26
    1
    Compartir

    Hugo Chávez, haciendo abuso del poder dominante que da estar en el gobierno y usando los dineros públicos, inició una cadena nacional justo cuando su rival electoral Henrique Capriles realizaba un acto partidario transmitido por Globovisión.
    Esto que hace Chávez es la misma infatilidad que produce Cristina Fernández, cuando lanza su cadena nacional Nº 18 en 6 meses, para hacer anuncios de propaganda gubernamental que a nadie le importa, en los horarios pico de la TV nacional, con la finalidad de “que la vea más” o pisar algún programa críticos como los de TN o Canal 13.
    Pobres países (Argentina y Venezuela) si tienen en el poder gobernantes que actúan por el impulso irremediable de la intolerancia y el autoritarismo. Estas acciones, realmente infantiles, que no tienen otro objetivo que potenciar a quien pretenden silenciar, es propio de aquellos que se creen líderes de algo pero en el fondo son los grandes frustrados del populismo, ese que encarnan para fundamentar sus mentiras, sostener la corrupción y empobrecer a la gente.
    Un hecho común: tanto en Argentina como en Venezuela, cuando ambos presidentes hablan por la cadena nacional, hay un apagado de radios y televisoras como históricamente jamás se registró. ¿Alguien les avisará que la estupidez puesta al servicio de la política no funciona?

    1 Comentario

    Dejar una respuesta