Publicado el: 14, Sep, 2012

Llegó la presidenta con un inusual operativo para evitar el “espionaje” de OPI



14/09 – 19:30 – La mandataria arribó al aeropuerto local, como lo hace regularmente, pero esta vez tomando todas las precauciones necesarias para evitar el trabajo periodístico de nuestro reportero gráfico. Tenido en cuenta que nos han acusado de hacer “espionaje”, podemos decir entonces que las medidas adoptadas por la presidencia, fueron de “contra-espionaje”. Solo faltó el Agente 86, pero en su lugar convocaron a una veintena de efectivos de la PSA. Vea la galería de imágenes

Después del serio y grave informe que produjera el canal de Cristóbal López, donde se acusara a OPI Santa Cruz de estar haciendo “espionaje” y/o “seguimiento ilegal” a la presidenta Cristina Fernández, se registró la primera llegada de la mandataria a Río Gallegos, lo que despertó – como es de suponer – grandes expectativas entre los trabajadores de prensa, por saber cómo iban a reaccionar los hombres de la presidenta. Más expectativa sumaba el hecho de que cuando el avión partió de Aeroparque, los fotógrafos de Perfil, fueron impedidos de trabajar.

Previo a la llegada de la mandataria, el aeropuerto piloto Fernández, fue prácticamente “cercado” por efectivos de la PSA, notándose una ausencia absoluta de policías de la provincia. Una cinta se extendió a lo largo del sector por el que normalmente se desplaza el auto que lleva a CFK y se reservó un sector muy acotado para la prensa. Alli, confinaron a quienes como todos estos años, han asistido a cubrir la llegada de la presidenta, es decir: nuestro cronista y el del diario La Nación. Obviamente, fueron identificados por el personal de seguridad, que les solicitó la credencial correspondiente.

El lugar asignado fue especialmente elegido y está ubicado en una de las cabeceras de la playa de estacionamiento, de manera que el edificio de la aeroestación impide ver el playón de embarque, donde el T-01 se acopla a la manga, por donde bajan los pasajeros.

De esta manera, el único espacio liberado para trabajar es el corredor por donde pasa el auto y las camionetas de la custodia, cuando se retiran del aeropuerto. Lo que se pudo observar esta vez, son acciones que nunca se registraron en proximidad de la llegada del avión presidencial.

El acceso al aeropuerto fue cortado y desde el momento en que el avión tocó pista, hasta que la presidenta se retiró del área, no se habilitó el paso de autos particulares a la aeroestación. Otra de las cosas inusuales que se observó, fue el desplazamiento de unos 12 efectivos de la PSA y un número de custodios presidenciales mayor a lo habitual, lo cuales evitaron que cualquiera se acercara al perímetro de la pista y se colocara en proximidad del acceso al portón, detrás de la valla de alambre, lugar que usualmente hemos utilizado para tener un buen ángulo de enfoque y desde donde logramos las tomas fílmicas, el día viernes 30 de agosto, cuando la máquina presidencial sufrió una avería que le impidió despegar.

18:20 hs el T-01 aterrizó y de él bajaron la presidenta, Cristina Fernández, la Ministro Alicia Kirchner, el agente inmobiliario Osvaldo “Bochi” San Felicce y el médico presidencial Dr Luis Buonomo.

Mientras San Felicce trataba de huir de los telex (aunque no lo consiguió) tapándose la cara con los brazos, al advertir los fotógrafos, la presidenta abordó el Peugeot 408 azul a las 18:27hs y se retiró, escoltada por una Ranger de la custodia, en compañía de su chofer, el funcionario municipal Daniel Álvarez y su Secretario personal Pablo Barreiro.

18:30 hizo lo propio a bordo de una Amarok, Alicia Kirchner y en uan Tiguan, Luis Buonomo.

Cristina Fernández se dirigió a la casa de su hijo Máximo, donde permanece, presumiéndose (no confirmado) que mañana viajaría a El Calafate para descansar el fin de semana. (Agencia OPI Santa Cruz)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video