros.

    Ellos saben de decretos de necesidad y urgencia, de los superpoderes, del control del Ejecutivo sobre el Consejo de la Magistratura . Son expertos en confiscaciones y eficaces en el apriete como en sobornar y ser sobornados.

    No se privan de bociferar que es de desear que una empresa privada generadora de empleos como Techint quiebre.

    Los progre son asistidos por datos del peor pasado y hasta celebran que su jefa y Presidente de la Nación exprese que hay que temerle. Por eso, quizás, la Argentina en manos de estos progresimios esta empeñada en retroceder, en conculcar libertades, en prohibir la libre disponibilidad del dinero cualquiera sea su denominación, como ocurre en la Venezuela del mayor mamerto caribeño.

    Estos progres pretenden ubicarnos en las antípodas del progreso y hasta ahora lo van logrando gracias a la política retardataria derivada del modelo K.

    Poco queda, entonces, para justificar que la ciudadanía se levante este 13 de setiembre con ansias de Libertad y Justicia y repudie con fuerza todo lo que el kirchnerismo representa.

    Ni un paso atrás contra el continuismo totalitario. (Agencia OPI santa Cruz)

    8 Comentarios

    Dejar una respuesta