El goce de Cristina, no era necesario

    23
    28
    Compartir


    14/09 – 16:00 – Así como criticamos fuertemente al gobierno nacional y a la presidenta por sus continuos actos de soberbia y contradicciones, creemos que la tapa de la revista Noticias, estuvo demás.

    Si el efecto que se buscó era la polémica, la estrategia obtuvo excelente resultado. Si se buscaba molestar y tocar las fibras íntimas del kirchnerismo, el objetivo está más que logrado. Si se pretendió ensayar un artículo periodístico, a partir de la exposición caricaturizada del “erotismo del poder”, su autor derrapó a la banquina.

    Está más que claro que el dueño del artículo no buscó realizar un ensayo psicológico o sociológico sobre el goce del poder, sino arrastrar la imagen de la presidenta al fango de la transgresión total, denigrando su soledad en la viudez, pretendiendo representarla en el pre-concpeto de la soledad que rodea a quienes ostentan el poder.

    Si la nota se hubiera fundado en imágenes reales de la presidenta, se podría “tolerar” que el articulista abriera su imaginación al hecho connotativo de la fotografía, más allá de los reproches y cascotazos que iba a recibir desde el gobierno por vulnerar la intimidad de la dama; pero aquí se parte de una animación computarizada, que es lo mismo (o peor) que si la actriz Fátima Florez hace una imitación orgásmica de Cristina y a partir de allí, nos podemos a opinar sobre la sexualidad de la mandataria.

    Una crítica sobre su acción política o sobre su conducta pública, es admitida, aún cuando se trate de la visión más descarnada que de ella se obtenga, pero el juego con la intimidad de una mujer que lleva adelante una responsabilidad de tamaña empresa (de acuerdo o no como la emprende), nos parece poco elevado para el medio que lo propone y le baja la calificación a la calidad periodística.

    La forma en que cada uno resuelve, puertas adentro de su intimidad, el goce, el hedonismo, la virtualidad con los hijos, los desencantos y las pasiones privadas, como también las miserias que todos tenemos como seres humanos, es intrínseco y privativo de cada uno y de su ámbito estrictamente personal.

    Periodísticamente no sirve. Causa impacto el hecho de que alguien se anime a construir una nota de ese tipo y trasciende vivamente, es cierto; pero envanece el objetivo de la crítica y permite que la atacada (en este caso CFK) monte el sustento de sus contra-argumentos, en las acciones denigratorias de su persona, que no son edificantes y pueda decirles a esos sectores periodísticos, que no encuentran fallas en el “modelo” e intentan desmoronar su imagen, desde la descalificación gratuita sostenida por el morbo público. Y eso, no se le puede discutir. (Agencia OPI Santa Cruz)

    28 Comentarios

    Dejar una respuesta